Mitología griega: Adonis

Adonis y Afrodita

Afrodita castigó a Mirra a mantener una relación con Tías, su propio padre. De esta unión nació un niño que se llamaría Adonis. Afrodita se sentía culpable por lo que había hecho, por lo que recogió al niño y lo introdujo en una caja que decidió entregar a Perséfone. Afrodita no le dijo nada del contenido de la caja, por lo que Perséfone se llevó una gran sorpresa al ver que dentro había un bebé y decidió cuidarlo.  Cuando creció, se convirtió en un apuesto y atractivo joven, por lo que cuando fue un adulto se convirtió en el amante de la propia Perséfone.

Nacimiento de Adonis

Afrodita se había enamorado del joven al verle dormir desnudo, por lo que también deseaba tenerle a su lado. Decidió acudir a Zeus para pedirle que se lo arrebatase a Perséfone, pero Zeus se dio cuenta de que el interés de Afrodita era superficial, por lo que se desentendió y encargó la solución del problema a la musa Calíope.

Calíope decidió dividir cada año en tercios. El primer tercio debería pasarlo con Afrodita, ya que ella le había salvado la vida; el segundo lo pasaría junto a Perséfone, ya que le había cuidado desde que era un bebé; y el resto de año estaría libre para poder estar con quien él quisiera sin que tuvieran que ser ninguna de las dos diosas.

Adonis y Afrodita

El tiempo fue pasando y cuando le tocó el turno libre, Afrodita decidió usar sus artes y engatusar al joven e intentar enamorarle para que pasara más tiempo junto a ella. Perséfone comenzó a ponerse celosa de la situación, ya que Afrodita estaba incumpliendo el acuerdo al que habían llegado.

Decidió entonces buscar a Ares, ya que había sido amante de Afrodita. Ares se puso furioso por la situación así que decidió convertirse en jabalí. Así, un día que Adonis se encontraba cazando, le encontró por el bosque y decidió atacarle hasta matarle en presencia de la mismísima Afrodita. Ésta intentó rescatar al joven pero quedó enganchada en unas ramas y no pudo llegar a tiempo.

Muerte de Adonis

Una vez muerto, pertenecería por completo al mundo de los muertos, de donde era reina la propia Perséfone. Gracias a ello Adonis estaría todo el año en compañía de Perséfone. Afrodita acudió de nuevo a Zeus para que hiciera algo con la situación. Esta vez sí decidió intervenir y consiguió que durante la mitad del año, la perteneciente al verano, pasara el tiempo en compañía de Afrodita y el resto del año con Perséfone.

Según dice el mito, cuando Afrodita se quedó enganchada en las ramas, brotó sangre que cayó sobre las rosas de un rosal cercano. Gracias a esto nacieron las rosas rojas.

Imágenes: Dominio Público

Mitología griega: Adonis
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados