Nuevos descubrimientos en la necrópolis Porta Nola en Pompeya

Porta Nola, en Pompeya. Crédito: Wikimedia Commons.
Porta Nola, en Pompeya. Crédito: Wikimedia Commons.

Las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo en la necrópolis de Porta Nola, en Pompeya, han proporcionado infinidad de información de gran relevancia y gracias a los trabajos que está realizando un equipo compuesto por arqueólogos españoles nos llegan nuevas noticias sobre sus trabajos.

Ya se conoce la edad del hombre al que corresponden los huesos en la tumba de Obellius Firmus, nada menos que 60 años, una edad bastante avanzada dado que el promedio de vida de aquellos años estaba en aproximadamente 40 para los hombres y de unos 35 para las mujeres.

Estos estudios están siendo llevados a cabo por un equipo multidisciplinar internacional formado por el Ilustre Colegio Oficial de Doctores y Licenciaros en Letras y Ciencias de Valencia y Castellón, la British School en Roma, el Departamento de Arqueología y el Museo de Prehistoria e Historia de la Diputación de Valencia así como varios ministerios italianos y diferentes entidades.

En la tumba encontrada se hallan los restos de una persona de 60 años, que en vida estuvo bien alimentada y al parecer contaba con un buen nivel de vida, aunque padecía diferentes patologías como por ejemplo hiperostosis difusa, algo relacionado directamente con la obesidad, con el alcohol y las dietas muy ricas en proteínas entre otros.

Los investigadores han declarado que siguen estudiando acerca de la erupción que acabó con la historia de esta ciudad.

Aquí aún hay mucho que analizar y entre las diferentes investigaciones que se están llevando a cabo está la de intentar saber cuántas personas se quedaron en la ciudad, aunque de momento saben que al menos unas 1.150, dado que son los cuerpos que han sido encontrados hasta ahora.

También se ha encontrado una moneda en perfecto estado de conservación, algo no demasiado común en este lugar que fue inundado completamente por la lava y la ceniza del Vesubio. Gracias a las investigaciones también se ha podido saber que era necesario tener una posición adinerada para poder ser cremado cuando se fallecía y que se debía contratar una serie de servicios funerarios que eran los que se encargaban de todo el proceso.

Se consideraba que la muerte era uno de los momentos más importantes dado que debía hacerse un tránsito no exento de ritos para que la muerte fuera una extensión más de la vida.

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.