jueves, diciembre 3, 2020
Inicio Arqueología Asia ¿Qué se cocinaba en Harappa?

¿Qué se cocinaba en Harappa?

Piezas de cerámica de la civilización Harappa
Piezas de cerámica de la civilización Harappa

Para Brad Chase, arqueólogo y antropólogo, las prácticas culinarias y la Historia Antigua son dos disciplinas que tienen mucho más en común de lo que parece. Conocer qué comían nuestros ancestros y cuáles eran sus prácticas culinarias puede ofrecernos gran cantidad de información sobre quiénes eran y cómo organizaban sus sociedades, sus prácticas culturales e incluso su identidad social.

Con la ayuda de la comida, Chase ha estado intentando arrojar luz sobre una de las civilizaciones más antiguas y desconocidas de la antigüedad, la civilización del Valle Indo, también conocida como Harappa.

«En la Universidad estaba atraído especialmente por dos materias, arqueología y astronomía, pero de alguna manera los secretos del pasado enterrados en el suelo me parecieron más interesantes finalmente», explicaba Chase.

Desde sus días como estudiante Chase ha visitado India con frecuencia y ha trabajado allí junto con sus compañeros. Su fascinación por la India es evidente como muestra su dominio del Hindi. «India es como mi segundo hogar, he pasado muchísimo tiempo aquí. Mi lugar de trabajo es Saurashtra y Kutch, es importante ser capaz de hablar con la gente local en su propio idioma», afirma Chase.

Las excavaciones realizadas gracias a la colaboración entre el Instituto Arqueológico de India y la Universidad de Baroda en Dholavira y Bagasra han revelado interesantes hallazgos. Los humanos que habitaron los asentamientos Harappa se alimentaban de una dieta diversa, dominada por cereales, carne y marisco. Aquellos que vivieron dentro de los límites de los muros de Bagasra, por ejemplo, comían más cordero, cerdo y pescado que aquellos que vivían fuera de los límites de sus muros.

«El estudio de los hábitos alimenticios ofrece la posibilidad de conocer detalles sobre las diferencias sociales dentro de las ciudades y pueblos de la civilización del Valle Indo», expresaba Chase.

«Tratar de reconstruir el pasado a través de piezas fragmentadas es todo un reto. El dibujo nunca está completo y siempre hay que seguir adivinando. Lo más emocionante es tratar de corroborar, con rigurosidad, tus propias suposiciones con las evidencias empíricas».

Chase está llevando a cabo análisis químicos de huesos antiguos de animales para entender cómo y dónde fue criado el ganado para conocer la relación entre los habitantes de Harappa que vivían en lugares amurallados y las zonas rurales de la región.

Chase trabaja actualmente en el Departamento de Antropología y Sociología de la Universidad de Michigan, es parte de un equipo que está realizando un intenso trabajo de campo en Navinal, un lugar donde se asentó la civilización Harappa en las regiones de Kutch y Gujarat. Mediante este proyecto, financiado por la Universidad de Kerala y dirigido por investigadores del Departamento de Arqueología de la Universidad de Navinal, se han encontrado pruebas que indican que el lugar fue un sitio importante para la artesanía y el comercio.

Celia López
Graduada en Historia y en Ciencia Política.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Historia de las cajas fuertes y la evolución de la herrería

La revolución tecnológica constante en la que vivimos hace que cada año se creen y cierren diferentes empresas familiares en todos los...

Reseña y características de ‘Las Flores del Mal’ de Charles Baudelaire

Charles Pierre Baudelaire fue un ensayista y poeta nacido en parís en el año 1821. Su obra más reconocida es 'Las Flores...

Biografía de Amalia Nieto

Amalia Nieto (1907-2003) nace en Montevideo en una familia acomodada. Su padre, el Dr. Manuel Benito Nieto, pionero en cirugía cardíaca, es...

El deshielo permite encontrar un tesoro de flechas de 6.000 años de antigüedad en Noruega

El hallazgo fue realizado en la ladera de una montaña en Noruega, donde también se recuperaron zapatos, textiles y huesos de reno.

Comentarios