Mitología griega: el mito de las Tres Gracias

Uno de los mitos griegos más conocidos es el de las Tres Gracias, diosas del hechizo, la alegría y de la belleza que se encargaban de animar las celebraciones en donde hubiera placer.

"Las Tres Gracias", de Rafael Sanzio.
“Las Tres Gracias”, de Rafael Sanzio.

Cualquier persona que haya leído algún libro sobre mitología y leyendas de la Grecia Antigua o incluso que haya estudiado historia en el colegio o en el instituto, seguro que recordará, aunque sea vagamente, a las Tres Gracias, de quienes vamos a hablar en esta entrada.

Eran tres diosas hijas de Zeus y la ninfa Eurinome, quien a su vez era hija del famoso titán Océano. El nombre de las Tres Gracias eran Eufrosine, Talia y Áglae, aunque esta última también era nombrada por muchos historiadores como Aglaya. Eran las diosas del hechizo, la alegría y de la belleza.

Dado que fueron muchas personas las que desde tiempos remotos han hablado sobre estos tres personajes, no se puede afirmar cuál era la cualidad exacta de cada una de ellas, pero sí se sabe que además de ser diosas, cada una contaba con una característica especial como por ejemplo la jovialidad, el buen gusto o el esplendor, entre otras cosas, aunque no se podría decir exactamente qué corresponde a cada una.

Eran las encargadas de presidir todos aquellos eventos en los que el placer fuese el ingrediente principal como las buenas comidas y banquetes o los espectáculos de danza, entre muchos otros. Eran capaces de proporcionar toda la alegría posible tanto a dioses como a mortales, pero también proporcionaban elocuencia y sabiduría. Por ello se decía que aquellos mortales que eran bendecidos por una de estas tres Gracias, se convertiría en un gran orador, filósofo, artista, etc.

Eran una de las compañías más comunes de los dioses del Olimpo, especialmente de la diosa Afrodita y del dios Eros. Siempre guardan una estrecha relación con las musas, con las que solían divertirse al son de la música que tocaba Apolo, haciendo unas grandes fiestas en el Olimpo, algo del agrado de todos los dioses. Eran tan divertidas que siempre fueron muy apreciadas tanto por dioses como por humanos.

Eran jóvenes y muy bellas aunque nunca presumieron de serlo. Eran modestas e incluso solían tener el pelo mal recogido dado que se pasaban gran parte del tiempo bailando y divirtiéndose. Solían ir vestidas con una túnica, aunque en muchas otras representaciones también aparecían completamente desnudas.

Una de las características más llamativas de las Tres Gracias es que siempre están representadas juntas y nunca por separado, algo comparable con otras culturas del mundo donde hay una representación de una triple diosa, aunque no guardan relación entre ellas más que esta tríada.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

more recommended stories