Ricardo III fue enterrado de forma poco convencional

Un trabajo académico de arqueología basado en la búsqueda de Ricardo III revela por primera vez los detalles de la fosa que fue cavada para él, ubicada debajo de un aparcamiento en Leicester.

Un documento publicado por los arqueólogos de la Universidad de Leicester detalla que el cuerpo fue colocado en posición extraña en una tumba mal preparada, sugiriendo de esta manera que los sepultureros tenían prisa por colocarle. La tumba era demasiado pequeña en su parte inferior, impidiendo así enterrar el cuerpo de la manera convencional. También hay pruebas de que las manos de Ricardo III pudieron ser atadas mientras se enterraba.

craneo de ricardo tercero

El cuerpo fue encontrado después de tres semanas de excavaciones, que tuvieron comienzo en agosto de 2012, en un lugar en el que se sabía de la ubicación de una iglesia medieval y que ahora se había convertido en un aparcamiento.

Aclarando los detalles expuestos anteriormente, la cabeza se encontraba apoyada en una esquina lo que indica que los que lo enterraron no hicieron ningún esfuerzo por colocarle de la manera habitual. Tampoco hay signos de la existencia de un ataúd.

Todo esto se muestra acorde con lo que relata el historiador medieval Polidoro Virgilio, quien dijo que Ricardo III fue enterrado en ausencia de un funeral solemne.

En el trabajo realizado por la Universidad de Leicester, además de incluir el análisis de la tumba de Ricardo III, se explican las conclusiones sobre el diseño del convento en base a los restos de la iglesia y el claustro. El documento fue escrito por los miembros más importantes en esta búsqueda entre los que se encuentran el arqueólogo Richard Buckley y el director Mathew Morris. No obstante, también se incluyen las conclusiones osteoarqueológicas de del Doctor Jo Appleby, el genetista Dr. Turi King, del experto en conventos medievales Deirdre O’Sullivan y el profesor Lin Foxhall.

Entre las pruebas que hacen pensar que se identifica como el esqueleto de Ricardo III se encuentran su datación por carbono, su escoliosis severa, traumatismos debidos a lesiones por batallas e incluso su análisis por ADN gracias a dos descendientes matrilineales.

Los resultados completos sobre el análisis de los huesos y las pruebas de ADN serán publicados en artículos posteriores y en julio seguirán las excavaciones para aclarar aun más detalles sobre los restos del cuerpo.

Nací en Madrid el 27 de agosto de 1988 y desde entonces comencé una obra de la que no hay ejemplo. Fascinada tanto por los números como por las letras y amante de lo desconocido, por ello soy una futura licenciada en Economía y Periodismo. Interesada en entender la vida y las fuerzas que la han forjado. Todo es más fácil, más útil y más apasionante si con una mirada hacia nuestro pasado logramos mejorar nuestro futuro y para ello…la Historia.