Un templo judío en el Antiguo Egipto

Impulsados por la publicación en 1911 de documentos de papiros que contenían historias de una colonia militar judía desde el siglo V antes de Cristo, distintas expediciones de origen alemán, francés e italiano se han realizado para investigar los tramos inferiores de la isla Elefantina, situada en el río Nilo, pero no tuvieron éxito.

yacimiento de elefantina

En los rollos de papiro se relataba como los colonos judíos habían vivido en paz con los egipcios, a pesar de obedecer a las leyes judías. El emperador persa Darío II mandó celebrar la fiesta de la Pascua en 418 antes de Cristo y no beber cerveza durante siete días momento en el cual la zona se encontraba bajo control persa. Incluso algunos judíos se casaron con mujeres persas y en general convivieron en paz y tranquilidad.

Los judíos se encontraban allí para defender la frontera del sur de Egipto protegiendo de los infiltrados, algo que también deseaban los persas. A los judíos que habían llegado a la zona no se les permitió trabajar en las tierras pero podían servir como legionarios y eso es lo que hicieron.

Ni en libros de historia ni en registros judíos había evidencia de la colonia judía excepto en estos papiros, que se habían encontrado en 1893, y es por ello que los expertos estaban deseosos de comprobar si era cierto o no. En los documentos se describe un santuario permanente con un altar en el que eran ofrecidos sacrificios de animales. Se mantuvo en pie hasta el año 400 antes de Cristo momento en el cual los persas fueron expulsados por los egipcios.

Después de la Primera Guerra Mundial se reconocieron muchos templos egipcios y tras varios años encontraron un pueblo arameo que constaba de varias casas de adobe y un pequeño edificio pavimentado con finos azulejos. El equipo reconoció que lo que habían encontrado eran las casas judías relatadas en los papiros. El templo era de pequeñas dimensiones y solo la mitad de él se mantuvo con un suelo que contenía dos capas de baldosas lo que indica que fue destruido y remplazado. Por lo tanto el templo existía y los papiros estaban en lo cierto. El descubrimiento definitivo se hizo en 1997.

Cuando los persas fueron expulsados, los judíos se encontraban en peligro y es por ello que a pesar de no haber constancia de lo que paso con ellos podrían haber sido asesinados, asimilados o quizás huyesen.

Un templo judío en el Antiguo Egipto
Puntúa este artículo

Nací en Madrid el 27 de agosto de 1988 y desde entonces comencé una obra de la que no hay ejemplo. Fascinada tanto por los números como por las letras y amante de lo desconocido, por ello soy una futura licenciada en Economía y Periodismo. Interesada en entender la vida y las fuerzas que la han forjado. Todo es más fácil, más útil y más apasionante si con una mirada hacia nuestro pasado logramos mejorar nuestro futuro y para ello…la Historia.

Artículos relacionados