Una carrera para apuntalar las antiguas murallas de Babilonia

Los restos de la antigua Babilonia están en grave peligro pues el viento, el agua y la historia moderna han hecho estragos en el patrimonio cultural de todo el territorio.

El sonido de los ecos de martillos en los antiguos ladrillos como los trabajadores iraquíes que luchan contra los daños causados por el viento, el agua y la historia moderna que trata de apuntalar las murallas desmoronadas de Babilonia.

Si no hacemos algo, en los próximos 10 años desaparecerán por completo”, dice Thierry Grandin, un consultor del World Monuments Fund que supervisa a los trabajadores levantar los andamios de madera para estabilizar las murallas del lado norte de 2.600 años de antigüedad. La capital del imperio babilonio, una de las maravillas del mundo antiguo, ha caído en malos tiempos.

Sólo se ha excavado una parte de 4.000 años de edad, pero las ruinas por encima del suelo se han erosionado por el viento y el agua salada, y el daño causado por la reconstrucción ordenada por el ex-presidente Saddam Hussein en los años 80 y la más reciente ocupación militar estadounidense.

Muralla de Babilonia

El proyecto del líder iraquí para reconstruir las murallas, literalmente en su propio nombre, ha creado una versión imaginaria de la antigua ciudad que ha hecho un daño mayor a los restos de la ciudad. También se ve obstaculizada la conservación de las ruinas. A pesar del significado histórico y religioso de Babilonia, la UNESCO ha rechazado dos veces la oferta de Iraq de añadir la ciudad a la lista de lugar Patrimonio de la Humanidad.

La razón principal para este rechazo es debido a la intervención durante la era de Saddam Hussein”, dice Jeffrey Allen, consultar del World Monuments Fund que encabeza el proyecto de conservación desde 2009. “Ha habido intervenciones a gran escala en Babilonia que cambiaron la dinámica y la apariencia del sitio. Pusieron el peligro la integridad de los restos originales”.

Ladrillos desmoronados.

Dentro de los límites de la antigua ciudad, en una colina por encima de las ruinas excavadas, Hussein construyó un palacio moderno con vistas al antiguo. Los ladrillos inscritos con “en la era de Saddam Hussein” hacen eco de aquellos marcados en el reinado del rey bíblico Nebuchadnezzer. Los espacios vacíos en las murallas marcan dónde curioseaba mientras los soldados estadounidenses controlaban el área, dicen los oficiales de antigüedades iraquíes.

Las frágiles murallas de la antigua ciudad están ahora bajo ladrillos modernos más pesados que presionan los originales de adobe y una tabla que se eleva para enviar y filtrar el agua salada que se encuentra en los muros. En los años 80, el hormigón se vertió directamente sobre los ladrillos originales. El proyecto de conversación está mapeando los daños con un escáner de tres dimensiones, ladrillo a ladrillo, para ver cómo estabilizar el sitio y cambiar el patrón de drenaje.

Si pruebas el agua te sabrá salada aquí en Babilonia, y eso ataca a los ladrillos y los destruye y los convierte en polvo”, dice Allen, deshaciendo un ladrillo con revestimiento salado de 2.000 años de antigüedad en sus manos.

Los visitantes internacionales que a las autoridades locales les gustaría atraer están limitados por diplomáticos con guardia armada y ocasionalmente un grupo de tour francés se maravilla de que realmente estén en Babilonia. Es un lugar popular para los grupos escolares iraquíes. En un reciente fin de semana, las chicas de la escuela secundaría reían mientras tomaban fotos unas de otras. Un guía turístico ahuyentó a un grupo de jóvenes con pandereta que trataban de escalar por el león de basalto que fue el símbolo de Ishtar, la diosa del amor y la guerra.

Babilonia es una ciudad que pertenece al mundo entero. Es un patrimonio global, no solo patrimonio iraquí, por lo que estamos tratando de abrir sus puertas al turismo”, dice Salah Hassan Bihaya, un funcionario provincial encargado de promover el desarrollo. Sus desafíos incluyen una falta casi completa de infraestructura, la historia postmilitar de Babilonia como un lugar cerrado militarmente, y, hasta hace poco, la seguridad que ha ahuyentado a todos excepto a los visitantes más determinados.

Nueva oferta de la UNESCO: Babilonia y sus conquistadores.

Al construir su propio palacio en los 80, Hussein construyó un helipuerto y una infraestructura que hizo de Babilonia un sitio atractivo para los líderes militares estadounidenses que buscaban una base militar después del derrocamiento del líder iraquí. Las fuerzas americanas permanecieron allí durante seis meses antes de dejar a las fuerzas polacas a cargo del sector.

Un informe del Museo Británico detalla lo que llaman un daño significativo al lugar durante la ocupación militar, incluyendo las piezas de nivelación de la antigua ciudad que aún no se habían excavado.

No muy lejos de la ciudad amurallada, un puesto de guardia militar sigue en pie en medio de rollos de alambre de espinos y pilas de sacos de arena. Bautizado como ‘Puerta de Varsovia’, ahora está extrañamente desierta. Cañas han cubierto el camino utilizado por los vehículos militares y aves únicas que se encuentran en migración están volviendo a la zona.

Allen dice que la próxima propuesta a la UNESCO de listar a Babilonia como un lugar de Patrimonio Mundial protegido incluirá la reconstrucción de la era Saddam e incluso la ocupación militar de Estados Unidos.

Dice que junto con el plan general de conservación, el Consejo Estatal Iraquí de Antigüedades ha pedido ayuda en el mantenimiento de lo que queda de la presencia de los militares polacos y estadounidenses. La nueva propuesta sostiene que Babilonia no debe ser considerada como los restos inmaculados de una ciudad antigua, sino como algo más amplio, una ciudad que desde los primeros días de la civilización se adaptó a los caprichos y deseos de sus conquistadores.

La narración se ha extendido”, dice Allen. “Desde Hammurabi y la Edad de Bronce, todo el camino hasta Saddam y la ocupación militar del lugar. Esto es lo que estamos tratando de hacer, difundir al mundo que esto es un paisaje de evolución cultural, no un monumento arqueológico de un momento en el tiempo”.

Una carrera para apuntalar las antiguas murallas de Babilonia
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.