Algunas especies de dinosaurios estaban en decadencia antes de la extinción

Un minucioso estudio realizado por paleontólogos ha determinado que muchos grupos de dinosaurios habrían estado en decadencia antes de la gran extinción.

Un estudio liderado por científicos del Museo de Historia Natural de América intenta esclarecer si los dinosaurios estaban en decadencia mucho antes de que se produjera su extinción al final del Cretáceo. El equipo de investigación está formado por un científico asociado al Museo de Historia Natural, Steve Brusatte; por el director de la División de Paleontología del museo, Mark Norell; por el científico de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich, Richard Butler; y por Albert Prieto-Márquez, de la Colección Estatal de Paleontología en Baviera. Es la primera aproximación científica a la extinción de los dinosaurios basada en la disparidad morfológica, es decir, la variación de la estructura corporal dentro de un particular grupo de dinosaurios.

Las conclusiones fueron publicadas el pasado 1 de mayo en la revista Nature y sugieren que, en general, los enormes herbívoros estuvieron en decadencia durante los últimos 12 millones de años del Cretáceo. Pero los dinosaurios carnívoros y los herbívoros de tamaño medio, no. Además, en algunos casos, la situación geográfica podría haber sido un factor influyente en el éxito biológico del animal.

Los ceratópsidos como el Brachyceratops, habrían experimentado un declive antes de su extinción

Para Steve Brusatte, “pocas cuestiones en la historia de la paleontología” han empujado “tanta investigación y fascinación popular como la extinción de los dinosaurios”. El misterio sobre su extinción, que pudo deberse a explosiones volcánicas o a un asteroide, da pie a gran cantidad de teorías. Pero los investigadores intentan esclarecer ahora si la catástrofe sucedió tal y como lo han presentado siempre o, si por el contrario, se trata de algo inevitable.

Las teorías anteriores a la presentada por el equipo de Brusatte fueron realizadas casi exclusivamente en estimaciones de los cambios en el número de dinosaurios. Sin embargo, las nuevas aproximaciones buscan ser más minuciosos y precisos.

Mirando sólo a las tendencias de la diversidad taxonómica, se reciben respuestas contradictorias sobre el estado de los dinosaurios antes de la extinción”, afirma Brusatte. “Esto es porque los resultados pueden estar sesgados por una muestra desequilibrada de los registros fósiles. En sitios donde se formaron más rocas y fósiles, como las grandes llanuras americanas, se encontrarían más especies. Queremos ir más allá de un simple recuento de especies”.

Los científicos pretenden examinar el cambio en la biodiversidad existente dentro de un determinado grupo de dinosaurios a lo largo del tiempo, para poder crear una captura estimada del bienestar general de los animales. Entonces, se determinaría que los grupos que muestran un incremento en las variaciones, podrían haber evolucionado en más especies, dándoles una ventaja ecológica. Por otra parte, el descenso de las variaciones sería un signo de la extinción a largo plazo. En cualquier caso, los investigadores han aislado disparidad morfológica de los siete mayores grupos de dinosaurios, usando bases de datos que incluyen características de todo tipo sobre la intrincada estructura esquelética de cerca de 150 especies diferentes.

Butler comenta que los dinosaurios eran “extremadamente diversos”. Había cientos de especies viviendo en el Cretáceo y se diferenciaban enormemente “en dieta, forma y tamaño”. Los diferentes grupos estaban evolucionando de forma dispar, y eso es lo que recoge el resultado del nuevo estudio. Los hadrosaurios y los ceratópsidos experimentaron un declive en biodiversidad en los últimos 12 millones de años del Cretáceo.

Este gráfico muestra las tendencias de la disparidad en cuatro grupos de dinosaurios durante los últimos 12 millones de años del Cretácico

Como contrapunto, los pequeños herbívoros y los carnívoros permanecieron relativamente estables o incluso aumentaron su biodiversidad, es decir, aparecieron aún más especies de estos grupos. Además, hay que tener en cuenta que los hadrosaurios muestran diferentes niveles de disparidad en función del lugar en el que se ubicaron. Mientras entraban en decadencia en América del Norte, la diversidad aumentó en Asia durante el Cretáceo.

Estos cálculos de disparidad crean una pintura más matizada de los últimos 12 millones de años de la historia de los dinosaurios”, explica Brusatte. “Contrariamente a cómo las cosas son percibidas, el Cretáceo no era un mundo estático que fue interrumpido de forma violenta por un asteroide o una catástrofe natural. Algunos dinosaurios estaban sufriendo cambios dramáticos durante este periodo y los grandes herbívoros parecían haber entrado en un declive de larga duración, al menos en América del Norte”.

En América del Norte, las fluctuaciones climáticas y terrenales extremas, podrían haber afectado a la evolución de los dinosaurios de forma distinta a las especies de otros continentes. Por tanto, los autores opinan, que los registros de América del Norte pueden no ser representativos de un patrón global. También apuntan que no hay manera de argumentar si un grupo de dinosauros en decadencia hubiera sobrevivido si la extinción por catástrofe no se hubiese producido.

Sin embargo, sí que comentan la relatividad de su estudio. Norell razona que aunque la disparidad de algunas especies de dinosaurios y de fauna regionales estaba “en declive”, esto no significaautomáticamente que los dinosaurios estaban abocados a la extinción”. La diversidad de los dinosaurios fluctuó a lo largo del Mesozoico y los ligeros aumentos o descensos durante intervalos de tiempo, no son relevantes dentro del contexto de los 150 millones de años de historia de estos animales.

amnh

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.