InicioMitologíaEbisu, el dios de la suerte de la mitología japonesa

Ebisu, el dios de la suerte de la mitología japonesa

Ebisu es conocido por muchos como uno de los Siete Dioses de la Suerte de Japón, pero su historia va más allá de formar parte de ese grupo. Sigue leyendo para saber por qué sus orígenes lo hacen único y singularmente popular.

Los Siete Dioses de la Suerte son algunas de las deidades más conocidas y queridas en Japón. Aunque no son excepcionalmente poderosos, sus atributos y su asociación con la riqueza y la buena fortuna los hacen especialmente populares.

Sin embargo, uno de estos siete dioses es posiblemente más popular que los demás.

Ebisu es único entre los Siete Dioses de la Suerte no por su naturaleza alegre o su patrocinio de los pescadores, sino que es único por sus orígenes.

- Advertisement -

Mientras que los otros seis dioses se originaron a bordo, Ebisu es exclusivamente japonés. Desde su historia de origen hasta su iconografía moderna, Japón ha acogido a su dios de la suerte nativo durante más tiempo que ningún otro.

Los orígenes oceánicos de Ebisu

En sus primeras versiones, Ebisu era el dios de los pescadores.

Su nombre original es Kotoronushi no Mikoto. Era hijo de Okuninushi, el gobernante de todos los kami terrestres.

Originalmente se le veneraba en las zonas costeras, donde la mayoría de la gente se ganaba la vida con la pesca. Ayudaba a llevar una pesca abundante a sus redes y a mantenerlos a salvo cuando estaban en el agua.

Kotoronushi se asociaba a los animales que ayudaban a los pescadores. Los animales grandes, como las ballenas y los tiburones ballena, podían llevar bancos de peces a las redes cercanas, lo que los hacía propicios a los ojos de la gente de la costa.

- Advertisement -

Aunque Ebisu sigue siendo venerado como patrón de los pescadores, su culto pronto se extendió más allá de sus comunidades.

Cuando Ebisu empezó a ser venerado por agricultores y comerciantes más alejados de la costa, tanto su nombre como su historia cambiaron. Ya no estaba tan vinculado al mar.

En su lugar, se le consideraba un dios de la buena fortuna. Mientras los pescadores veían la suerte en una buena pesca, otros pedían a Ebisu que influyera en sus cosechas o ventas.

- Advertisement -

Las tradiciones de la costa y del interior acabaron combinándose al mezclar la historia de Ebisu con la de otro dios.

Su carácter se entrelazó con el de un kami llamado Hiruko. En lugar de ser el hijo de Okuninushi, ahora se creía que era el hijo de Izanagi e Izanami, los dioses creadores.

Según la leyenda, Hiruko nació deforme debido a las transgresiones de su madre. Algunas versiones de la historia afirmaban que no tenía brazos ni piernas, mientras que otras llegaban a decir que no tenía ningún hueso.

Hiruko no podía mantenerse en pie debido a su deformidad, por lo que su supervivencia era dudosa. Poco antes de cumplir tres años, fue arrojado al mar en una barca de caña.

El niño llegó a la orilla muy al norte y fue acogido por un hombre ainu llamado Ebisu Saburo. Adoptó el nombre de su padre adoptivo y aprendió a pescar con él.

A los tres años, a Ebisu le crecieron milagrosamente las extremidades y empezó a recuperar la fuerza. Quedó ligeramente sordo y con una notable cojera, pero siguió siendo alegre y servicial a pesar de sus dificultades.

Aunque se convirtió en un dios muy querido, las discapacidades de Ebisu le hacían destacar en ocasiones.

El décimo mes del año, por ejemplo, se conoce como Kannazuki, «El mes sin dioses», porque se cree que todos los kami se reúnen en el Gran Santuario de Isumo. Sin embargo, como Ebisu no puede oír la convocatoria, no se une a él y el suyo es el único día de fiesta que se celebra ese mes.

Sin embargo, la continua alegría de Ebisu le ha valido el nombre de «El Dios de la Risa«. Se le suele mostrar con una expresión alegre y, en honor a sus orígenes, con una caña de pescar y una gran lubina en las manos.

Aunque sigue siendo el patrón de los pescadores, el papel de Ebisu se ha ampliado. Es uno de los dioses más populares de Japón por su asociación con la suerte y la riqueza.

Ebisu en la historiografía

Muchos historiadores creen que el papel de Ebisu cambió al ser adoptado por personas poco relacionadas con la pesca. Se convirtió en un dios más general de la buena fortuna.

Los mercaderes, en particular, pronto llegaron a amar a Ebisu. A medida que crecía su veneración por parte de ellos, se asoció aún más con la riqueza material.

Cuando los Siete Dioses de la Suerte se agruparon para representar la buena fortuna y la virtud, Ebisu fue una elección obvia para su inclusión. Durante mucho tiempo se le consideró una fuente de suerte y riqueza, y representaba una virtud clave.

Ebisu era visto como un dios que seguía siendo bondadoso y servicial a pesar de las dificultades personales. Había trabajado para superar grandes dificultades, mostrando perseverancia y resistencia.

La inclusión de Ebisu en los Siete Dioses de la Suerte no sólo mostraba hasta qué punto había crecido su veneración. También lo mostraba como un personaje exclusivamente japonés.

Los Siete Dioses de la Fortuna representaban un equilibrio de influencias. Tres de ellos procedían del hinduismo, el budismo chino y el taoísmo.

Mientras que seis de los siete dioses mostraban las influencias externas que habían dado forma a la cultura japonesa, Ebisu era el único de ellos con un origen totalmente japonés.

El lugar de Ebisu en la agrupación popular demostraba que no todos los ideales culturales de Japón procedían de China e India. Era un dios nativo que representaba las creencias sintoístas y los valores locales.

Su historia, sus atributos y sus orígenes locales hicieron de Ebisu el más popular de los Siete Dioses de la Suerte. En su día fue venerado en casi todos los hogares de Japón y sigue ocupando un lugar importante en la cultura.

A menudo se le empareja con Daikokuten, el dios de la cocina y la comida abundante, en pequeñas tiendas y restaurantes. A menudo asumen los papeles de maestro y aprendiz, y son los patrones de los pequeños empresarios y del comercio local.

Los pequeños negocios no son los únicos que utilizan la imagen de Ebisu para atraer la buena fortuna.

Muchas empresas japonesas utilizan el nombre o la imagen de Ebisu en su marketing. Una de las cervecerías más antiguas del país lo incluye en sus etiquetas, una popular marca de ropa comparte su nombre y varios anuncios publicitarios han utilizado su imagen a lo largo de los años.

Ebisu es incluso un personaje popular en los festivales. Los imitadores disfrazados se visten de Ebisu en los eventos locales, no sólo para promocionar productos, sino también para aportar su característica alegría y risa al evento.

Incluso un producto esencialmente japonés se asocia con el dios nativo de la fortuna. Los restaurantes de fugu que se especializan en la preparación del altamente tóxico pez globo suelen exhibir imágenes de Ebisu como dios de los pescadores y para dar suerte a sus clientes en su aventura culinaria.

- Advertisement -
Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Suscríbete a nuestra Newsletter

Regístrate para estar al día de nuestras últimas noticias y artículos.