El castillo de Loarre, fortaleza del románico

castillo loarre huesca
Castillo de Loarre

La fortaleza románica mejor conservada de toda Europa se encuentra en Huesca. El castillo de Loarre, una edificación cristiana que data del siglo XI, está ubicado en mitad de las faldas de la sierra de Loarre, vigilando la llanura de la Hoya de Huesca.

Tiene una visión privilegiada de Bolea, antiguo emplazamiento musulmán al que les interesaba tener controlado.

Su construcción vino ordenada por el rey Sancho III, como avanzadilla para planear los ataques contra sus enemigos, que fueron muchos, ya que en aquella época tanto pueblos islámicos, otros vecinos cristianos como Navarros y Castellanos, o Urgellitanos, codiciaban estas tierras. Es la época de Las Cruzadas religiosas.

Sus cimientos son una gran mole de roca granítica, lugar escogido con mucho atino, para evitar que las voladuras de ejércitos contrarios calaran en los muros del recinto. Esto le confiere también un aspecto majestuoso desde cualquier punto que se le observe. Desde su prominente altura de más de mil metros sobre el nivel del mar, ha visto pasar diversidad de culturas, batallas, religiones y civilizaciones muy dispares a lo largo de sus mil años de antigüedad.

  castillo loarre huesca frontal

Los muros y detalles de cada rincón del castillo desvelan secretos de las distintas corrientes que han influenciado en su elaboración: al encontrarse en la frontera cristiano- musulmana, no es de extrañar que tenga rasgos de estas dos culturas. Además, el conjunto, tal y como lo conocemos ahora, es mucho más amplio que lo que fue en sus orígenes. Se han estudiado varias etapas distintas en su edificación.

La zona más antigua del castillo es el recinto lombardo, cuya finalidad era la defensa del pueblo loarrés, concebido por El Mayor de Navarra (Sancho III).

Su etapa de esplendor coincide con la posterior ampliación realizada por el rey aragonés Sancho Ramírez, que muy hábilmente consigue aunar religión y ejército en un símbolo tan especial como es el castillo de Loarre. Su propósito era lograr la protección del Papa romano (en aquella época, Alejandro I) y conseguir prestigio y reconocimiento para sus tierras. Y así lo hizo. Sancho Ramírez podría considerarse precursor del movimiento “europeísta” en España, aunque hay quien lo tachaba de afrancesado. A cambio, el Papa obtendría vía libre para acceder hacia el interior de la península Ibérica desde Aragón, y abolir el ritual gótico-mozárabe, contra el que venía años luchando.

En esta etapa se edifica el donjon del castillo, también llamada Torre del Homenaje, y la impresionante iglesia de San Pedro, con adornos al más puro estilo jaqués. En aquel entonces, la única iglesia que hacía sombra a su grandiosidad era la de San Pedro de Jaca, con la que comparten muchas características. También fue influenciado por la misma corriente artística que el castillo de Moissac, la escuela de Bernaldus Guiduinus.

Dada la dificultad de acceder a esta iglesia, en el año 1505 se bajó la parroquia al pueblo de Loarre, para que los fieles pudieran acudir a ella sin tener que ascender al monte. A partir de entonces, la fortaleza dejó de transitarse y su evolución quedó en paréntesis. Los únicos agentes que modificaron su estructura fueron las condiciones meteorológicas.

Aparte de su iglesia románica, otras características que hacen único al castillo de Loarre son su cripta y la ermita de su interior. Durante el siglo XVIII se realizaron en la iglesia de San Pedro una serie de reformas como la introducción de un retablo barroco. En tres ocasiones de su larga vida, el castillo fue empeñado o vendido por los mandatarios aragoneses, y pasó al olvido.

Gracias al escritor José María Quadrado, esta majestuosa obra arquitectónica volvió a ser objeto de miradas curiosas e interesadas, y varias generaciones de escritores románticos encontraron en él su inspiración.

En su interior se han rodado famosas películas como “El Reino de los Cielos”, del año 2005, o “Miguel y William” de 2006. Anteriormente se había rodado el programa La Noche de los Castillos, de Televisión Española, una gymkana donde los participantes tenían que recorrer sus instalaciones hasta encontrar a la princesa.

En 1906 fue declarado Monumento Nacional, y posteriormente se ha presentado como candidato a convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Hoy en día es una de las fortificaciones más visitadas de España. Su buen estado de conservación permite al visitante observar gran cantidad de detalles de su construcción y decoración.

Un castillo que no podemos perdernos si queremos conocer otro pedazo de nuestra historia.

Estudio periodismo y derecho, y para ambas materias la historia es fundamental. Es el pilar básico de nuestra vida. Como madre procuro introducir a mi hijo en las raíces de nuestra procedencia. Me encanta contarle cuentos sobre cómo vivían nuestros antepasados y anécdotas interesantes que despiertan su curiosidad. Un mundo apasionante del que aprenderemos juntos aquí, en Redhistoria.

more recommended stories