InicioHistoriaEl puente romano de Alcántara: historia y características

El puente romano de Alcántara: historia y características

El puente de Alcántara podría ser calificado como una obra perfecta, pues cuenta con los caracteres que el tratadista Marco Vitruvio refería al emperador Augusto para calificar a un edificio como tal: firmitas, utilitas y venustas, esto es, firmeza, utilidad y belleza.

Su construcción, tradicionalmente atribuida a Gaius Iulius Lacer, fue promovida por la administración provincial lusitana en época de Trajano, entre los años 103 y 106 d.C., y es tan sólida que desde sus inicios se consideró que estaba «destinado a durar por siempre en los siglos del mundo», como lo atestigua la inscripción situada en el templete de su entrada.

Características del puente de Alcántara

Tiene una longitud de 214 metros sobre el Tajo y consta de cinco pilares de diferentes alturas que se adaptan al terreno, siendo realmente imponentes los dos arcos centrales, con una anchura de casi 30 metros. La altura total del puente es de 57 metros sin contar el arco triunfal del centro.

Se diseñó específicamente para permitir el paso de un gran caudal de agua, habitual durante las crecidas del río Tajo hasta la construcción de la presa de Alcántara.

El primer y segundo arco, que son los más próximos a la población de Alcántara, fueron destruidos en varias ocasiones en el contexto de acciones bélicas, a principios del siglo XIII y a mediados del siglo XVII en la Guerra de Restauración de la independencia de Portugal, así como durante la Guerra de la Independencia.

Por ello, el puente fue objeto de diversas actuaciones de conservación y restauración, como la dirigida por el ingeniero Alejandro Millán a expensas del Ministerio de Fomento y la Real Academia de la Historia.

Las obras, ejecutadas entre 1858 y 1860, fueron documentadas por el fotógrafo inglés Charles Clifford, uno de los numerosos admiradores de esta colosal fábrica entre los que se cuentan historiadores, viajeros, tratadistas, escritores y artistas como Luis Canelo (Moraleja, 1942) con sus esculturas ligadas a la ingeniería del río Tajo.

Así mismo, la construcción de la presa y los poblados asociados a ella en los años 60 del pasado siglo, contribuyeron a modificar el paisaje del puente romano de Alcántara, al que se sumará el proyecto de un nuevo puente en los próximos años.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular