Encuentran nuevas pistas sobre la posible tumba de Alejandro Magno en Egipto

edificio alejandria tumba alejandro
Cimientos del edificio público encontrado en la antigua ciudad de Alejandría, y que podría ser la tumba de Alejandro. Crédito: National Geographic

Hace siete años, en el último momento de una larga y frustrante excavación, la arqueóloga Calliope Limneos-Papakosta encontró, gracias al movimiento de la tierra en un hoyo excavado, asomó un pedazo de mármol que pertenecía a una estatua helenística de Alejandro Magno que actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Alejandría.

Desde aquel momento, Papakosta, que dirige el Instituto de Investigación de la Civilización Helénica en Alejandría, ha excavado 10 metros bajo tierra debajo de la moderna Alejandría, y ahora  ha descubierto un importante edificio público en el barrio real de la antigua ciudad.

La gran esperanza de los arqueólogos es realizar uno de los grandes descubrimientos arqueológicos que falta por hacer: encontrar la tumba de Alejandro Magno.

Una vez que falleció Alejandro Magno, su cuerpo fue enterrado primero en Memphis, y luego en la ciudad que lleva su nombre, en donde su tumba fue visitada y venerada como el templo de un dios.

Desde hace siglos, la ciudad antigua se ha ido hundiendo lentamente, pero no impidió que la ciudad se desarrollara y creciera hasta lo que es actualmente Alejandría. Sin embargo, los cimientos de la ciudad fueron enterrados y olvidados y con ellos, la tumba de Alejandro Magno.

Se desconoce el sitio exacto de su enterramiento, pero autores como Estrabón (entre otros), la describieron a la perfección, aunque con la nueva ciudad es muy difícil dar con ella.

De hecho, se han realizado más de 140 excavaciones oficiales sobre la tumba, pero ninguna ha dado resultados, provocando el aumento de su prestigio y que encontrarla esté a la altura del descubrimiento de la tumba de Tutankamón.

Papakosta se guía por antiguos mapas de Alejandría, escritos, y por la más moderna tecnología para seguir con sus descubrimientos, los cuales le permitieron encontrar el barrio real de la ciudad, incluida una carretera romana, y los restos de un edificio público de gran importancia que podría tratarse de la tumba de Alejandro.

 

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.