La batalla de Iraq por los pozos de petróleo frente al patrimonio cultural

Ayer os comentábamos que las murallas de Babilonia están deterioradas, pero la situación de la región es peor si tenemos en cuenta la batalla que se está librando entre priorizar el petróleo o el patrimonio.

Los Jardines Colgantes de Babilonia fueron una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, pero el patrimonio parece que no puede competir con la industria del petróleo en una disputa por un nuevo gasoducto.

Mientras Bagdad está trabajando para que la UNESCO incluya Babilonia en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad, arqueólogos y oficiales ministeriales de petróleo están luchando por un gasoducto que amenaza un lado que podría causar daño irreparable en las ruinas.

Qais Rashid, jefe del Consejo Superior de Antigüedades y Patrimonio, dice que el ministerio del petróleo ha perforado para extender el gasoducto que recorre 1’5 kilómetros de longitud aproximadamente para transportar productos de petróleo a través del lugar arqueológico de Babilonia. El gasoducto fue abierto oficialmente en marzo. “Los trabajos podrían dañar las antigüedades inestimables pertenecientes a la época moderna de Babilonia, especialmente con la perforación”, dice Rashid.

Restos de Babilonia

Miriam Omran, jefa del departamento de antigüedades en la provincia de Babil donde reside el lugar, añade que la mayor parte del área arqueológica se encuentra aún inexplorada, y mientras el daño no sea visible no se sabe el impacto en la superficie. “Podría haber antigüedades a solo unos centímetros del suelo”, dice. “Las antigüedades en estos sitios no han sido totalmente descubiertas, al igual que el resto del monumento histórico”.

Pero el ministerio del petróleo, el portavoz Assem Jihad defendió el proyecto Babilonia, diciendo que “se llevaría a cabo a cientos de metros del yacimiento arqueológico. No hemos encontrado trozos o evidencias de la existencia de antigüedades durante las operaciones de perforación”.

Babilonia se encuentra a unos 90 kilómetros al sur de Bagdad y está considerada como una de las cunas de la civilización humana. Era la capital de dos reyes de renombre de la antigüedad: Hammurabi (1792-1750 antes de Cristo) y Nebuchadnezzar (604-562 antes de Cristo), que construyó los Jardines Colgantes.

La Ciudad Interior cubre un área de 2’99 kilómetros cuadrados y los muros exteriores alrededor de la ciudad por el este y al oeste junto al Éufrates abarcan otros 9’56 kilómetros cuadrados. Anotado como un yacimiento arqueológico desde 1935, fue excavado parcialmente el siglo pasado, pero muchos de los restos de la ciudad antigua aún están por descubrir.

Un informe de 2009 de la UNESCO dice que “la ciudad arqueológica fue saqueada durante la guerra contra Estados Unidos en 2003 que depuso a Saddam Hussein. Objetos de Nebuchadnezzar y Hammurabi de museos y de la Biblioteca y Archivo de Babilonia fueron robados y destruidos”.

La ciudad fue dañada por “cavar, cortar, raspar y nivelar” para la base militar estadounidense que estuvo entre abril de 2003 y diciembre de 2004.

La Puerta de Ishtar y el Camino Procesional son algunas de las estructuras dañadas, según informa una agencia de las Naciones Unidas, debido a las adaptaciones del lugar arqueológico por parte de las fuerzas americanas para fortificar su base construyendo zanjas y pozos y usando productos químicos para completar los trabajos de construcción.

Iraq es un país rico en historia y lugares arqueológicos que ofrecen un gran potencial para el turismo, pero la mayoría de los ingresos del gobierno provienen aún del petróleo.

Las exportaciones están creciendo rápidamente, con un promedio de 2.508 millones de barriles por día en abril y trayendo 8.800 millones de dólares (6.800 millones de euros), alcanzando sus mayores niveles desde 1989. Las ventas están proporcionando ingresos muy necesarios para ayudar a la reconstrucción de la dilapidada infraestructura de Iraq, devastada por décadas de guerra y sanciones.

Hay dos gasoductos para trasportar productos derivados del petróleos en la misma localización desde hace más de treinta años”, dice Jihad, añadiendo que “la nueva estrategia del gasoducto proveerá suministros de petróleo de las refinerías del sur de Bagdad”.

Pero Rashid desplegó un mapa del lugar en la mesa de su oficina en el Museo Nacional de Iraq y dice: “El gasoducto pasa por el borde norte del lugar, a través del yacimiento arqueológico, y después a través del borde sur”.

Dice que el gasoducto presenta “mayores riesgos”, incluyendo la contaminación del medio ambiente y la amenaza de una potencial explosión del gasoducto.

Omran mostró una sección visible de la tubería, que se encuentra a dos metros bajo tierra. “La ejecución de este proyecto es una violación extrema de la ley de protección de antigüedades”, dice.

Iraq hizo tres peticiones para establecer Babilonia como un lugar de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO bajo el régimen de Saddam Hussein, pero todas fueron denegadas debido a que el lugar se encontraba mal administrado, dice el organizador.

Saddam no cuidó apropiadamente el lugar, incluso reconstruyendo parte de la ciudad con bloques estampados con sus iniciales.

Pero Rashid dice “UNESCO destaca que no se trata sólo del régimen anterior, sino del actual régimen en Iraq que no respeta las antigüedades”. La UNESCO comentó a AFP cuando le preguntó acerca de la tubería que “es capaz de responder formalmente sobre este asunto”, pero no dio más detalles.

Sin embargo, Rashid afirmó que “poner una tubería es como una bala que mata nuestros esfuerzos por incluir la ciudad de Babilonia” como Patrimonio de la Humanidad.

La batalla de Iraq por los pozos de petróleo frente al patrimonio cultural
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.