InicioArtículos de interésLa tenebrosa historia del Hotel Cecil de Los Ángeles

La tenebrosa historia del Hotel Cecil de Los Ángeles

El Hotel Cecil, fundado en el año 1924 en Los Ángeles, Estados Unidos,  fue construido originalmente con el fin de ser un destino para viajeros de negocios y turistas.

Sin embargo, con el pasó del tiempo, este edificio de 19 pisos y más de 700 habitaciones fue cambiando su reputación. 

Su ubicación, en la zona conocida como “Skid Row”, lo sitúa en una de los barrios de Los Ángeles con más personas en situación de calle, convirtiéndose entonces en una residencia para inquilinos de bajos ingresos y turistas con intenciones de invertir unos pocos dólares.

Los distintos rumores y mitos que fueron circulando de oído a oído, de persona a persona, con el paso de los días, calificaron al Hotel Cecil como un lugar sumamente peligroso.

De hecho, según algunos de sus antiguos residentes subir más allá del sexto piso era algo sumamente peligroso, con decenas de llamadas al 911 a diario que llevaron a que esta antigua construcción pase a ser apodada “el centro de la muerte”.

Amy Price, un ex gerente del hotel, admitió unas 80 muertes ocurridas en el lugar durante sus años de trabajo.

De hecho, uno de los casos más emblemáticos fue la misteriosa desaparición y muerte de Elisa Lam, una joven desaparecida a finales de enero del 2013 y encontrada a mitad de febrero del mismo año en uno de los tanques de agua situados en el techo del lugar.

Por qué y cómo llegó su cuerpo a la torre de agua es aún una incógnita.

Lo que sí se sabe es que el motivo principal que condujo a la policía de los Estados Unidos a buscar en los tanques de agua fue que algunos residentes del lugar comenzaron a sentir un olor sumamente desagradable en las aguas que salían de sus duchas y lavabos, teñidas de un color amarronado.

Sin embargo, este no fue el primer caso reportado en el Hotel. Muchos años atrás, más específicamente en el año 1931, un sujeto de 46 años de edad (W. K. Norton) fue encontrado muerto en una habitación del hotel.

Gran cantidad de cápsulas con veneno fueron recogidas por la policía de aquel entonces como evidencia de un probable suicidio.

31 años más tarde, Pauline Otton decidió arrojarse por una ventana del edificio tras una discusión con su esposo. Su trayectoria comenzó en el séptimo piso y finalizó encima de un peatón que circulaba por el lugar, ocasionando la muerte de ambos.

Tan sólo 3 años más tarde del anterior suceso, una tarde del año 1964 una joven fue encontrada violada, golpeada y apuñalada en su habitación del hotel.  Su asesinato aún es un misterio.

Estos sucesos no fueron los únicos. Durante décadas continuaron ocurriendo hechos que hasta el día de hoy son una incógnita.

Lo que sí podemos afirmar es que en febrero del 2017, el ayuntamiento de Los Ángeles reconoció al Hotel Cecil como un monumento histórico y cultural, como un típico hotel americano de principios del siglo XX y por sus vastas obras arquitectónicas.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular