Publicado el: Dom, Abr 29th, 2012

Las seis mujeres de Enrique VIII de Inglaterra

Enrique VIII de Inglaterra ejerció el poder más absoluto entre todos los monarcas ingleses. No sólo fue rey de Inglaterra, también señor de Irlanda hasta su muerte. Era un hombre corpulento, atleta, enérgico y tremendamente inteligente.

Pelirrojo con ojos brillantes, le apasionaba la caza y el tenis real pero sobre todo la música. Tenía una gran capacidad para las lenguas, hablaba inglés, francés, latín, castellano y algo de italiano. Interesado en navegación, matemáticas, religión y astronomía, era por otro lado egoísta, poco cortés y muy cruel.

Las esposas de Enrique VIII.

Las seis esposas de Enrique VIII de Inglaterra

Catalina de Aragón: Tenía tan sólo 12 años cuando se quedó viuda del hermano de Enrique, Arturo. Cuando Enrique cumplió 18 años, se casó con ella, cuando Catalina tenía 5 años más que él. Según los católicos contemporáneos, fue la única reina consorte de Inglaterra. Catalina fue extremadamente popular entre sus súbditos.

Llegó a gobernar la nación como regente, mientras Enrique invadía Francia en 1513. En total, tuvieron seis hijos: dos abortos, otros tres de sus hijos que murieron a las pocas horas de nacer y su hija María Tudor, conocida en el futuro como “bloody Mary”, la única que sobrevivió. A pesar de las corrientes infidelidades por parte del rey, su matrimonio duró 18 años pero Enrique se impacientó. Se hacía mayor y veía que las posibilidades de tener un hijo varón que reinase Inglaterra disminuían, así que pidió el divorcio y se casó con Ana Bolena. Catalina fue trasladada al castillo de Kimbolton, donde murió el 7 de enero de 1536, a la edad de 50 años.

Ana Bolena, primera marquesa de Pembroke, era una mujer muy educada que había estado estudiando en Francia durante la guerra. Ana terminó en la corte inglesa y Enrique se enamoró de ella en cuánto la vio. Tenía la piel muy oscura, el pelo lacio y negro, una boca amplia y ojos intensos. A pesar de que Enrique odiaba escribir, le mandó gran cantidad de poemas de amor.

Se casaron en enero de 1533 y pronto en septiembre de ese mismo año tuvieron a su primera hija, Isabel. Más tarde, tuvo a un segundo hijo que murió al poco tiempo. La hermana de Ana, María, había sido con anterioridad amante por un tiempo del rey. Al final, Enrique se cansó de ella y la envió a la torre de Londres acusándola de ser infiel. Fue ejecutada en mayo de 1536.

La tercera esposa, Jane Seymour, era bajita y posesiva pero también amable, correcta y calmada. No hizo ni un solo enemigo en la corte. Enrique se sintió atraído especialmente por su timidez. Dos semanas después de que Ana fuera ejecutada, Enrique y Jane se casaron. Con ella consiguió su objetivo de tener un hijo varón pero 12 días más tarde de dar a luz, Jane murió. Enrique la enterró en una tumba que había preparado para él y reconoció que era la única mujer a la que había querido.

Ana de Cleves fue una princesa alemana y cuarta esposa de Enrique. Su hermano William fue el líder de la protesta alemana de occidente. Después de dos años, Enrique ansiaba una mujer atractiva así que convenció a Cromwell para que le buscara una mujer fuera de la corte inglesa.

Sus agentes en Alemania le avisaron del encanto y el talento de Ana. Hans Holbein pintó un retrato y se lo mostró a Enrique, él acepto porque de esa manera podía crear una unión entre Inglaterra y Alemania. La primera vez que se vieron fue en enero de 1540 y cinco días más tarde se casaron. Su matrimonio fue un desastre.

El matrimonio nunca se consumó, sin llegar Ana a ser coronada Reina de Inglaterra y permitiendo la anulación. Ana fue recompensada con propiedades. Se negó a verla porque le parecía increíblemente repelente. Además, ella odiaba la música que era una de sus pasiones y casi no podía hablar inglés. Poco tiempo después, Cromwell fue ejecutado por traición. En julio de ese mismo año se divorciaron.

Catalina Howard, prima por el lado paterno de Ana Bolena, fue su quinta esposa. A la edad de 19 años, Catalina consiguió el empleo de dama de compañía de la nueva esposa Ana de Cleves y enseguida captó la atención del rey. Enrique, longevo y obeso, que ya rondaba los 49 años. Fueron primero amantes durante mucho tiempo y luego se casaron 16 días después de su divorcio con Ana de Cleves.

A pesar de todas las riquezas, a Catalina su matrimonio no le satisfacía y por ello buscaba entretenimientos amorosos varios en cualquier parte, no faltó tiempo para que los rumores se corriesen y Enrique le acusó de serle infiel. Fue ejecutada y muchos opinan que su espíritu todavía ronda por las torres londinenses.

Poco se sabe de su última esposa, Catalina Parr. Catalina sabía latín, francés y griego. Se casó con un hombre que murió al poco tiempo, dejándola viuda muy joven, y con su segundo marido no tuvo hijos. Meses más tarde de la ejecución de Catalina Howard, se casó con Enrique.

Fue su esposa, su enfermera y la primera en ser también Reina de Irlanda. Cuidó de los tres hijos de Enrique, les trajo para que vivieran juntos en palacio, les ofreció buena educación y estuvo a su lado para todo hasta que murió. Primero, en enero de 1547, falleció Enrique y Catalina obtuvo el permiso de Eduardo VI, el único hijo varón de Enrique, para casarse con su tío, Thomas Seymour.

Sobre el autor

- Nací en Madrid y vivo en Madrid. Al igual que toda mi familia, incluso mis bisabuelos, por lo que soy de una de las pocas y auténticas gatas madrileñas que sobreviven por aquí. Aunque mi gran afición es recorrer el mundo, mi rincón favorito es y siempre será mi gran ciudad. Actualmente estoy estudiando dos carreras en la Universidad Rey Juan Carlos: Derecho y Periodismo. Mis estudios han hecho de mí, una persona responsable, trabajadora y que lucha por conseguir lo que quiere. Siempre he querido ser periodista internacional y siempre he creído que para ser la mejor debía saber derecho e idiomas. En el año 2008, estuve trabajando en un colegio en Oxford llamado Radley College donde conocí a gente de todas partes. Fue una experiencia significativa que me abrió mucho la mente. Durante el curso 2009-2010 me otorgaron una beca Erasmus a París. Fue una experiencia muy buena para mi formación tanto personal, como profesional y volví al igual que en Casablanca, con aquella frase de "Siempre nos quedará París".

Ver 2 comentarios
  1. CORREJIR…EL REY ENRUIQUE VIII, NO MURIO EN 1947 NI TAMPOCO SU HIJO HEREDERO, MURIO EN 1948.en el capitulo final…. gracias…

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Red Historia ©2011-2017 - Todos los derechos reservados