viernes, septiembre 25, 2020
Inicio Mitología Eslava Mitología eslava: la leyenda de Kostroma y Kupalo

Mitología eslava: la leyenda de Kostroma y Kupalo

Existe un mito en el folclore eslavo, en el cual Kostroma y Kupalo eran hermanos gemelos, hijos de Simargl, dios del fuego, y Kupalnitsa, diosa de la noche.

Un día, Kostroma y Kupalo corrieron hacia un campo para escuchar los cantos de los pájaros Sirin (el ave de la tristeza) y Alkonost (ave de la alegría), ambas aves peligrosas, especialmente Sirin.

La leyenda cuenta que quien escuchó el canto de Sirin, entró para siempre en el Nav, el mundo de los muertos para los eslavos. Kostroma escuchó el canto de Alkonost, en tanto que Kupalo escuchó la canción de Sirin.

sirin y alkonost pajaros
Sirin y Alkonost, pájaros proféticos del folclore ruso. Óleo de Víktor Vasnetsov, 1896.

Por orden de Chernabog, Sirin secuestró a Kupalo, llevándoselo al Nav.

Muchos años después de ello, Kostroma estaba caminando por la orilla del río Volga e hizo una ofrenda floral. Ella se jactó de que el viento no lograría tirar la corona de su cabeza y, según la leyenda, eso significaría que ella no se casaría.

Este alarde no fue aprobado por los dioses, que hicieron que el viento soplase con más fuerza, tirando la corona de la cabeza de Kostroma y cayendo al agua, en donde fue recogida por Kupalo.

Siguiendo las costumbres eslavas, quien recogía la corona debía casarse necesariamente con la chica que la había hecho. Kostroma y Kupalo se enamoraron y se casaron, sin saber que eran hermanos.

Tras la boda, los dioses les dijeron la verdad y por ese motivo se suicidaron. Kupalo saltó al fuego, y Kostroma corrió hacia el lago del bosque, saltando a él y ahogándose.

Pero ella no murió, sino que se convirtió en una Mavka (espíritu femenino en la mitología ucraniana) que caminaba por las orillas de ese lago. Cada vez que veía a un hombre, lo seducía haciendo que se tirase al agua, creyendo que era su amante. Sin embargo, cuando Mavka se da cuenta de que no se trata de Kupalo, es demasiado tarde y el joven ya se ha ahogado.

Los dioses se arrepintieron al ver que era una venganza demasiado cruel, pero no era posible devolver a Kupala y a Kostroma el cuerpo humano, por lo cual los convirtieron en una flor amarillo y azul: amarillo fuego era el color de Kupala, y el azul como las aguas de un lago, era el color de Kostroma.

Kupalo-da-Mavka
Flor Kupalo-da-Mavka, conocida como Ivan da Marya (Melampyrum nemorosum)

Los eslavos le dieron el nombre de Kupalo-da-Mavka (Kupalo y Mavka). Con la cristianización en Rus, la flor pasó a llamarse Ivan da Marya (Melampyrum nemorosum).

Imágenes: Dominio Público en Wikimedia

Marcelo Ferrando Castro
Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Las mejores VIDENTES buenas 2 TAROTISTAS buenas en España

Presentamos a las 2 mejores videntes buenas y tarotistas en España. Por supuesto ¡Te sorprenderán! es el momento de dar paso a las nuevas oportunidades...

3 VIDENTES ECONOMICAS – españolas sin gabinete por visa

Ya están aquí las 3 videntes económicas españolas sin gabinete por Visa y están dispuestas a ayudarte a encontrar las soluciones de tus problemas. Estas...

El cambio climático habría provocado el declive de la civilización del valle del Indo hace más de 3.000 años

Durante la investigación en la cual se aplicó un nuevo modelo matemático, se analizaron los datos paleoclimáticos de los últimos 5.700 años...

Encuentran el primer barco usado para tráfico de esclavos mayas en Yucatán

A dos millas náuticas (3.7 kilómetros) del puerto yucateco de Sisal, municipio de Hunucmá, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia...

Comentarios