“Pecadoras, maestras del sexo y la seducción”, de Victoria Román

pecadoras lucrecia borgia
Lucrecia Borgia es una de las "pecadoras" mencionada en el libro de Román

En “Pecadoras“, encontramos una serie de mujeres que cargaron con el estigma del pecado, fueron marcadas sin haber cometido mas falta que haber intentado ser libres o simplemente sobrevivir del único modo que tenían a su alcance.

Desde las pecadoras de la antigüedad, pasando por damas del Renacimiento y la Revolución como Lucrecia Borgia o Madame Pompadour.

También a algunas ilustres victorianas como Sally Salisbury, sin olvidar a las hijas de la Belle Epoque como la Bella Otero.

Espías como Mata-Hari, modelos de vanguardia como Kiki de Montparnasse o incluso estrellas de Hollywood como Jane Mansfield o Joan Crawford.

Mujeres que, en palabras de la autora del libro ‘Pecadoras’, Victoria Román, «simplemente vivieron de acuerdo a sus deseos sin poner freno a sus apetencias ni a su libertad para elegir cómo y con quién compartían sus camas ni hacia dónde dirigían sus pasos». 

Damas influyentes, emprendedoras, musas, espías y vividoras

Pusieron precio a su amor, comerciaron con su cuerpo, fueron tildadas de prostitutas, de rameras, de libertinas, pero ahondando un poco en sus vidas, descubrimos grandes dosis de incomprensión y de injusticia, así como historias fascinantes.

portada de pecadoras
“Pecadoras”, de Verónica Román

«Pecadoras es un calificativo acusador, como acusador es el dedo de los hombres que señalaron muchas mujeres como ejemplo de todo lo pernicioso y vergonzante a lo largo de la Historia». Con estas palabras, la periodista Vicky Román introduce su libro

En él, encontramos desde mujeres sabias e influyentes de la antigüedad que, usando sus armas de seducción, lograron arañar cotas de poder o escandalizar.

Es el caso de Friné, una de las damas mas bellas de la Antigua Grecia, que fue la amante y modelo predilecta de Praxíteles, que fue acusada de impiedad (delito por el que se condenó a muerte a Sócrates), junto al atrevimiento de compararse con la misma Afrodita.

También mujeres emprendedoras que levantaron sus negocios comerciando con sus cuerpos, o que hicieron avanzar el arte participando en grandes obras como modelos o musas.

Y mujeres que simplemente vivieron de acuerdo a sus deseos, sin poner freno a sus apetencias ni a su libertad para elegir cómo y con quién compartían sus camas ni hacia dónde dirigían sus pasos, auténticas aventureras para las que el mundo que tenían predestinado quedaba demasiado pequeño.

La actriz, activista y sufragista​ británica Lillie Langtry, Cora Pearl, amante y favorita de príncipes, muchos de ellos de la familia Bonaparte, las cortesanas que concedían favores sexuales a cambio de beneficios, «medrando en las diferentes cortes europeas saltando entre las camas de los reyes y hasta en lechos papales», como fue el caso de Verónica Franco.

Figuras de leyenda como Annie Oackley, en el salvaje Oeste, Genevieve Lantelme, un icono de la moda y una de las mujeres más bellas de la “Belle Époque“, o Marilyn Monroe son algunas de las figuras a las que este libro recupera con magnanimidad a las que brinda un homenaje.

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Artículos relacionados