InicioArtículos de interésQué es la tasación inmobiliaria y cuál es su historia

Qué es la tasación inmobiliaria y cuál es su historia

Quienes quieren comprar una vivienda, se encuentran en un momento determinado con que es necesario hacer un documento llamado “tasación”, entre una gran cantidad de otros papeles que se deben presentar.

¿Qué es la tasación y cuál es su historia? En este artículo intentaremos responder estas preguntas, procurando que la información quede lo más clara posible.

¿Qué es una tasación inmobiliaria?

La tasación de vivienda es un informe de valoración, es decir, un documento que realiza y firma un profesional específicamente habilitado para ello, que tiene como objetivo el establecer objetiva y justificadamente, el valor de un bien.

Para ello se basa en una serie de parámetros preestablecidos dentro de un marco normativo legal muy estricto, y cuyo objetivo final es servir de garantía para un préstamo hipotecario, aunque no interfiere en el valor final de la transacción, aunque tiene mucho peso pues los bancos se apoyan en ella para otorgar el préstamo correspondiente.

Entre los parámetros que se tienen en cuenta para la tasación de una vivienda encontramos:

  • La ubicación del inmueble.
  • El entorno y servicios próximos (colegios, supermercados, centros de salud, plazas, etc.).
  • Superficie total del inmueble y la calidad de los materiales con los que fue edificado.
  • La orientación del piso y su antigüedad.

El tasador suele ser un profesional independiente que, de forma general, suele ser un arquitecto o arquitecto técnico, que a su vez pertenece a una sociedad de tasación de bienes.

En la actualidad, las tasaciones se pueden hacer tanto de forma presencial como online, aunque para poder llevarla a cabo, el tasador debe poder contar con cierta información muy relevante para el desarrollo de su informe final, tales como imágenes del lugar, documentación previa de catastro, del registro, etc., entre otra serie de documentos importantes.

Historia de la tasación de viviendas

Las tasaciones inmobiliarias, podríamos decir que son una práctica relativamente moderna.

Si bien a lo largo de la historia se compraban y vendían propiedades, es en la época contemporánea cuando notamos la explosión de este intercambio y más aún el siglo XX el que destaca sobre los demás en cuanto a las ventas.

Aquí encontramos el auge de los préstamos de bancos destinados a comprar una vivienda y, con el fin de organizar este negocio, es que surge la figura del tasador: un profesional independiente que aporta un precio justo a la vivienda y de su informe depende el dinero que los bancos ofrecen a los interesados, evitando de este modo las solicitudes desmedidas o los valores inadecuados.

Esta nueva forma de regulación surgió, en casi todos los países, después de la década de 1950, cuando comienzan a generarse leyes que regulaban tanto a las sociedades de tasación como a los propios tasadores.

Estas leyes se han ido modificando a lo largo de los años para adaptarse a las nuevas situaciones de mercado, el cual se va regulando de forma casi autónoma año a año, aunque diferentes gobiernos ya han comenzado a regularlo para evitar la especulación tal y como se ha visto en los últimos años con el nacimiento de nuevas formas de alojamiento, especialmente turísticos.

Recomendados

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular