¿Qué ver en Takayama? Un destino imperdible en Japón

pueblo takayama japon

Takayama es uno de esos pueblos con gran encanto de Japón. No sólo por el sitio en sí, sino también por sus alrededores, en donde podemos encontrar una serie de sitios Patrimonio de la Humanidad que bien merecen una escapada si queremos salir de las rutas habituales de Tokio o las visitas obligatorias de Kyoto.

En primer lugar, destacamos a Hida no Sato, una pequeña aldea situada a las afueras de la ciudad. Se compone de centros de artesanía, casas rurales, escenarios, etc. Es fundamental para las personas interesadas en comprender la vivencia de los campos japoneses en la antigüedad.

Es interesante la forma en que sus habitantes permiten que nos sumerjamos en las viejos prerrogativas. Su labor inicia a diario, comprendiendo desde las 8:30 a las 17:00. Su entrada es de 900 yenes por persona y se incluyen autobuses de ida y vuelta.

El Takayama Jinya es otra de las opciones a considerar. Fue construido en 1615 para el régimen feudal, convirtiéndose en la sede del Gobierno Provincial.

Está distribuido en almacenes para la recaudación de impuestos, prisión, salas de recepción y dependencias gubernativas.

Marcó un hito en la historia arquitectónica del país, debido que es el único edificio de este estilo que queda aún en Japón. Su entrada es de 420 yenes por personas y se rige bajo un horario diario de 8:45 a 17:00.

El Barrio de Sanmachi Suji, también llamado barrio viejo de Takayama, comprende una zona de considerable magnitud intacta de comercios y casas pertenecientes al período de Edo.

Tiene destilerías de sake y tiendas especializadas. Las calles Ninomachi, Ichiomacho y Sannomachi son las que le conforman.

La carne de Hida: producto estrella de Takayama

Asimismo y con orientación gastronómica, deberás probar la carne de Hida. Tiene que ser probados en locales pequeños, de los que cuentan con cuatro sillas, por ser los que lo elaboran como se hace desde hace muchos años. Eso sí, 30 euros por persona será el coste del disfrute de esta experiencia.

Por otro lado, el templo Hida Kokunbu-Ji es el más antiguo de Takayama.

En su patio hay un árbol con más de 1.200 años de antigüedad de considerable admiración por el período de tiempo relacionado. La construcción del templo se realizó en el 746, en el período de Nara por parte del emperador Shomu.

Cabe destacar fue destruido por un incendio, quedando únicamente en pie la estructura más antigua: el salón principal, que pertenece al siglo XVI.

En el recinto del templo se encuentra el salón del tesoro, la torre de campanario y la pagoda de tres pisos. Ésta última es una reconstrucción de 1821 siendo la única de este estilo en Hida. Por cierto, la pagoda original tenía 7 pisos pero en la reconstrucción sólo pudieron restaurarse tres.

La fábrica de Sake está situada en el casco antiguo de la ciudad y en ella podrás estudiar los secretos relacionadas a una de las bebidas más significativas de Japón, que ha sido indudablemente relevante en la región.

Sus entradas se pueden distinguir por las enormes bolas de ramas de cedro que vemos en ellas. Eso sí, tened en cuenta que las tiendas abren desde las 9:00 hasta las 17:00.

Hay mucho más para ver en Takayama, por lo que nuestra recomendación es que disfrutéis de la experiencia y que caminéis con mucha calma por todo el lugar, porque encontraréis rincones mágicos en cada esquina.

Imagen: Stock Photos – Ear Iew Boo en Shutterstock.

Artículos relacionados

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: