InicioMitologíaAzteca¿Quién era Tláloc en la mitología azteca? Biografía del dios de la...

¿Quién era Tláloc en la mitología azteca? Biografía del dios de la lluvia

El dios azteca de la lluvia, Tláloc, era una de las deidades más veneradas en el México precolombino y en América Central, pero ¿cómo sabemos quién adoraba al dios del agua?

El panteón azteca consistía en cientos de dioses, muchos de los cuales aún no se entienden completamente hoy en día. Entre ellos, sin embargo, algunos eran obviamente más prominentes que otros.

Uno de los dioses más importantes fue Tláloc. Era el dios de la lluvia y el agua y, como tal, responsable de la fertilidad de la tierra.

Sin embargo, la lluvia de Tláloc no estaba garantizada. Requería frecuentes sacrificios y rituales para enviar la cantidad adecuada del tipo de lluvia que permitiera el crecimiento de los cultivos.

Debido a que era tan vital para la supervivencia humana y requería de su devoción, Tláloc era uno de los dioses más ampliamente reverenciados del Imperio Azteca.

Pero los historiadores están divididos en cuanto a si Tláloc era tan ampliamente adorado como alguna vez pensaron. Aunque saben que fue una figura central en la religión, las imágenes usadas para identificarlo pueden no ser tan claras como alguna vez parecieron.

Tláloc: el dios de la lluvia y el agua

En la mitología mesoamericana, Tláloc era el dios supremo de la lluvia, el clima y el elemento del agua.

Muchas deidades compartían algunos de sus dominios, pero Tláloc era supremo sobre todos ellos. Mientras que otros controlaban un tipo de lluvia o una masa de agua, Tláloc estaba asociado con todos ellos.

Prácticamente todas las culturas antiguas hicieron una conexión entre los dioses de la lluvia y sus propios medios de vida. Debido a que los cultivos no crecerían sin la cantidad adecuada de lluvia, los dioses que controlaban la lluvia eran increíblemente importantes en todo el mundo.

Esto fue especialmente cierto en gran parte de la región controlada por el Imperio Azteca. Las contriciones a menudo calientes y secas del centro de México hicieron que la buena voluntad del dios de la lluvia fuera vital para la supervivencia.

El pueblo azteca también reconoció que no toda la lluvia era beneficiosa. Tláloc también podía enviar fuertes truenos, peligrosos relámpagos y granizo que dañaban las cosechas y los edificios.

Para mantener el favor del dios del agua, los aztecas se aseguraron de que fuera adorado apropiadamente. Era uno de los dos dioses que tenían santuarios dentro de la pirámide del Gran Templo en la ciudad de Tenochtitlán y tenía un importante sitio de peregrinación a 70 km al este, en el Monte Tláloc.

Un largo y recto camino conectaba los dos sitios. Se creía que Tláloc vivía en cuevas de montaña, por lo que el sitio de la ciudad era un auxiliar del que se veía como su hogar.

La montaña era tan importante que el gobernante azteca hacía el viaje a su cima al menos una vez al año para realizar festivales. Los peregrinos venían de toda la región, y aquellos que morían en el viaje se les permitía prácticas especiales de entierro.

Los rituales a Tláloc

Estos festivales incluían rituales particularmente brutales. Tanto niños como adultos eran entregados como sacrificios a Tláloc y se decía que los sacerdotes usaban las pieles de las víctimas como abrigos.

Mientras que se esperaba que el pueblo sacrificado a muchos de los otros dioses fuera estoico o incluso alegre, a las víctimas de Tláloc se les animaba a mostrar sus emociones. Se pensaba que sus lágrimas eran una indicación de la lluvia que seguiría al sacrificio.

También se daban sacrificios y ofrendas no vivientes en estos lugares sagrados. Además de las gemas preciosas y semipreciosas, los artículos relacionados con el mar como conchas, perlas y jade también se daban en gran número.

El templo de la montaña también tenía cuatro jarras de agua, que se creía correspondían a diferentes tipos de lluvia. Sin embargo, sólo una de ellas sería beneficiosa para los cultivos.

En la mitología azteca, Tláloc podía hacer que varios elementos y materiales diferentes llovieran del cielo. En la historia de la creación, por ejemplo, fue el tercer dios que tomó el lugar del sol y destruyó el mundo haciendo llover fuego sobre él.

Sólo un tipo de lluvia hacía crecer los cultivos, lo que significa que los aztecas creían que había una mayor probabilidad de desastre que de recompensa. Las oraciones y los sacrificios a Tláloc eran la única manera de asegurar que la lluvia fuera agua dulce en lugar de, por ejemplo, pedernal o fuego.

Tláloc también era un dios de los muertos. Gobernaba un nivel de los cielos que se caracterizaba por la eterna primavera y las plantas de un verde vibrante.

Aquellos que se ahogaron o tuvieron otras muertes violentas encontraron su camino a este cielo. Esto incluía a los que murieron por enfermedades que se creía que eran transportadas por el agua, como la lepra, la gota y las enfermedades venéreas.

Interpretaciones modernas de Tláloc

Tláloc era uno de los dioses más difundidos de Mesoamérica, no sólo entre los aztecas. También era un dios popular entre los Mayas. Los historiadores tienen una teoría interesante de cómo Tláloc se extendió tanto, pero también tienen preguntas sobre cuán frecuente era su culto en algunas áreas.

En muchos casos, toda la amplitud de la influencia de un dios se infiere de la iconografía y los artefactos rituales encontrados en el sitio. Así es como a menudo se ha determinado la importancia de Tláloc fuera de las áreas de sus principales templos.

Sin embargo, un examen más reciente de las pruebas arqueológicas ha sugerido que Tláloc puede no haber sido tan poderoso como se pensaba.

Al igual que otros personajes de la cultura azteca y mesoamericana, Tlaloc se mostraba generalmente con una iconografía específica. Sus atributos, sin embargo, variaban según el tiempo y el lugar.

Tláloc se mostraba normalmente con colmillos y ojos saltones, como gafas. Llevaba un tocado de plumas de garza y una distintiva máscara azul curvada.

Su cuerpo y su cara eran generalmente de tonos azules y verdes. A menudo se le mostraba con objetos que mostraban su poder sobre la lluvia y la fertilidad como el maíz, gotas de lluvia, una jarra de agua o un rayo.

Estos objetos no eran consistentes, sin embargo, ni tampoco los animales sagrados de Tláloc. Casi cualquier animal acuático podía ser asociado con Tláloc, así que podía ser representado con garzas, ranas, caracoles o mariscos.

A veces, incluso se le asoció con animales terrestres. Debido a que los jaguares eran un fastuoso animal de sacrificio, Tláloc era asociado con ellos en la ciudad de Teotihuacán.

Debido a que sus imágenes eran tan diversas, los estudiosos del pasado a veces no estaban seguros de si una figura podía ser identificada como Tláloc o no. Cuando algunos atributos estaban presentes pero otros no, normalmente determinaban que era Tláloc por su importancia.

Algunas de estas imágenes también incluían elementos que no se asociaban típicamente con el Tláloc. Sin embargo, debido a que su iconografía conocida es tan diversa, se asumió que estos eran atributos de otra manera desconocidos.

Los estudiosos están cuestionando algunas de estas asociaciones anteriores. Algunas de las imágenes tradicionalmente identificadas como Tláloc se piensan ahora que son de otros dioses, lo que significa que el culto de Tláloc puede no haber sido tan específico como se pensaba antes.

Esto se confunde aún más por el hecho de que puede haber habido múltiples versiones de Tláloc incluso dentro del mismo lugar y tiempo.

Tláloc fue a veces representado con cuatro o cinco formas que correspondían a los tipos de lluvia que se creía que caían a la tierra. Cada una de estas formas tenía sus propios atributos, coloración y ornamentación.

Esto no era inusual en la iconografía azteca, pero lleva a la confusión en cuanto a si estos dioses pueden ser identificados como aspectos del propio Tláloc o si se entendía que eran deidades más pequeñas que trabajaban dentro de su dominio.

Las imágenes que una vez fueron identificadas como un aspecto rojo de Tláloc, por ejemplo, ahora se cree que son de un dios desconocido. Mientras que sus adornos tienen algún parecido con Tláloc, no hay referencias al agua, la fertilidad o las plantas que serían típicas de Tláloc.

A pesar de la dificultad de identificar algunas imágenes, los arqueólogos creen que entienden bien cómo se extendió el culto de Tláloc.

La cultura maya, que existía al sur del Imperio Azteca, estaba estrechamente relacionada. Sus dioses no eran idénticos pero obviamente provenían de los mismos arquetipos.

Su iconografía, sin embargo, contiene un dios que es sorprendentemente similar a las representaciones aztecas de Tláloc. Este dios parece ser mucho más parecido a su contraparte norteña de lo que es la norma.

Las estatuas encontradas en el sitio maya de Chichén Itzá, por ejemplo, son virtualmente idénticas a las encontradas en el santuario de Tláloc en Tenochtitlán. Estas estatuas estaban asociadas con el sacrificio, lo que llevó a los historiadores a creer que los ritos practicados en Chichén Itzá eran similares a los de la pirámide azteca.

La versión maya del dios también parece haber estado estrechamente vinculada a la guerra. Se le encuentra en los escudos y máscaras de los guerreros.

Los arqueólogos creen que este vínculo con la guerra es la razón por la que el dios maya Chaac, se parecía tanto a su homólogo azteca.

Muchas culturas mesoamericanas usaban la guerra para proporcionar los sacrificios humanos necesarios para apaciguar a sus dioses. Mientras que algunos locales también fueron elegidos, los guerreros enemigos que habían sido llevados cautivos eran generalmente sacrificados a uno de los dioses de la religión.

Debido a que Tláloc fue ampliamente reverenciado y recibió muchos sacrificios, los combatientes de los mayas y otros grupos eran frecuentemente asesinados en sus santuarios. Llegaron a asociar al dios azteca con la guerra porque muchos de su propia gente fueron llevados cautivos para ser sus sacrificios.

Los historiadores creen que Tláloc probablemente se originó en el Imperio Azteca, específicamente en la ciudad de Teotihuacán.

Cuando los Mayas lo adoptaron, lo asociaron con la guerra y un tipo de sacrificio muy específico porque habían sido testigos de guerreros cautivos asesinados de esa manera muchas veces.

Resumen de la biografía del dios Tláloc

En la religión azteca, Tláloc era el dios de la lluvia y el agua. Debido a que enviaba la lluvia que hacía fértil el suelo, también era un dios de la vegetación y la agricultura.

Los aztecas creían que Tláloc podía enviar muchos tipos de lluvia, la mayoría de los cuales eran dañinos para la tierra. Como dios del tercer sol, una vez había destruido el mundo con una lluvia de fuego.

Para mantener a Tláloc feliz, se le hicieron sacrificios en múltiples lugares. La mitad de la pirámide más grande de la región estaba dedicada a él y también tenía un gran santuario en el Monte Tláloc.

Como otros dioses mesoamericanos, Tláloc suele identificarse por aspectos fijos de su iconografía. Estos incluyen una máscara distintiva, ojos saltones, animales acuáticos y maíz.

Sin embargo, había una gran variación en los atributos de Tláloc, por lo que a veces no está claro si se representa a él o a otro dios. Los eruditos ahora creen que muchas imágenes que alguna vez se dijo que eran de Tláloc no tienen suficientes atributos para ser representaciones del dios de la lluvia.

Sin embargo, su imagen es mucho más clara en la cultura maya. Allí, es casi idéntica a la forma en que fue retratado en su principal centro de culto azteca, pero se asocia más a menudo con la guerra.

Los arqueólogos creen que esto puede deberse a que los aztecas usaban guerreros cautivos en sus sacrificios. La difusión de las imágenes de Tláloc a la cultura vecina es una indicación de cuán conocido y ampliamente revertido era el dios.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular