¿Quién es el dios Helios? El Sol en la Mitología Griega

helios dios sol
Helios en su carro.

En la mitología griega, Helios es la personificación del Sol.

Era hijo del Titán Hiperión y de su hermana Teya, hermano de Selene (la Luna ) y de Eos (la Aurora).

Unido a la Oceánida Perse tuvo a Circe (hechicera que vivió en la isla de Ea, donde retuvo a Ulises en su regreso a Ítaca), Eetes (rey de la Cólquida, poseedor del Vellocino de Oro, que buscaban Jasón los Argonautas) y padre de Medea, Absirto y Calcíope).

También se le atribuyen los siguientes hijos:

Parsifae (esposa de Minos y madre del Minotauro)
Perses (que destronó a su hermano Eetes)
Aloeo (esposo de Antíope, hija del Dios río Asopo)
Calipso (aunque la versión más conocida la hace hija de Tetis y Océano, Ninfa que dio hospitalidad a Ulises y enamorada de él lo retuvo en su isla de Ogigia durante siete años).

Estuvo ausente en el reparto de la tierra por lo que se otorgó la isla de Rodas.

Con la ninfa Rodas (que dio nombre a la isla) tuvo a los Helíadas. y con la ninfa Clímene tuvo a las Helíades.

Era un Dios puro y bienhechor, aunque castigó a aquellos que osaban parangonarse con él, como a Nerito, que convirtió en molusco o a Argé, que transformó en cierva.

El mito de Faetón

De todos sus hijos, Faetón ha dado un mito grandioso al solicitarle al Dios que demostrara su paternidad y, habiendo jurado éste por la Estigia de concederle un deseo, le pidió gobernar su carro de fuego.

Helios tuvo que aceptarlo, pero Faetón no pudo controlarlo y ante el riesgo de quemar Cielo y Tierra fue fulminado por Zeus.

la caida de faeton hijo helios
La caída de Faetón, de Jan Carel van Eyck.

Helios también colaboró con Hércules cuando éste se dirigía a buscar el ganado de Gerión en uno de los 12 trabajos que le había encargado Euristeo.

El héroe, encolerizado por el calor que había soportado al cruzar el desierto libio, lanzó flechas contra el sol.

Helios le rogó que parase, y el héroe le solicitó a cambio que le ceda la copa dorada que utilizaba para cruzar el mar por la noche.

Helios se la cedió y la utilizó para llegar a Eritea.

El centro del culto de Helios estaba en Rodas, donde una estatua gigante suya se transformó en una de las maravillas del mundo antiguo.

Helios y Apolo

Con frecuencia, Helios es identificado con Apolo, pero en la obra de Homero, Apolo es claramente un dios diferente, al que relaciona con las plagas y que posee un arco plateado y no dorado, además de no poseer ninguna de las características solares de Helios.

En la obra de Eurípides ‘Faetón’, es en donde encontramos la primera referencia a Apolo identificándole con Helios.

Esto sucede en el discurso del final, cuando Clímene acusa a Helios de haber destruido a su hijo, siendo este Helios al que los hombres llaman Apolo.

Sin embargo, este “Apolosignifica “Apolón”, que quiere decir “destructor”.

En la época helenística, Apolo sí pasó a estar relacionado con el sol, al igual que en el mundo latino su epíteto Febo fue identificado con el dios sol.

Esta identificación comenzó a tomar fuerza en los textos de filósofos y escritores como Parménides, Empédocles, Plutarco y Crates de Tebas, al igual que en textos órficos.

En su obra ‘Catasterismos‘, Eratóstenes escribe sobre Orfeo:

Pero habiendo bajado al Hades por su esposa y viendo las cosas que allí había, no continuó adorando a Dioniso, por lo que se había hecho famoso, sino que pensó que Helios era el más grande de los dioses, Helios al que también se llamaba Apolo.

Despertándose cada noche hacia el amanecer y subiendo a la montaña llamada Pangeo esperaba a que el sol subiera para ser el primero en verlo.

Por eso Dioniso, estando enfadado con él, envió a las Basárides, como cuenta el autor de tragedias Esquilo, quienes le despedazaron y esparcieron sus miembros.

Imagen portada: Jenofonte en Wikimedia.