InicioArqueologíaItaliaUn estudio demuestra que hombres y mujeres de la Antigua Roma tenían...

Un estudio demuestra que hombres y mujeres de la Antigua Roma tenían dietas distintas

Los arqueólogos han destacado que el análisis de los restos ofrece una oportunidad única para examinar los estilos de vida de una antigua comunidad y puede aclarar el período exacto de llegada de la agricultura.

Investigadores europeos, dirigidos por el equipo BioArCh de la Universidad de York (Reino Unido), han desarrollado un nuevo método para analizar los aminoácidos presentes en esqueletos de los habitantes de la antigua ciudad romana de Herculano en la región italiana de Campania, que fue destruida por la erupción del Vesubio en el año 79 d.C.

La investigación fue publicada este miércoles en la revista Science Advances.

El grupo de investigación, financiado por la Comisión Europea, tiene como objetivo encontrar el período exacto de llegada de la agricultura y estudiar el impacto que la revolución neolítica tuvo en la dieta humana de las regiones del Mediterráneo Occidental. El debate sobre los orígenes de la agricultura todavía no se considera cerrado y ahora se está abordado a través de la aplicación de nuevos análisis biomoleculares de restos óseos, como el análisis de ADN e isótopos estables.

Los científicos han analizado el colágeno de los restos óseos de 17 esqueletos de adultos, once hombres y seis mujeres, que perecieron tras la erupción. Se trata de la primera aplicación de esta novedosa técnica avanzada a restos humanos en la región mediterránea.

El profesor Oliver Craig, director de BioArCH del Departamento de Arqueología, enfatizó que «los restos de los que perecieron en Herculano en el año 79 d.C. ofrecen una oportunidad única para examinar los estilos de vida de una antigua comunidad que vivió y murió a la vez. Las fuentes históricas aluden a menudo a las diferencias en el acceso a los alimentos en la sociedad romana, pero rara vez proporcionan información directa o cuantitativa», destacó el autor principal del estudio.

Arqueólogos han concluido que los antiguos romanos tenían una alimentación diferenciada por sexos.

La investigación revela que las mujeres comían más carne, huevos, lácteos, frutas y verduras cultivadas localmente, mientras que los hombres consumían pescado y cereales, los productos más caros en aquella época.

Las diferencias en las dietas pueden surgir de las diferentes ocupaciones o restricciones provocadas por una distribución desigual del poder.

Silvia Soncin, una de los autores de la investigación, detalla que sus colegas suponen que «los hombres tenían más probabilidades de dedicarse directamente a la pesca y a las actividades marítimas, ocupaban por lo general posiciones más privilegiadas en la sociedad y se liberaban de la esclavitud a una edad más temprana, lo que les proporcionaba un mayor acceso a productos caros».

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular