Publicado el: Lun, jun 4th, 2012

El caballo de Troya

Troya estaba sufriendo el asedio por parte del ejército griego desde hacía ya varios años, pero los griegos no lograban penetrar en sus fuertes murallas, la ciudad seguía intacta a pesar de las innumerables batallas que habían tenido lugar.

Ulises, harto de esta situación y de todos los años que llevaba lejos de su hogar, ideó un plan que permitiría al ejército griego internarse en la ciudad y conseguir en tan anhelado triunfo. La idea que tuvo fue la de construir un gran caballo de madera hueco por dentro, de manera que los soldados más valerosos pudieran ir en su interior. El resto del ejército partiría por mar tras haber incendiado las tiendas. Sólo se desplazarían unos kilómetros para fingir que habían abandonado, pero realmente esperarían en la isla de Tenedos para atacar.

Representación del caballo de Troya

Cuando los troyanos vieron que se habían retirado, creyeron que por fin los griegos se habían dado por vencidos. En la playa encontraron el caballo junto con un soldado, Sinón. Éste les contaría que para poder tener un buen viaje querían hacer un sacrificio a la diosa Atenea, señalándole a él como la víctima. Sin embargo, había podido escapar gracias a que buscó refugio en el caballo, que estaba consagrado a la diosa. Además, afirmó que se trataba de un regalo para el pueblo troyano.

Este relato conmovió a los habitantes de Troya, quienes, a pesar de que algunos adivinos, entre ellos Casandra, intentaron hacerles ver el mal que se ocultaba dentro, decidieron introducir el caballo en la ciudad e invitaron a Sinón a ir con ellos. Éste, cuando llegó la noche, subió a una de las torres más altas de la ciudad y con una antorcha hizo señales a la flota griega que se había hecho a la mar para que regresaran. Hecho esto, volvió junto al caballo y dio varios golpes para avisar a los soldados de su interior que podían salir con seguridad.

Cuando éstos salieron, lo primero que hicieron fue matar a los centinelas, de manera que las tropas que llegaron en los barcos que regresaban pudieron entrar libremente. La ciudad fue presa de la furia y el rencor que habían producido los largos años de enfrentamientos. Troya fue arrasada, las mujeres fueron violadas o asesinadas, los hombres y los niños masacrados y finalmente la ciudad ardió. Únicamente sobrevivieron algunas mujeres, entre ellas la propia Helena que volvió al lado de su esposo, Menelao. También sobrevivió Eneas junto a su familia, y la espada de la ciudad gracias a la protección de la diosa Afrodita.

Comentarios

  1. Euge dice:

    Hola! quisiera hacer un par de aportes: la idea del caballo no fue de Ulises, sino del adivino Calcante. Y la táctica utilizada para que los troyanos lo ingresaran en la ciudad fue decirles no que era un regalo, sino decirles que lo habían construido tan grande para que justamente los troyanos no PUDIERAN hacerlo entrar en la ciudad, diciéndoles que Calcante les había predicho que si los troyanos lograban ingresarlo, significaría que podrían invadir Grecia y saquear Micenas.

    1. Gracias por el aporte Euge! Valoramos mucho que nos ayudes a completar la información y hagas las correcciones que creas convenientes!

      Un saludo!

  2. […] de arqueólogos alemanes, que ha dirigido excavaciones durante cerca de 25 años en la antigua ciudad de Troya en el noroeste de Turquía, deben dejar su posición a arqueólogos estadounidenses, informa el […]

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados