Mitología griega: ¿quién fue Eneas? Biografía de un héore troyano

eneas
Eneas saliendo de Troya con su padre en brazos, y su hijo.

Eneas es un héroe troyano, hijo de Afrodita y Anquises. Las Ninfas de las montañas y Quirón se encargaron de su educación y ya adulto, se casó con Creusa, hija de Príamo, con quien tuvo un hijo, Ascanio.

Durante la Guerra de Troya peleó valientemente junto a Héctor. Fue salvado por Apolo al ser herido por Diomedes, quien lo sacó envuelto en una nube del campo de batalla.

Una vez recuperado volvió a la lucha, matando entre otros a Cretón y  a Orsíloco y fue rescatado nuevamente en una nube, esta vez por Poseidón.

La huída de Eneas de Troya

Cuando la caída de Troya y ya sin poder hacer nada, junto a un grupo de guerreros salió de la ciudad, llevando a su padre en hombros y a su hijo en brazos.

Junto al Paladio y a los Dioses Penates, Creusa, que iba con ellos, desapareció en el tumulto, apareciéndose luego su fantasma e indicándole a Eneas su futuro.

Reunió a lo que quedaba del pueblo troyano y en veinte naves partieron, pasaron por Tracia, donde se entera de la tragedia de Polidoro, hijo de Príamo, continuando su viaje hasta llegar  a Delos y por error se dirigen a Creta (no comprendiendo bien las palabras del oráculo) donde sus Penates le hacen ver su error y entonces se dirigen a Italia.

Son arrojados a las Islas Estrófades por una tempestad donde estás las Arpías. Continúan por las costas del Epiro y encuentran a Heleno, otro hijo de Príamo, que le vaticina grandes sucesos.

Llega luego a Italia y ofrece sacrificios a Hera, luego rodeando Sicilia entra en Drépano. En Drépano falleció Anquises. Al embarcarse nuevamente, una tempestad lo arrojó sobre las costas de Cartago, donde reinaba Dido.

Enamorada de él intentó retenerlo, pero cumpliendo la orden de los Dioses, Eneas tuvo que continuar, suicidándose Dido con la propia espada del Héroe, no sin antes decirle a Eneas que fundaría sí una nueva Ciudad, pero entre ésta y Cartago habría eterna lucha.

Llega a Sicilia nuevamente, donde las mujeres instigadas por Hera, incendian las naves, aunque muchas se salvan por obra de Zeus.

Deja a los ancianos y a las mujeres en Sicilia y parte para Italia muriendo en el camino su piloto Palinuro.

Nuevamente en Italia, la Sibila de Cumas lo acompañó a los Infiernos, a la entrada de los cuales encontró monstruos horribles y en la ribera de la Estigia, entre otras almas, ve a la de Palinuro que aún estaba insepulto.

Adormecido Cerbero, recorre el Hades, donde encuentra a Dido, llegando a los Campos Elíseos y habla con su padre, no sin haber ofrecido a Perséfone un ramo de oro llevado a tales efectos. Al regresar, siguió navegando y llegó junto al Tíber.

Latino, rey de la región, lo recibió amablemente dándole la mano de su hija Lavinia. Hera envía a Alecto, una de las Furias, para crear una discordia entre latinos y troyanos.

Turno, rey de los rútulos intentó combatirlo.

Eneas logró derrotar a Turno y a sus aliados (entre los cuales se hallaba la amazona Camila) y al finalizar la guerra, se casó con Lavinia y, a la muerte de éste, reinó sobre la región.

Sobre su muerte, la versión más conocida era la que había sido arrebatado por los Dioses durante una tormenta, siendo venerado por los latinos.