InicioArqueologíaEuropaArqueólogos ingleses descubren que las casas-cueva de Derbyshire pudieron servir de hogar...

Arqueólogos ingleses descubren que las casas-cueva de Derbyshire pudieron servir de hogar a un rey del siglo IX

Un equipo de arqueólogos del Instituto de Patrimonio Cultural de la Escuela Real de Agricultura (RAU), en colaboración con colegas de la compañía británica Wessex Archaeology, llevaron a cabo recientemente un estudio detallado de las cuevas-casa de Anchor Church, en el sur del condado de Derbyshire (Inglaterra, Reino Unido), y determinaron que son mucho más antiguas de lo que se creía y que, incluso podrían haber alojado a un rey.

Estas cuevas fueron excavadas en roca arenisca blanda y durante mucho tiempo se consideró que databan del siglo XVIII.

Edmund Simons, autor principal del estudio, publicado en Proceedings of the University of Bristol Spelaeological Society, sostiene que sus hallazgos demuestran que es más probable que el origen de las cuevas date del siglo IX, lo que las convierte en «el interior doméstico intacto más antiguo del Reino Unido».

«Utilizando medidas exactas, un análisis con drones y un estudio de detalles arquitectónicos, fue posible reconstruir el plano original de tres habitaciones y el oratorio o capilla orientado hacia el este, con tres ábsides», explica Simons.

Los investigadores sostienen que, aunque este tipo de cuevas-casa suelen relacionarse con ermitaños medievales anónimos, existe una asociación legendaria entre las cuevas de Anchor Church y el santo Hardulph.

De hecho, un fragmento de un libro impreso del siglo XVI afirma que «Hardulph tiene una celda en un acantilado» y el folclore local identifica estas cuevas como las ocupadas por dicho santo.

Por su parte, expertos en la cuestión creen que Hardulph era, en realidad, el rey Eardwulf, quien fue depuesto como rey de Northumbria en 806.

Posteriormente, Hardulph visitó al papa León III en Roma y a la corte de Carlomagno en Nijmengen, y pasó los últimos años de su vida exiliado en Mercia. Murió alrededor del año 830 y fue enterrado a solo ocho kilómetros de las cuevas.

«Las similitudes arquitectónicas con los edificios sajones y la asociación documentada entre Hardulph / Eardwulf, lo hacen un caso convincente de que estas cuevas fueron construidas o ampliadas para albergar al rey exiliado», señala Simons.

«No era inusual que la realeza depuesta o jubilada tomara una vida religiosa durante este período, ganando la santidad y, en algunos casos, la canonización. Vivir en una cueva como ermitaño habría sido una forma de lograrlo».

Según los arqueólogos, las cuevas podrían haber sido modificadas en el siglo XVIII, mediante la adición de mampostería y de marcos en las ventanas.

«Es extraordinario que edificios domésticos de más de 1.200 años sobreviven a la vista, no siendo reconocidos por historiadores, anticuarios ni arqueólogos», sostiene Mark Horton, profesor de arqueología en la RAU.

Según espera, «aún quedan por descubrir otros ejemplos que brinden una perspectiva única de la Inglaterra anglosajona».

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular