InicioBiografíasBiografía de Pedro el Ermitaño, el líder de la "Cruzada de los...

Biografía de Pedro el Ermitaño, el líder de la «Cruzada de los pobres»

Pedro el Ermitaño fue un clérigo Francés nacido en Amiens alrededor de 1050 que organizó una cruzada popular tras el concilio de Clermont organizado por el Papa Urbano II durante la Primera Cruzada.

Antes de las Cruzadas

El Ermitaño intentó un peregrinaje a Jerusalén antes de la proclamación de la Primera Cruzada, pero los turcos selyúcidas le impidieron alcanzar su objetivo.

Esta experiencia le llevó a predicar declaraciones incendiarias sobre los turcos para disgustar a los cristianos, aunque siempre quedaron dudas sobre su peregrinaje.

No se sabe si estuvo presente en el Concilio de Clermont en 1095, pero sí que fue uno de los predicadores de la cruzada en Francia y contribuyó a encender el fuego de la causa Cruzada.

El Ermitaño consiguió un gran número de voluntarios en poco tiempo, sobre todo pobres soldados de baja cuna y nobles menores.

La Primera Cruzada

Pedro llego junto a su ejercito improvisado a Colonia en Alemania en abril de 1096 y estuvo involucrado como líder en las masacres de Renania contra los judíos. Pedro y sus seguidores participaron en la matanza y tortura de judíos en Lorena, Colonia y Mainz.

La cruzada de los pobres llegó al territorio de Constantinopla a finales de julio. Debido a la magnitud del ejército, el gobernador de Zmun se asustó, y endureció las regulaciones de la frontera.

Esto provocó un motín y la ciudad fue atacada y asaltada. Después el ejército continuó cruzando el río Sava y entró en Belgrado prendiendo fuego a la ciudad hasta saquearla.

En Constantinopla, el emperador Alejo I comprendió el riesgo de mantener un ejército tan grande y sin disciplina militar en su territorio y embarcó rápidamente el ejército hacia Anatolia.

En el camino hacia Tierra Santa la cruzada de los pobres fue atacada por los turcos y el ejército masacrado.

Los pocos supervivientes, incluido Pedro el Ermitaño se unieron a otra sección de la cruzada de los pobres, la de Walter Sans Avoir.

El nuevo ejército cruzó a Anatolia y fueron masacrados en la batalla de Civetot. Después los pocos miembros de la Cruzada de los pobres que quedaban con vida se unieron a la Cruzada de los Príncipes a su llegada a Constantinopla.

Pedro se unió a la cruzada de los príncipes y continuó su camino hacia Tierra Santa.

Pedro fue una herramienta indispensable para motivar al ejército y fue nombrado tesorero de las limosnas durante el sitio de Arqa.

En el asedio de Jerusalén fue el responsable de liderar las procesiones de suplicantes alrededor de los muros de Jerusalén antes de su caída.

Desde Jerusalén partió hacia el Oeste en 1099.

Después de la Cruzada

Pedro el Ermitaño se convirtió en el prior de una iglesia del Santo Sepulcro que había fundado en Francia y siguió reclutando adeptos para las cruzadas desde Francia y finalmente murió en 1115, siendo enterrado en la Abadía de Neuf Moustier.

Isra Poudereux
Apasionado de la historia, amante del teatro, el cine y la música. Naturalista y creador de contenido para la divulgación ambiental. Estudio periodismo cuando la pandemia me lo permite, mientras tanto leo y releo multitud de libros.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular