Biografía de Tomáš Garrigue Masaryk, el creador de Checoslovaquia

Thomas G. Masaryk
Thomas G. Masaryk

Tomáš Garrigue Masaryk fue uno de los padres de la nación checa. Hoy en día, la República Checa le rinde homenaje por ser el creador de Checoslovaquia en 1918. Fue un político que siempre defendió la nación checa y que estuvo durante 17 años al frente del gobierno checoslovaco.

Nació el 7 de marzo de 1850 en Hodonín. La peculiaridad que le marcaría para el resto de su carrera es que su padre era eslovaco y su madre era checa. Esta mezcla sería uno de los impulsores que ayudarían a Masaryk a crear la nación checoslovaca. Desde pequeño tuvo una gran pasión por los estudios. Tanto es así que acabó por realizar la carrera de Filosofía en la Universidad de Viena entre 1872 y 1876.

Tras obtener su doctorado en Filosofía, pasó dos años en la Universidad de Leizpig trabajando como profesor. Allí fue donde conoció a la americana Charlota Garrigue, con la que se casó en 1878. A modo de reconocimiento hacia ella, empezó a utilizar su segundo nombre como propio.

En 1878, Masaryk se estableció en Viena como profesor universitario gracias a su obra “El suicidio”. Allí pasó cuatro años hasta que la Universidad de Praga le hizo una oferta para colaborar con ellos. Allí se unió al movimiento joven-checo y defendió su pensamiento filosófico que partía del teísmo protestante. Su obra siempre estuvo influida por los grandes pensadores franceses y los anglo-americanos.

Entre 1891 y 1893, fue miembro del parlamento austrohúngaro, donde representó al movimiento joven-checo. Pero pronto decidió tener su propio partido, así que Masaryk fundó el “Partido Realista” en 1900 y fue diputado por Moravia en 1907. Sus ideales políticos pasaron de ser moderados a ser nacionalistas y reformistas. Antes de la Gran Guerra, publicó una serie de obras en las que criticaba el comunismo, el absolutismo, el antisemitismo y el clericalismo, centrándose especialmente a la cuestión obrera y social que azotaba a las clases bajas del Imperio por aquella época.

El estallido de la Primera Guerra Mundial obligó a Masaryk a exiliarse en el extranjero, donde prosiguió su lucha contra el gobierno austríaco, a favor de la independencia checa y el establecimiento de un régimen democrático en Checoslovaquia. Estas acciones le llevaron a fundar la República Checoslovaca, de la que se convirtió en presidente el 14 de noviembre de 1918.

Durante su mandato, dispuso de amplios poderes y controló la vida política del país hasta su dimisión en 1935. No fue un dictador, sino que se impuso en las urnas en 1920, 1927 y 1934. El recién formado país avanzó satisfactoriamente pero Masaryk tuvo que dimitir el 14 de diciembre de 1935 por problemas de salud.

Finalmente, el 14 de octubre de 1937 falleció a causa de una enfermedad. Tras de sí dejó varias obras, entre las que destacan “La cuestión social” en 1898, “La nueva Europa” en 1918 y “Memorias 1914-1918” en 1927. Para los checos se trata de un icono de su nacionalidad, aunque durante la época comunista del país, se intentase eliminar por completo su legado tanto literario como arquitectónico y político.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

more recommended stories