InicioBiografíasBiografía de Yasser Arafat, el gran líder de Palestina

Biografía de Yasser Arafat, el gran líder de Palestina

- Advertisement -

Yasser Arafat, el hombre que salvó la vida más de diez veces, el errante guerrillero y caudillo, el gobernante sin Estado, pero con un poder indiscutible; ha sido, es y seguirá siendo, pese a su muerte, la cara más visible de Palestina.

Su nombre propio Mohamed Abdel Rahmán Abdel Rauf Arafat Al-Kudua Al-Husseini.

Abdel Rauf, por su padre; Arafat, por su abuelo paterno y la montaña desde la que los peregrinos de La Meca apedrearon al diablo; Al-Kudua, el apellido; y Al-Husseini, el nombre del clan jerosolimitano al que pertenecía su familia.

El dirigente, de 75 años de edad y quien de forma repentina murió tras permanecer tres años confinado por parte de Israel en sus oficinas de la ciudad cisjordana de Ramala, a lo largo de su vida enfrentó diversos obstáculos para dar forma a la naciente Palestina.

Atrás quedaron aquellos años en que el guerrillero al frente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) no dormía dos días seguidos en el mismo lugar.

Vida de Arafat

Hijo de padre natural de Gaza, un comerciante casado con una mujer palestina perteneciente a una familia aristocrática, Arafat asegura que nació el 4 de agosto de 1929 en Jerusalén, aunque jamás se supo con certeza si fue en El Cairo o en la franja de Gaza.

Su familia materna tenía estrechos contactos con uno de los más empedernidos anti sionistas de la época, el mufti (o representante musulmán) de la ciudad santa, Amin Al-Husseini.

Por ello, algunos historiadores concluyen que los sangrientos enfrentamientos entre árabes y judíos de aquellos años, sumados a los contactos familiares, influyeron en el joven Arafat, quien creció en medio de una violencia encarnizada acompañada por el odio religioso.

La proclamación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948 supuso un punto de inflexión en la historia de Medio Oriente y en la vida de miles de palestinos que como Arafat, decidieron combatir a la nación emergente durante la primera guerra árabe-israelí (1948-1949).

Arafat, quien sólo vivió en Jerusalén entre 1933 y 1937, emprendió más tarde el exilio, en lo que ha sido casi una constante a lo largo de su carrera al frente del nacionalismo palestino.

Su educación discurre en El Cairo, Egipto, donde estudió ingeniería, con calificaciones indiferentes, preside la Asociación de Estudiantes Palestinos y comenzó una militancia que lo vinculó a los fundamentalistas Hermanos Musulmanes.

Arafat se enroló en un batallón palestino durante la guerra de Suez en 1956 y tomó parte activa en los combates.

Sin embargo su activismo entre la Hermandad Musulmana no fue visto con buenos ojos por el Egipto de Gamal Abdel Nasser, lo que llevó al joven palestino a tomar de nuevo la salida del exilio.

Una vez que concluyó sus estudios se trasladó a Kuwait en 1959 para trabajar como ingeniero. Allí fundó su propia empresa constructora, lo que le valió el apodo de Abu Amar, «El Constructor«, emulando también el nombre de un guerrero del profeta.

En esa etapa de su vida, su trayectoria política va cobrando fuerza y crea «Al-Fatah» (Conquista), un movimiento que reclama el territorio palestino ocupado por Israel.

El movimiento, que se convertiría con los años en el principal partido del nacionalismo palestino, una suerte de organismo de conducción política en el seno de la ANP, tiene su prueba de fuego en 1965 cuando reivindica un acto de sabotaje en Israel.

De esta manera, el primero de enero de 1965 pasó a ser la fecha conmemorativa del comienzo de la lucha armada palestina.

La creación de la OLP, la Organización para la Liberación de Palestina

A finales de 1964, el presidente egipcio Nasser hace que funden la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), pero sólo es tras la derrota de los Estados árabes en la Guerra de los Seis Días (junio de 1967), cuando Arafat se hace con su presidencia.

Las milicias acaudilladas por Arafat infringen severas bajas a las fuerzas israelíes en el Valle del Jordán en 1968, lo que sumado a la derrota árabe en la guerra contra el Estado Judío aumentó su popularidad hasta convertirlo en líder indiscutible de la OLP.

Es en este momento cuando el histórico líder palestino, caracterizado por su barba rala, el fusil al hombro y la «kefía« -el pañuelo a cuadros, que según dicen algunos recuerda el mapa de Tierra Santa-, adquiere unas cotas de popularidad nunca vistas antes.

La imagen de un individuo que apenas supera el 1.60 metros de estatura y de retórica emocional y populista comenzó a ser sinónimo de la causa palestina en el mundo y se postula como el «Saladino» abanderado del combate y la exaltación.

Su creciente protagonismo en una región donde muchos se disputaban el liderato del panarabismo, le ganó no pocos enemigos. Más de diez veces fue objeto de atentados lo que lo llevó a un constante ir y venir de un sitio a otro.

Tras vivir en Jordania, donde Al-Fatah se había convertido en una amenaza para el monarca Hussein, Arafat se trasladó en los años 70 a Líbano, su nueva base de operaciones, donde abre una etapa nueva para buscar el reconocimiento internacional.

En un discurso ofrecido en 1974 ante la Asamblea General de Naciones Unidas, Arafat se presentó armado con un fusil en una mano y en la otra una rama de olivo y aseveró «no dejen que caiga el ramo de mi mano», como parte de su disposición a hacer la paz.

Sin embargo, en los años 70 la OLP inició un periodo de actos de sabotaje a nivel internacional contra su enemigo histórico: Israel.

Fueron los años de la piratería aérea, de los atentados contra atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich a manos de la «causa palestina».

En 1982 se produce la invasión del Líbano por parte de Israel y Arafat tiene que salir del país, viaja a Argelia, pasa por Trípoli, de donde también fue expulsado, y luego se radica en Túnez a donde traslado el cuartel general de la OLP desde Beirut.

Las milicias palestinas son vencidas y escapa de ser eliminado por Ariel Sharon, entonces ministro de Defensa de Israel que lo tuvo en su punto de mira.

La primera Intifada

En 1987 estalla la primera «Intifada«, la revuelta de las piedras en Cisjordania y Gaza contra el ocupante israelí, lo que revive su desgastada figura.

Durante la Guerra del Golfo mostró su apoyo a Saddam Hussein, lo que le valió críticas. Sin embargo, volvió a recuperar su posición cuando se celebró la Conferencia de Paz de Medio Oriente que tuvo lugar en Madrid y luego en Washington en 1991.

En estos años los sectores más exaltados de la población palestina le criticaron por emplear la vía negociadora para lograr el reconocimiento de lo que sería el Estado palestino.

La paz entre Palestina e Israel

Yasir Arafat (Palestina) e Isaac Rabin (Israel), 1993. Crédito: Librería del Congreso de Estados Unidos.

La Intifada concluyó años más tarde con la firma de los Acuerdos de Oslo y el histórico apretón de manos del 13 de septiembre de 1993 entre el entonces primer ministro israelí, Isaac Rabin y Arafat, ambos acogidos en Washington por el presidente Bill Clinton.

La declaración reconocía la autonomía de Palestina y exigía a Israel y la OLP el reconocimiento mutuo y la retirada de las fuerzas israelíes en la franja de Gaza y Cisjordania.

Arafat: Premio Nobel de la Paz

En 1994, Arafat recibió el Premio Nobel de la Paz y el Príncipe de Asturias y en 1996 fue elegido presidente de recién creada Autoridad Nacional Palestina (ANP) tras las celebración de elecciones legislativas llevadas a cabo en los territorios palestinos.

Con la irrupción de la «Intifada de Al-Aksa«, en septiembre de 2000 y cientos de atentados realizados por grupos armados palestinos, Israel deslegitimó a Arafat a nivel internacional al calificarlo de «terrorista» y de no ser un «interlocutor válido para la paz».

El gobierno del primer ministro Ariel Sharon lo confinó desde diciembre de 2001 en sus oficinas de Ramala y boicoteó en forma diplomática a los estados que mantienen relaciones con Arafat, a quien amenazó con deportar e incluso asesinar.

La figura de Arafat, quien estuvo casado con Suha Arafat y con quien tuvo una hija, es todo un símbolo para el pueblo Palestina, la cual se ensombreció en los últimos años por la actuación extremista de diversos grupos armados.

- Advertisement -

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Suscríbete a nuestra Newsletter

Regístrate para estar al día de nuestras últimas noticias y artículos.