Biografía de Simón el Mago: cristiano, pagano y hechicero

Simón el Mago, también conocido como Simón de Gitta, fue un líder religioso, que es mencionado en la literatura cristiana primitiva

simon el mago
Simón el mago

Simón el Mago, es conocido en la Historia gracias al Nuevo Testamento junto con otras antiguas fuentes escritas por él antes de su muerte. El papel de Simón es discutido como cristiano, judío, pagano y fundador de una nueva religión, mago, hechicero y filósofo religioso, entre otros.

Se cree que Simón nació en Samari, que fue a Gitta y que viajó a Roma en los tiempos del emperador Claudio (41 a.C-54 a.C).

Simón fue criado como pagano y siguió el camino de la magia y la hechicería durante la mayor parte de su vida, sin embargo viviendo un mundo donde existía el cristianismo y el paganismo, Simón estuvo interesado en la nueva fe cristiana, en especial porque esperaba que el Santo Poder fuera piadoso con los mortales.

Impresionado por las enseñanzas del Apóstol Felipe, Simón fue bautizado con muchos otros procedentes de la ciudad de Samari y fue a juicio después de que Felipe viera algunos de sus trabajos como milagros.

El simonianismo

Simón incluso tuvo su propia religión, el simonianismo. De acuerdo con los simonianos, el mundo estaba formado de forma distinta a cómo creían los romanos y cristianos y creían que Simón era el padre en forma humana que trataba de reunir conocimiento y traer la salvación a la gente del mundo.

Hipólito, en su Philosophumena, detalla la doctrina del simonianismo, explicando el sistema de emanaciones divinas e interpretaciones del Antiguo Testamento que se realizaba en esta nueva doctrina.

Sin embargo, algunos investigadores sostienen que Hipólito muestra una versión más elaborada del simonianismo, siendo que las doctrinas originales del culto eran mucho más sencillas y próximas al relato de Justino mártir e Ireneo.

Simón viajó a través del mundo antiguo, desde Palestina y Siria, hasta Antioquía, Egipto y Roma, fundando iglesias con sus nuevas enseñanzas.

Algunas fuentes cuentan que Simón murió cuando pidió ser enterrado vivo y demostrar que podía escapar, otras sin embargo cuenta que murió de una manera pacífica cerca de Antioquía.

De todas formas, a pesar de los esfuerzos en la primera era del cristianismo para reprimir las enseñanzas de Simón el Grande y sus seguidores, la fe de los simonianos ha sobrevivido durante 2.000 años, dejando a día de hoy una secta en funcionamiento.

Avatar

Graduada en Historia y en Ciencia Política.

Artículos relacionados