InicioMitologíaBishamonten el Dios de la Guerra en la mitología japonesa

Bishamonten el Dios de la Guerra en la mitología japonesa

¿Cómo se convirtió un dios indio de la riqueza en un dios japonés de los soldados? Sigue leyendo para descubrirlo.

En el folclore japonés, los Siete Dioses de la Suerte están entre los más populares. Se cree que conceden protección y buena fortuna a sus seguidores, y cada uno de ellos puede servir también como patrón o protector de una clase o profesión específica de la sociedad.

Su pesada armadura y su expresión severa hacen de Bishamonten el patrón de los guerreros. Los soldados le rezaban no sólo para que les diera fuerza física y fortuna en la guerra, sino también para que mantuviera las virtudes de un luchador disciplinado y digno que protegía a los demás.

Fuera de su papel en los dioses de la suerte, Bishamonten, que también se llama Bishamon o Tamonten, sigue siendo una deidad popular y poderosa. Como guardián de la dirección norte y jefe de los Cuatro Reyes Celestiales, Bishamonten comanda un ejército de espíritus de la naturaleza para alejar el mal y la desgracia.

- Advertisement -

Sin embargo, el gran dios guerrero no fue siempre una figura tan combativa. De hecho, sus primeros orígenes tuvieron más que ver con las riquezas que con la lucha.

Los orígenes budistas de Bishamonten

Bishamonten es uno de los muchos dioses japoneses cuyos orígenes se encuentran en la India. Fue llevado a Japón con la fe budista.

En los textos budistas indios, Bishamonten es conocido como Vaisravana. Es el jefe de los Cuatro Reyes Celestiales.

Estos cuatro grandes dioses del budismo vigilan los cuatro puntos cardinales del mundo para protegerlo del mal. Bishamonten es el guardián del norte.

Cada uno de los Cuatro Reyes Celestiales tenía la capacidad de controlar un tipo diferente de seres sobrenaturales para ayudarles a luchar contra los espíritus malignos. También se vestían para la guerra y se les consideraba grandes luchadores.

- Advertisement -

En los textos budistas, Vaisravana comandaba específicamente a los Yakshas, un tipo de dioses menores basados en la naturaleza, similares a las ninfas griegas. En Japón, se les comparaba con los kami, espíritus del mundo natural.

Bishamonten llevaba una pesada armadura en muchas de sus imágenes. A menudo tenía la cara amarilla, un color estrechamente asociado a él y, en las tradiciones japonesas, solía llevar una gran lanza.

Aunque la mayoría de los países budistas reconocen alguna versión de este dios, en Japón se asoció con la guerra. Su vigilancia protectora sobre la dirección del norte lo convirtió en una figura guardiana, que con el tiempo se convirtió en un dios más bélico.

- Advertisement -

Sin embargo, Bishamonten tenía otras funciones.

Al igual que su homólogo indio, Bishamonten se asociaba con la riqueza y la buena fortuna, además de la protección física.

En la India, Vaisravana solía llevar un paraguas como símbolo de divinidad. En Japón, esto se cambió por una pagoda que representaba la casa del tesoro divino.

Como guardián del tesoro divino, Bishamonten tenía el poder tanto de proteger como de regalar riqueza.

También se le llamaba a veces Tamonten, que se traduce como «Escuchador de muchas enseñanzas«. En este papel, era específicamente el guardián de los lugares donde el Buda predicaba.

Por ello, Bishamonten se representa a menudo como un guardián de la puerta en los templos budistas. Suele aparecer frente a Hachiman, el dios arquero que protege Japón tanto en la tradición budista como en la sintoísta.

La asociación de Bishamonten con la protección y la riqueza acabó por incorporarlo al grupo de los Siete Dioses de la Suerte, o Jurojin, en la mitología japonesa. Al igual que los demás dioses de la suerte, podía dar riqueza y protección, pero la vestimenta militar de Bishamonten lo convirtió en el dios específico de la fortuna en la guerra.

La historia del mito de Bishamonten

Sin embargo, Raisravana no fue la primera encarnación de este dios.

Se basó en gran medida en el dios hindú Kubera, que es el dios de la riqueza y el rey de los Yakshas. Vaisravana es un título utilizado para Kubera en algunos escritos hindúes.

Cuando el budismo surgió en la India, los sutras utilizaron muchos conceptos y espíritus hindúes conocidos. El dios de la riqueza se cambió sutilmente para ser un dios de la protección.

Su carácter se modificó para reflejar mejor los ideales budistas. Se le mostró con una mangosta para mostrar la virtud de la generosidad.

La mangosta es el enemigo de la serpiente, que simboliza la codicia y el egoísmo en el budismo. A menudo, la mangosta de Vaisravana tiene joyas que salen de su boca para mostrar la forma en que se debe compartir la riqueza.

Una de las primeras historias registradas sobre Vaisravana relata esta virtud caritativa. Como humano rico llamado Kubera, había dado todo el grano producido por uno de sus molinos a los necesitados, lo que le valió la divinidad.

Sin embargo, las tradiciones chinas ya contaban con muchos dioses de la riqueza. Se centraban más en la naturaleza protectora del personaje.

Así, cuando el personaje llegó a Japón, tenía un aspecto más combativo que en la mayoría de las representaciones indias. Se acentuó su armadura y una práctica lanza sustituyó a la simbólica mangosta familiar.

En el folclore japonés, Bishamonten se diferenció de Vaisravana y de otras dietas inspiradas en él. Aunque muchas culturas budistas tienen un dios similar, el de Japón es mucho más militante.

En lugar de ser un dios generalmente protector, la tradición japonesa enfatiza su papel como ejecutor de la ley. No se limitaba a repeler a los espíritus malignos, sino que buscaba activamente a los malhechores y a los que pudieran suponer una amenaza para los fieles.

Bishamonten se convirtió en el patrón de los luchadores en Japón. Bajo esta apariencia, se convirtió en uno de los siete dioses de la suerte.

Cuando se les invoca como grupo, estos dioses proporcionan protección general y buena fortuna. Sin embargo, individualmente, representaban virtudes y bendiciones específicas.

Como guerrero y protector contra el mal, Bishamonten personificaba las virtudes que la sociedad japonesa valoraba en sus propios luchadores. Era autoritario, digno y se centraba en seguir las reglas.

Como uno de los Siete Dioses de la Fortuna en el folclore japonés, Bishamonten se separó aún más de sus orígenes anteriores. En lugar de ser una deidad protectora de la caridad, era invocado específicamente por los combatientes y los líderes para obtener fuerza, firmeza y para bendecir su causa.

Aunque la tradición japonesa sigue reconociendo que Bishamonten procede de fuentes budistas e hindúes, su visión del dios sólo tiene tenues conexiones con sus orígenes. A medida que fue trasladado a través de diferentes culturas y épocas, el dios de la riqueza se transformó en un dios de la guerra.

- Advertisement -
Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Suscríbete a nuestra Newsletter

Regístrate para estar al día de nuestras últimas noticias y artículos.