InicioArteCaracterísticas del arte indio: arquitectura, pintura y escultura

Características del arte indio: arquitectura, pintura y escultura

El arte de la india tiene características complejas, especialmente porque sus manifestaciones están estrechamente vinculadas con el imaginario religioso, bien sea el islam, el hinduismo o el budismo.

Generalmente se habla de arte decorativo o artesanías, siendo muchas de estas disciplinas anónimas, como costumbre cultural, las disciplinas eran pasadas de padres a hijos.

El arte de la India

Así como en el arte islámico, la religión ocupa un lugar central en el arte de la India, en especial el budismo y el hinduismo. Por otro lado, no se encontrará una unificación en las artes a partir de estilos, sino más bien, varía según cada región, lo que convierte al arte de la India en multicultural.

Otro rasgo fundamental que caracteriza al arte de la India es su integración con la naturaleza. De igual manera que el hombre occidental ha buscado adaptar siempre la naturaleza a sus propias necesidades, los indios, por el contrario, han procurado integrar sus obras a ella. Para los indios, la naturaleza tiene un carácter sagrado.

La representación del erotismo es también otro elemento particular del arte indio. Según la religión hindú, es una forma de oración el sexo, un canal propio entre lo divino, y lo humano. Estas características estarán reflejadas especialmente en pinturas y esculturas.

En la arquitectura se destaca la religiosa por un lado, en el que encontraremos como principal material de construcción la piedra. Sin embargo, el arte indio destaca mayormente por las esculturas que han desarrollado, igualmente en relieve por su calidad técnica. Por otro lado, los murales en piedra destacaron en la técnica de pintura.

Arquitectura religiosa: Estupas

La Estupa es la creación arquitectónica más antigua de la India. Se trata de un monumento de tipo macizo con forma semiesférica. Su función era la conservación de alguna reliquia de Buda, aunque también se dice que su función era la conmemoración de recuerdos de su vida.

Su construcción se levantó a lo largo de la India. El Rey Aśoka fue quién dio la orden de su reproducción, con la finalidad de propagar el budismo. Una de las más conocidas es La Gran Estupa de Sanchi. Éstas, consisten en un montículo semiesférico de tierra, con un revestimiento de ladrillos refractarios.

Gran Estupa de Sanchi

Gran Estupa Sanchi. Crédito: Depositphotos

Este edificio se encuentra rodeado de una balaustrada de piedra que imita la madera, su nombre es védika. Ésta, tiene cuatro aberturas con dirección hacia los cuatro puntos cardinales. Cada una de las puertas tiene como nombre torana, en la que se muestran relieves con cada uno de los pasajes de la reencarnación de Buda: su figura de príncipe, la iluminación y sus sermones.

En la cúspide de la Estupa, se encuentra otra védika cuyo nombre es: Hármika. Esta es inaccesible, su finalidad es simbólica. En el centro se encuentra una especie de florón con tres discos hechos de piedra, uno sobre otro en equilibrio, con una columna que les da estabilidad, a este se le llama Chathris, y su representación es el eje del universo.

Chaityas

La Chaityas es otro de los tipos de monumentos búdicos de los primeros tiempos. Estos, son lugares dedicados a la oración, fueron acabados en la roca.

Chaitya de Ajanta, Maharashtra. Crédito: Depositphotos.

Generalmente, poseen tres naves cuya forma radica en dos filas de columnas o pilares. Al fondo de ella se ubica una Estupa.

Además, posee una bóveda de cañón, también tallada en roca. La Estupa central, al pasar el tiempo, fue sustituida por una escultura de un Buda.

Templos rupestres

Entre los siglos VI y VII cuando cayó el budismo mientras se extendía el hinduismo a partir de sus divinidades védicas, la necesidad de nuevos templos surge; en especial, para poder rendir culto. De esta forma es que nacen los templos rupestres de Ellora.

Muchos de estos se construyeron en la montaña como cuevas abiertas. Uno de ellos es el Templo Kailash, y quizás de los más impresionantes, siendo su significado es Montaña Sagrada.

Templo de Kailāsanātha (Kailash). Crédito: Depositphotos.

Contiene grabados en piedra enorme, los cuales representan diversos dioses hindúes, siendo Shiva uno de los más representados.

En la base del templo se encuentra una gran cantidad de elementos tallados que asumen llevar en sus espaldas el edificio. La extraordinaria ingeniería desarrollada en este templo, tanto como el desarrollo de cada uno de los detalles escultóricos, dan ejemplo sobresaliente de la arquitectura y el arte de la India.

Gopuram

Otra de las construcciones resaltantes de la India son las gopuras. Se trata de torres con formas piramidales y grandes entradas, monumentales. Se caracteriza por la extrema ornamentación que lleva. La decoración que cubre estas torres es exuberante.

Gopuram en Madurai, India. Crédito: Depositphotos.

Los personajes que decoran las gopuras suelen ser monstruos, dioses y seres mitológicos. Su ubicación se halla en la entrada de un templo hindú.

Sin embargo, al transcurrir el tiempo se le fue agregando mucho color, sobrecargándolas mucho más. Algunas de ellas pueden poseer más de 30 mil esculturas.

Arquitectura civil: Baoris

A pesar de que el Taj Mahal, o los Palacios de Rajasthan, se convirtieron en algunos de los lugares más representativos de la India, existen muchos otros que son extraordinarias obras de arte. Uno de estos, sin duda es los Baoris, o pozos escalonados.

Chand Baori. Crédito: Depositphotos.

Estos pozos escalonados fueron realizados en el siglo III, son profundos aljibes que, al haber una época de mucha escases de lluvia, allí se almacenaba el agua que luego, eran las mujeres las encargadas de recogerlas. A pesar de estos, a diferencia de los pozos que existen en occidente, el descenso al pozo está conformado de múltiples escalones.

Al transcurrir el tiempo, estos baoris se fueron convirtiendo en lugares para socializar, depositar ofrendas o, incluso, rezar. Existen en la actualidad más de 70 de ellos en toda la India, muchos se encuentran abandonados, otros funcionan como lugar turístico, mientras que otros son usados como piscina en verano.

Pintura de la India

A partir de la historia de la India, se puede decir que las pinturas que conservan mayor valor son las de cárter mural. La mayoría de estas pertenecen a las Grutas de Ajanta. En ellas, se muestra la representación la evolución cultural desde el siglo I, hasta el siglo VII.

Pinturas en el interior del templo de Ajanta. Crédito: Depositphotos.

Las que se encuentran en mayor medida son las más tardías, quizás porque las anteriores se han perdido por el paso del tiempo. Estas últimas, muestran pasajes de la vida de Buda, así como de sus reliquias y la historia de su doctrina. La literatura budista, además, contiene una gran abundancia de textos que describen que los palacios de reyes tanto como de las clases altas, estaban decorados con pintura. Sin embargo, nada de esto ha sobrevivido.

La estética de la pintura de la India contenía en sus inicios una fuerte connotación religiosa, aunque con el pasar de los años evolucionaría hasta fusionar varias culturas. Algunas de estas influencias fueron China, Irán, y elementos grecorromanos.

Además de los murales, la India también desarrolló pintura en miniatura, las cuales eran realizadas sobre materiales más nobles, efímeros, como el papel y la tela. Fueron precursores de esta pintura en tamaños pequeños los Palas de Bengala.

Las escuelas de pintura miniatura de la India

Existieron diversas escuelas en la India que impulsaron la pintura en miniatura, tales como Kishangarh, Marwar, Bundi, Mewar y Jaipur, todas conocidas como escuelas de Rajasthani. Por otro lado, la Escuela de Arte de Bengala, muestra cómo ha sido el crecimiento del arte moderno indio, fundada en 1930.

En este caso, las nuevas escuelas sí han tomado ideas europeas, además de las propias de esta cultura. Los géneros pictóricos crecieron aún más después de la independencia de la India, donde además destacan artistas tales como MF Husain, Jamini Roy, Gaitonde y FN Souza, por mencionar algunos.

Escultura de la India

La escultura se muestra desde el inicio, con una gran destreza en tanto a la idea de movimiento de la figura humana. La belleza de los cueros femeninos se resalta, los cuales, además de expresar movimiento, sino mucha sensualidad. El artista indio lo que busca, más que la anatomía, la blandura del cuerpo humano tanto como la suavidad de los movimientos.

Los Mithunas

Mithuna. Crédito: Depositphotos.

Algunos de los relieves que más destacan son los Mithunas, los cuales son la representación de amantes.

Éstos se repiten a lo largo de un muro, representando diversos ritos de iniciación para el sexo, ligado de manera muy íntima a lo divino.

Dioses y divinidades

Por otro lado, los relieves de divinidades y dioses, fueron también motivos comunes para su desarrollo escultórico. Éstos se  representaban en múltiples tipos de templos.

Algunas de las más representativas de la India son las Estatuas de Buda colosales que se encuentran ubicadas a lo largo de todo el país; muchas de ellas, esculpidas en piedra.

A pesar de las colosales, los tamaños son variados. Es típico encontrarlas, en su mayoría, en contacto con la naturaleza. En las montañas se ubican budas, e incluso, en medio de la selva.

Sin embargo, además de estas grandes estatuas, también existieron trabajos más refinados.

Dioses hindúes

Muchos trabajos realizados de esculturas fueron, también de dioses hindúes, mayormente de bronce. La técnica empleada lleva una calidad técnica indiscutible.

La finalidad de éstas, era para su uso al momento de rezar, aunque exista una evidente evolución en ellas considerando que en la actualidad, se pueden encontrar de diversos tamaños por toda la India.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular