InicioMitologíaNórdica¿Cómo eran los enanos en la mitología nórdica? Historia y características

¿Cómo eran los enanos en la mitología nórdica? Historia y características

Todos conocemos a los enanos como personajes bajitos y con barba a los que les gusta la cerveza, la lucha y el oro. Pero, ¿cómo eran representados realmente en la mitología nórdica?

Cuando la gente piensa en los enanos, le viene a la mente una imagen común. Los enanos eran personas bajitas y corpulentas que forjaban metales en sus casas subterráneas.

Eran lo opuesto a los elfos, que eran criaturas de luz y gracia. Mientras que los elfos eran altos y hermosos, los enanos eran casi grotescos.

Aunque ambas razas eran conocidas en los mitos y el folclore de muchas culturas germánicas, son más conocidas por las leyendas nórdicas. Nuestra visión moderna de los enanos proviene casi directamente de los personajes de estas historias.

¿O no?

Los estudiosos modernos creen que los nórdicos podían pensar en los enanos de forma muy diferente a como lo hacemos hoy. Mientras que algunos aspectos de nuestra idea común de ellos fueron tomados de los mitos y la cultura nórdica, otros fueron invenciones de épocas posteriores. 

Historia de los enanos en la mitología nórdica

Los enanos eran una raza de criaturas conocidas en muchas culturas germánicas. En nórdico antiguo, se les llamaba dvergr.

Los dvergr nórdicos tenían muchas similitudes con los enanos que se conocen en los escenarios fantásticos modernos. La mayoría de las veces se les describía como seres que vivían bajo tierra y eran conocidos por ser grandes herreros e inventores.

Por ejemplo, cuando Loki necesitó adquirir pelo dorado para Sif, visitó a dos grupos de personajes que suelen interpretarse como enanos. No sólo fabricaron una nueva cabellera para Sif, sino que también inventaron otras creaciones mágicas como regalos para los dioses.

Estos enanos laboriosos y astutos encajan bien en la imagen moderna de la raza, pero la definición de enano en la mitología nórdica parece a veces más ambigua.

Por ejemplo, un grupo de enanos que se menciona en la misma historia son los hijos de Ivaldi, a quien en otra parte se le llama padre de Idunn. Idunn, la diosa de la juventud suele llamarse elfa en lugar de enana.

quien fue idunn en mitologia nordica
‘Idunn y las manzanas’, de J. Doyle Penrose (1890).

Algunos enanos parecen incluso menos relacionados con la idea habitual de tal criatura.

Muchos enanos de los cuentos son personajes villanos. Kvasir, por ejemplo, fue asesinado por dos enanos que mezclaron su sangre en el Aguamiel de la Poesía después de que fuera invitado a su casa.

En otra leyenda, un enano llamado Alviss pretende casarse con la hija de Thor. El dios lo mantiene en conversación hasta que sale el sol, momento en el que Alviss se convierte en piedra.

La idea de que los enanos no pueden estar a la luz del sol no se menciona en ningún otro lugar y muchos enanos con nombre viven en la superficie. El personaje de Alviss parece tener más en común con la representación habitual de un troll que de un enano.

Los enanos tampoco son necesariamente bajos en la mitología nórdica. Si bien a veces se destaca su fuerza, rara vez lo hace su estatura.

De hecho, los nombres de algunos enanos dan a entender que son excepcionalmente grandes y no mas bajos que la media de los humanos. Fullangr, por ejemplo, significa «suficientemente alto«, mientras que Har se traduce como «Alto».

A veces, los enanos asumen papeles sorprendentes.

La Edda Poética nombra a muchos enanos, pero a cuatro se les da especial importancia. Llamados Nordri, Sudri, Austri y Vestri, corresponden a los cuatro puntos cardinales.

Estos enanos desempeñan un papel arquetípico que en otras culturas suelen desempeñar los gigantes o los dioses. Sostienen la cúpula del cielo en los cuatro puntos.

Aunque las historias son inconsistentes en cuanto al papel de los enanos, son igualmente contradictorias en cuanto a sus orígenes.

El origen de los enanos

La Edda Poética dice que los primeros enanos fueron creados a partir de la sangre y los huesos de un ser primordial llamado Brimir, que a menudo se cree que es otro nombre de Ymir. Esto los convertiría en parientes cercanos de los jotnar, o gigantes, que se formaron a partir de su sudor.

Sin embargo, el poema épico les da un origen aún mas inglorioso. Originalmente eran criaturas parecidas a los gusanos que crecían en la carne muerta de Ymir hasta que los dioses les dieron el don de la razón.

En general, no parece haber consenso en los mitos nórdicos sobre qué tipo de seres eran los enanos. Algunos eran villanos parecidos a los trolls, como Alviss, mientras que otros eran industriosos inventores, como los hijos de Ivaldi.

Los estudiosos modernos creen que el problema de la interpretación de los enanos puede no residir en las contradicciones de los relatos. Más bien, está en nuestra propia noción de lo que era un enano.

Interpretaciones modernas sobre los enanos

Cuando Loki visita a los hijos de Ivaldi por el nuevo cabello dorado de Sif, no viaja a un mundo de enanos. Mientras que otras razas tienen mundos con su nombre, como Alfheim para los elfos y Jötunheim para los jotnar, no hay ningún mundo con el nombre de los dvergr.

En cambio, Loki va a Svartalfheim. El nombre de este lugar se traduce como «Hogar de los Elfos Oscuros».

Basándose en las convenciones de la fantasía moderna, muchos lectores interpretan a los elfos oscuros como una versión menos poderosa o incluso malvada de los elfos, una raza hermosa y regia. Estos elfos alternativos, aunque se les asigna un mundo natal en la cosmología nórdica, nunca se mencionan de otro modo en los textos nórdicos.

En cambio, Svartalfheim se asocia con los enanos.

Es posible que los elfos oscuros no fueran una raza separada en la visión nórdica. En cambio, el título podría haber sido otro nombre para los enanos.

Aunque muchos enanos aparecen como villanos en las historias nórdicas, no se cree que la oscuridad a la que se refiere el nombre de su patria se refiera al mal. En cambio, la diferencia entre Alfheim y Svartalfheim se interpreta a menudo como un mundo luminoso en la superficie y un mundo oscuro bajo tierra.

La imagen de los enanos viviendo bajo tierra sigue siendo popular, pero en la mitología nórdica ésta parece ser una de las principales diferencias entre ellos y los elfos.

Vivienda enanos y elfos en un bosque mágico. Imagen ilustrativa. Crédito: Depositphotos.

Interpretar a los enanos como un subconjunto de los elfos explicaría algunas de las incongruencias de sus historias. Por ejemplo, justificaría por qué los hijos metalúrgicos de Ivaldi se llamaban enanos, pero su hermosa hija era una elfa que se contaba entre las diosas.

Este tipo de ambigüedad entre varias razas no es infrecuente en la mitología nórdica.

Los jotnar, por ejemplo, suelen ser considerados enemigos de los dioses. Mientras que algunos, como Surt y Thiazi, son personajes villanos, otros son amigos de los dioses.

Los jotnar también suelen ser representados como feos, monstruosos o deformes. Sin embargo, muchas de las mujeres jotnar son descritas como excepcionalmente bellas y se convierten en esposas y madres de los dioses Aesir y Vanir.

Muchos de los nombres que aparecen para los enanos también dan crédito a la idea de que estaban estrechamente relacionados con los elfos. Algunos, como Alviss y Gandalfr, se refieren a los elfos, o alfar.

Si los enanos eran, de hecho, prácticamente indistinguibles de los elfos, ¿cómo llegaron a ser vistos como opuestos en obras posteriores?

Algunos historiadores creen que la distinción entre los tipos de elfos claros y oscuros no era una característica original de la mitología nórdica. En cambio, fue añadida por escritores posteriores que habían sido introducidos en los conceptos judeocristianos de ángeles y demonios.

Por ello, los elfos oscuros, o enanos, pasaron a considerarse alineados con el mal. Al vivir bajo tierra, sobre todo con las forjas calientes asociadas a la metalurgia, se les consideraba demoníacos en comparación con los elfos casi divinos.

Estas creencias persistieron en el folclore germánico, en el que ya no se adoraba a los dioses, pero sí a otros aspectos de la cosmovisión pagana.

Algunos folcloristas creen que los enanos llegaron a ser vistos como un tipo de ser inferior. Esto se tradujo en que eran físicamente inferiores, lo que dio lugar a su característica estatura reducida.

Los elfos también eran vistos como seres inferiores físicamente. Aunque los elfos reales volvieron a entrar en el imaginario popular con El Señor de los Anillos de Tolkien, en muchos países se les consideraba tradicionalmente como diminutos duendecillos y no como seres semidivinos.

La visión moderna de los enanos está muy influenciada tanto por el folclore como por la ficción fantástica moderna.

En El Señor de los Anillos, Tolkien da a muchos de los enanos nombres tomados directamente de las Eddas nórdicas. Inspirándose en gran medida en estas obras, sus publicaciones también incluían obras de arte y detalles culturales que destacaban la conexión con la mitología nórdica.

Sin embargo, aunque sus trabajos de metal y sus nombres eran nórdicos, algunos detalles estaban más en consonancia con el folclore germánico posterior. Los enanos de Tolkien eran bajitos y fornidos, con barbas espesas y a menudo con ademanes rudos.

Esta combinación de rasgos marcó la pauta de cómo se representa a los enanos en los medios de comunicación modernos. Los diseños angulosos de inspiración nórdica y los nombres que suenan a germánicos siguen siendo habituales.

Algunos escritores modernos han desafiado la visión establecida de los enanos. En American Gods, de Neil Gaiman, por ejemplo, el enano Alviss aparece como un personaje que sorprende al protagonista por ser más alto que el hombre medio.

En general, sin embargo, gran parte de la visión moderna de los enanos está influenciada por la combinación de Tolkien del folclore popular y las leyendas nórdicas. Aunque algunos aspectos de estas representaciones son fieles a los antiguos mitos, es probable que los nórdicos pensaran en los enanos como algo más parecido a los elfos de lo que el público moderno esperaría.

Resumen de los enanos en la mitología nórdica

Los enanos eran una raza humanoide mencionada en las leyendas de muchas culturas germánicas. Son más conocidos por los mitos y sagas nórdicos, donde se les llamaba dvergr.

Mientras que los lectores modernos tienen nociones preconcebidas de lo que eran los enanos, las fuentes nórdicas están menos de acuerdo.

Muchos de los enanos de las leyendas nórdicas eran conocidos por su inventiva y su habilidad en el trabajo del metal y otros oficios. Por lo demás, sin embargo, sus atributos no suelen coincidir.

Algunos enanos eran personajes villanos y malvados que parecían tener similitudes con los trolls. Otros eran más amistosos con los dioses, y se dice que al menos una hermosa diosa tenía un padre enano.

Los enanos nórdicos también vivían en Svartalfheim, «Hogar de los elfos oscuros». Esto ha proporcionado una pista importante a los estudiosos modernos de que los enanos nórdicos no eran del todo como nuestra idea moderna de ellos.

Los mitos nórdicos nunca mencionan que los enanos sean bajos o universalmente feos. A algunos se les atribuye incluso la función cosmológica de mantener en alto la cúpula del cielo, tarea que no es propia de una criatura de un metro de altura.

Las pistas que se dan en los textos nórdicos parecen indicar que los enanos se consideraban similares a los elfos, o incluso un subgrupo de esa raza. Su principal distinción no era su tamaño y apariencia, sino su comportamiento y el lugar donde vivían.

La idea de los elfos oscuros y claros puede haber surgido de escritores que estaban familiarizados con las nociones cristianas de ángeles y demonios. Estos escritores demonizaban a los enanos, mientras que los elfos eran vistos como personajes de bondad.

El folclore posterior continuó esta evolución. Considerados como seres menores o inferiores, los enanos acabaron siendo considerados físicamente más pequeños y menos atractivos.

La fantasía moderna, inspirada en las obras de J.R.R. Tolkien, sigue vinculando a los enanos con sus raíces nórdicas a través de su cultura imaginada y su conexión con la herrería.

Sin embargo, su aspecto físico, la característica más identificable en muchas representaciones, está más influenciado por el folclore alemán que por la mitología nórdica.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular