Descifran cómo las glaciaciones del Pleistoceno determinan la distribución de especies en Europa

carabus
Carabus Hispanus. Crédito: Sigus en Wikipedia

Un grupo de investigadores, en el que colaboran el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y la Universidad de Alcalá, ha analizado cómo las glaciaciones que se produjeron durante el Pleistoceno (hace entre 2 millones y 21.000 años) influyeron en la distribución de las especies.

En concreto, han trabajado con el género de coleópteros Carabus y han comprobado que las glaciaciones provocaron la mezcla de especies de distintos linajes y una distribución basada en las respuestas al clima en el norte y los accidentes geográficos en el sur.

Esta investigación, que podría extrapolarse a otros grupos de especies, revela cómo afectan los cambios del clima a la distribución de los animales.

El género Carabus, un grupo de escarabajos forestales que vive principalmente en el humus y depreda a otras especies animales como nematodos, lombrices u otros insectos, está compuesto por más de 1000 especies, de las cuales alrededor de 130 habitan el continente europeo.

La investigación se ha basado en entender los procesos que generan los conjuntos de especies que habitan las diferentes regiones europeas. Los autores han encontrado que hay una diferencia muy marcada entre el norte y el sur.

Según afirman, la separación es muy clara justamente en la zona donde llegó el límite de los hielos durante la última glaciación, que además coincide con el área de distribución de los bosques centroeuropeos de hoja caduca en los que las especies de este grupo tienen una gran diversidad.

El efecto más destacado de las glaciaciones es que producen que las especies de diferentes linajes evolutivos se mezclen, afirman los autores. Al analizar las relaciones de parentesco entre las especies han comprobado que solo algunos linajes recientes se encuentran en las mismas regiones.

Esto evidencia que la configuración actual de especies se originó a raíz de las glaciaciones, lo que se traduce en la pérdida del carácter endémico de los linajes más antiguos.

Otra de las conclusiones a las que ha llegado el grupo de investigadores es que la distribución de los grupos de especies en el sur se basa en barreras geográficas mientras en el norte los grupos se distribuyen según sus requerimientos climáticos.

Esto les hace pensar que las especies del norte de Europa son colonizadoras recientes.

Bibliografía:

Calatayud, J., Rodríguez, M.A., Molina-Venegas, R. Leo, M., Horreo, J.L. y Hortal, J. (2019). “Pleistocene climate change and the formation of regional species pools“. Proceedings of the Royal Society B, 20190291. http://dx.doi.org/10.1098/rspb.2019.0291.