El camino hacia la Emancipación de Estados Unidos

El nacimiento de los Estados Unidos de América pivotó en relación a las Trece Colonias fundadas en los siglos XVI y XVII y sus respectivas capitales: Nuevo Hampshire, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia.

Benjamin Franklin como bombero

La emancipación de estos territorios se puede dividir en dos partes. La primera es la época peticionaria, momento no rupturista y a ojos de la metrópoli constitucionalista. Se quiere hacer comprender a la metrópoli que se deben retirar los impuestos y las leyes que gravan productos necesarios.

En este contexto se envían agentes coloniales a la metrópoli destacándose a Benjamin Franklin, quien se convierte en una figura clave para la idiosincrasia americana. Entre 1764 y 1765 se decidió continuar con las leyes impositivas: no se podían comprar tierras a los colonos, tampoco podría haber moneda propia en las colonias y los ciudadanos americanos pagaban una fuerza de 10.000 soldados británicos en el territorio.

La metrópoli hace cumplir con las leyes impositivas: todo lo que los colonos exporten e importen debe pagar un impuesto en Inglaterra. La carga fiscal va en aumento y se incluye un impuesto sobre el timbre. Se debía pagar un arancel en relación a cualquier documento legal que se publicase. Este hecho generó un gran descontento y crispación.

En este contexto, aparecen una serie de agentes coloniales que viajan a la metrópoli para explicitar que estaban de acuerdo en pagar estos impuestos a cambio de representación en la cámara inglesa. La respuesta del parlamento fue contraria.

El excedente de té y el “Motín del té” de Boston.

Así nos encontramos con uno de los puntos claves de la Revolución Americana: en 1773 hubo un excedente de té, la compañía de las indias orientales obligó a las colonias a comprar a menor precio dejando fuera a empresarios e intermediarios coloniales.

motin del te
Motín del té de Boston, 1773.

La rebelión de los colonos en el puerto de Boston nació como consecuencia de la aprobación por Gran Bretaña en 1773 del Acta del Té, que, gravando la importación de distintos productos, beneficiaba a la Compañía Británica de las Indias Orientales.

Como protesta lanzaron el té al mar, los ciudadanos de la ciudad se amotinaron y arrojaron 45 toneladas del preciado producto. El valor aproximado que se arrojó sobre las aguas se tasa en unas 10.000 libras. Este acto es conocido como el Motín del té de Boston. Tas este acto se castigó a la ciudad con la prohibición de elecciones locales y económicas. Unas leyes que fueron consideradas como “intolerables“.

Existen dos vías ideológicas hegemónicas. Una es la moderada, en manos de la burguesía y abogados. Este colectivo tiene intereses económicos y no le importó que los primeros pasos fueran de negociación, enviando a personas a la metrópoli para intentar dialogar.

La segunda es más democratizadora, quería que el pueblo tuviese representación en el futuro congreso estadounidense. De estas dos vías triunfará la primera, será una revolución burguesa. No conducirá a un cambio social radical.

Debido a estos ataques a las colonias se propició el fin de la época peticionaria. Los agentes coloniales, entre ellos Benjamin Franklin, viajaron por las colonias para unirlas. Nace así el primer congreso continental en Filadelfia el 5 de septiembre de 1774. Se formuló la primera oposición a Inglaterra y se formaron las primeras unidades de patriotas americanos que velaban por los intereses de las colonias británicas asentadas en la zona del norte.

Estos sucesos generaron un punto de no retorno en relación al Reino de Gran Bretaña y las Trece Colonias en la Norteamérica británica. En cada colonia existía un modelo diferente de la apropiación de la tierra y la conceptualización de la propiedad privada.

Por un lado encontramos las colonias que tuvieron una economía especializada, con grandes plantaciones de tabaco o algodón (Virginia, Carolina o las colonias del sur) y por otra un sistema económico más diversificado (poblaciones del norte).

Las colonias de la costa se dedican a una economía productiva que abastece a las del interior. Las colonias del sur se unirán económicamente para mediar en relación a una bajada de impuestos.

Por otra parte, cada territorio disponía de diversos modelos de trabajo, el autónomo o pionero que ha creado su propio negocio, la célula relativa al hogar y por último tenemos el trabajo colectivo de comunidades puritanas que venían del continente o las islas huyendo de la revolución inglesa.

También existe un modelo económico basado en las plantaciones de algodón y tabaco ocupadas por poblaciones privadas de libertad.

George Washington y su papel en la Independencia de Estados Unidos.

retrato washington
Retrato de George Washington.

George Washington, uno de los personajes claves de todo este proceso, no ostentará el mando de todas las tropas hasta 1775 para hacer frente a la Corona Británica. Se trata de un personaje poliédrico y meticuloso, tenía incluso un diario detallado de sus victorias y pérdidas en las cartas, muestra de su papel como estratega.

Es un elemento clave para contextualizar este periodo, ya que fue la primera figura pública que ostentó un papel determinante como cabeza visible de los Estados Unidos. A partir de este año Benjamín Franklin llegará a París como embajador, donde se encontrará con Voltaire.

Washington es considerado uno de los fundadores de los Estados Unidos junto con John Adams, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, Thomas Jefferson y James Madison. Bajo sus órdenes encontramos en 1776  la Batalla de Trenton, en 1777 se produce la de Princeton, y el 7 de octubre de 1777 se combatirá en Nueva York.

Es una de las batallas más importantes, el ejército patriota será cada vez más parecido a un ejército. Además Washington establecerá el cuartel general en Valley Force. En diciembre del año 1778 en Georgia se producirá la Batalla de Savannah, los ingleses perderán el puerto de la ciudad, el asedio de los americanos durará un año hasta que vuelva a ser americano. 1779 destaca sobre todo la figura de Lafayette.

washington cruzando el delaware
“Washington Crossing the Delaware” (1776). Crédito: Emanuel Leutze – The Metropolitan Museum of Art.

El sitio de Charlestown, 10 de abril de 1780, se saldará con victoria americana. El 3 de septiembre de 1783 se firmará el tratado de París con Benjamin Franklin. Entre 1783 y 1787 encontramos el período de consolidación de los Estados Unidos y en 1787 se redactará la constitución americana. En 1787 presidió la Convención de Filadelfia y en 1789 ganó las elecciones.

El 4 de julio de 1776 se proclamará la Independencia de los Estados Unidos. Para finalizar cabe destacar que la libertad de prensa y la ilustración son puntos fundamentales en el seno de la Revolución Americana y en su posterior constitución.

En 1783 se firma la Paz de Versalles y reconocen los Estados Unidos hasta el río Misisipi, aunque todavía habrá algunos foco de conflicto. Durante estos años se empezará a debatir sobre la constitución americana, se teoriza sobre el hombre de bien y cómo debe ser el hombre americano.

También se respetan las peculiaridades de la Constitución, y se dejará abierta para introducir nuevas enmiendas. Entre 1787 y 1791 se introdujeron nuevos elementos que no estaban en la constitución: cada estado tiene sus derechos y normas, y todos aquellos poderes que están en la constitución quedan reservados a cada estado. En toda la historia contemporánea de los Estados Unidos sólo ha habido 27 enmiendas: la primera en 1863 y la última en 1992.

La Revolución Americana y todo su contexto adyacente explicita de manera clara como la Ilustración y los principios teóricos de progreso impulsados por mentes pensantes que supieron plasmar de manera inequívoca el devenir de los tiempos.

Hombres como Francis Bacon, John Locke, David Hume o Adam Smith. Bajo los principios de la Ilustración se intentará plasmar una visión basada en la ciencia y la racionalidad que marcará el devenir del contexto futuro y que también marcará de manera inequívoca las bases de la Revolución Francesa y su avance en el subconsciente colectivo de la población progresista.

Imagen: Flickr

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

more recommended stories