El estallido de la Revolución de 1848 en Francia

revolucion paris 1848
Revolución de 1848 en Francia

Como ya pasó en julio de 1830, París se convirtió en el epicentro revolucionario de Europa en febrero de 1848. Fueron unos hechos muy sencillos que dieron una enorme amplitud a los otros movimientos liberales de Europa.

Tras la Revolución de Julio, los franceses tenían una monarquía burguesa que se regía bajo una nueva Carta establecida en 1830. Era una normativa mucho más liberal, que ampliaba el régimen electoral y suprimía el carácter hereditario de los Pares. Los ideales fundamentales de este nuevo gobierno eran el mantenimiento del orden interno, la atención preferente a la economía, el desinterés por los problemas sociales y la búsqueda de la paz y del entendimiento con el exterior. Fue un periodo en el que la burguesía era la más beneficiada de toda esta política.

El parlamento francés estaba dividido en numerosos partidos. Por un lado, los conservadores y los liberales, que apoyaban la solución monárquica. Por otro, los legitimistas, los republicanos y los bonapartistas, que tenían como líder a Luis Napoleón.

Pero lo que realmente dio rienda suelta a las revueltas fue una campaña propagandística por parte de los opositores a la monarquía burguesa. Entre el 8 de julio y el 25 de diciembre de 1847, se celebraron 70 banquetes en toda Francia por los radicales y los demócratas para pedir la libertad de reunión y de expresión, así como una reforma electoral que erradicase el sufragio censitario en favor del sufragio universal. Los organizadores idearon un nuevo banquete para el 22 de febrero, pero el primer ministro Guizot lo prohibió. Desde el diario republicano Le National, Armand Marrast hizo un llamamiento a la ciudadanía para que salieran a la calle a protestar por estas vulneraciones de la libertad.

Este manifiesto fue clave para las movilizaciones que se produjeron en la Plaza de la Concordia, donde se pedían más reformas. El 23 de febrero, las manifestaciones continuaron, pero en esta ocasión tuvieron un componente más radical. Se levantaron barricadas por todo París y la Guardia Nacional se unió a los exaltados. El monarca, temiendo una gran revuelta, optó por apartar a Guizot. No obstante, era demasiado tarde. La tropa había disparado y herido a cincuenta personas, entre las que había dos mujeres. La Revolución de 1848 estaba en marcha.

Poco a poco fueron cayendo todas los fuertes monárquicos. Luis Felipe tenía intención de abdicar en su nieto, pero la presión popular hizo que adoptase la fórmula republicana. Así, el 25 de febrero de 1848 se proclamó la II República Francesa y se encendió la mecha revolucionaria del resto de países europeos, siendo el comienzo de una época de cambios generalizados por todo el continente.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

more recommended stories