El Papa Celestino V no fue asesinado

Pietro Angeleri di Murrone nacio en Molise, una región del norte de Italia que ingresó en la orden benedictina como monje en 1232, en el monasterio de Santa María in Faifoli. Desde un principio se mostró afín a la purificación de su espíritu por medio de la privación de los placeres materiales y la abstinencia.

papa celestino v

En 1239 decidió hacerse ermitaño, y situó su vivienda en una cueva del monte Morrone, donde se mantuvo durante 5 años completamente aislado del mundo.

Posteriormente se trasladó a otra cueva en una montaña de la región de Abruzos, donde fundó junto a dos compañeros, la orden de los Celestinos en 1244.

En aquella época existió en la iglesia católica un vacío papal al no haber consenso de quién debía ocupar la silla de San Pedro. Tras arduas deliberaciones decidieron que la persona más indicada para acceder al puesto era Pietro Angeleri, que fue coronado en la ciudad de L´Aquila. Trató de huir de su fatal destino, pero no le fue posible, ya que al monte acudieron cerca de 200.000 personas tras enterarse de su nombramiento. No quiso trasladarse a Roma, como era la tradición papal, e instaló su sede en Nápoles.

Se vino a denominar Celestino V, pero su pontificado fue muy breve. Tras cinco meses decidió que no estaba preparado para ejercer de Papa y deseaba volver a su vida ermitaña anterior. Consultando con un experto en derecho canónico su renuncia, decidió que la única manera consistía en crear una ley que le permitiera abdicar. Así lo hizo. Su puesto fue rápidamente ocupado por el cardenal Benedicto Caetani, que cogió el nombre de Bonifacio VIII.

El nuevo papa decidió trasladarse a Roma, pero su deseo era que Celestino le acompañara, ya que temía que sus enemigos se revelaran ante su ascenso. Tras la negativa de Celestino y su fallido intento de escapar al monte Morrone, fue detenido y encarcelado en el Castillo de Fumone. Mal vivió en su zulo durante diez meses, hasta su muerte.

Hasta hace poco, se creía que Celestino había sido asesinado con un clavo en la cabeza, ya que su cráneo presenta un agujero cuadrado en la parte frontal. Pero estudios recientes han demostrado que esa herida le fue conferida al esqueleto años después, cuando ya no había piel de por medio. Por tanto, debió realizar la hendidura alguno de los ladrones que han profanado sus restos a lo largo de la historia, que han sido muchos.

Uno de los motivos que posiblemente llevaron a la perforación del cráneo fue que quedara escrito en la historia que este hombre fue asesinado, y no falleció por muerte natural. Lo que es evidente es que su muerte fue inducida por Bonifacio, por las condiciones infrahumanas a las que le sometió durante su confinamiento.

Casi graduada en Publicidad y RRPP. Empezó a gustarme la historia en 2º de Bachillerato gracias a un profesor muy bueno que nos hizo ver que tenemos que conocer nuestro pasado para saber hacia dónde nos lleva el futuro. Desde entonces no he tenido oportunidad de indagar más en todo lo que nuestra historia nos ofrece, pero ahora puedo retomar esa inquietud y compartirla con vosotros.

more recommended stories