Excavaciones en Chipre quieren esclarecer la vida de los primeros cristianos

Arqueólogos de EEUU y Chipre, esperan poder conocer más sobre la vida de los primeros cristianos de Chipre tras los hallazgos realizados en el yacimiento de Kouron.

Un equipo de arqueólogos de un seminario teológico de Texas y la Universidad de Chipre esperan ser capaces de revelar la vida cotidiana de los primeros cristianos que habitaron en Chipre gracias a una nueva excavación en Kourion (Curium), una antigua ciudad que fue destruida por una serie de terremotos alrededor del año 365.

El líder del equipo, el profesor Thomas Davis, espera que las excavaciones revelen la existencia de la primera “casa-iglesia” de la isla. Se trataría de una casa privada donde los primeros creyentes se reunían para rezar, ya que el miedo el miedo a la persecución impedía que construyesen iglesias. “Estamos tratando de investigar la vida de la gente común, algo que, en realidad, no se ha estudiado en la arqueología chipriota “, comenta.

Excavación en Kouron, Chipre

Los arqueólogos creen que hasta 10.000 personas llegaron a vivir en Kourion. La ciudad está situada en una zona cargada de historia, sobre todo romana. Sus famosos restos incluyen un gran teatro, un mercado, baños públicos y mosaicos. Muy cerca se encuentra el Santuario de Apolo Ylatis.

Tras tres días de excavaciones de aproximadamente 20 centímetros de profundidad, el equipo ha descubierto lo que podría ser la pared de una casa. Pero las intenciones de Davis y de su equipo son las de llegar hasta los dos metros de profundidad: “En la actualidad hemos abierto un área de 27 metros cuadrados, que se ampliará hasta cerca de 70 metros cuadrados. Hemos encontrado lo que creemos que podría ser la pared de una casa. Está pegada, lo que significa que no es algo exclusivamente utilitario. La pared se ha suavizado muy bien, vamos a ver con más investigaciones”.

Davis también afirma que antes de los terremotos de entre 365 y 370 d.C., los templos paganos en Kourion seguían activos y no había iglesias cristianas. Aunque la historia del cristianismo en Chipre se remonta a la histórica visita de San Pablo y Bernabé alrededor del 45 d.C. y el procónsul Paphos se convertiría en el primer gobernador oficial romano en abrazar la religión, la difusión del cristianismo en Chipre fue bastante irregular al principio.

El investigador piensa que los terremotos provocaron un cambio en esa mentalidad: “Este cambio es evidente en las vidas de la gente común. En los escombros del terremoto de hace 25 años, se encontró un anillo de Christian con un símbolo Chi-Rho, el monograma de Cristo. También hemos encontrado lámparas cristianas. Estas personas eran parcialmente paganas y algunos eran cristianos”.

El profesor señala que los mosaicos de Kato Paphos son “hermosos y bien conocidos”, pero añade que su equipo está buscando los restos de personas que vivían una vida normal: “No estamos intentando encontrar pruebas de la élite, sino de la gente como nosotros. Las personas que trataban de salir adelante y se vieron afectadas por el terremoto del año 365. Estamos tratando de capturar ese momento y ver lo que era. Fue un momento importante en el tiempo”.

El equipo de investigación ya ha encontrado fragmentos de Tessera (piezas de mosaicos), una cantidad considerable de cerámica, algunos vidrios y piedras de base. Sin embargo, todavía no han podido localizar ningún artículo de metal. La cerámica encaja con el tipo de ventanas que había durante los terremotos, por lo que puede pertenecer a un periodo de tiempo que abarca desde el siglo III hasta el siglo V. Las pruebas que harían posible tener datos precisos sobre la época de los restos, serían las monedas de la época, pero no han encontrado ningunas.

Davis también espera dar con artefactos de vidrio y metal, así como lámparas, cuadros, platos de cerámica, tinajas de almacenamiento y utensilios de cocina utilizados en la vida cotidiana: “Queremos encontrar más de este tipo de cosas para ver el cambio y descubrir a estas familias: quiénes son y cómo expresaron su nueva fe. Queremos ver cómo el cristianismo empezó a crecer y a expandirse”.

El profesor fue contratado por el Departamento de Antigüedades el año pasado para llevar a cabo la excavación actual y se le concedió un permiso por parte del gobierno sobre el área específica de la excavación.

Trey Thames, un miembro del equipo arqueológico y estudiante de doctorado de Davis, explica los pasos que se realizan para un sitio de excavación: “Primero tenemos que limpiar el terreno de todos los arbustos y malas hierbas para que la superficie sea claramente visible. Esto nos ayuda a hacer una inspección visual. Después marcamos nuestra área de la rejilla y empezamos a cavar unos 10 centímetros más o menos hacia abajo”.

El estudiante prosigue: “Empezamos a cavar y a sacar la tierra poco a poco. Una vez que llegamos a una zona donde pensamos que vamos a encontrar algo, dejamos de utilizar las grandes palas y comenzamos a utilizar las de mano. Hay que ir muy despacio y limpiar en busca de pequeños objetos que puedan perderse cuando se está quitando la suciedad. Es emocionante”.

A veces también utilizan una paleta plana de albañil con un borde afilado, que permite a los arqueólogos seguir una superficie sintiéndola. Esto es especialmente útil a plena luz del sol, como al que está expuesto el equipo en Chipre, que impide ver con claridad.

Excavaciones en Chipre quieren esclarecer la vida de los primeros cristianos
Puntúa este artículo

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados