InicioMitologíaFujin el dios del viento en la mitología japonesa

Fujin el dios del viento en la mitología japonesa

El demoníaco dios japonés del viento es a la vez una amenaza y un protector de la nación insular. Sin embargo, este conocido dios recorrió miles de kilómetros antes de convertirse en un icono en Japón.

- Advertisement -

Fujin es el dios japonés del viento. Representado como un oni, o espíritu malévolo, causa una gran destrucción cuando está emparejado con su hermano, el dios de la tormenta Raijin.

Sin embargo, Fujin no es un personaje totalmente negativo. A pesar de su aspecto monstruoso y su temible reputación, también puede ser responsable de los vientos tranquilos que refrescan en verano y envían a los barcos a través del mar.

Incluso en su aspecto más malévolo, los japoneses han encontrado razones para apreciar al dios del viento. Cuando él y Raijin volvieron sus poderes contra una fuerza enemiga, se convirtieron en los salvadores del pueblo japonés.

Sin embargo, a los espectadores occidentales les pueden sorprender las imágenes de Fujin. Esto no se debe a que parezcan inusuales, sino a que son familiares para cualquiera que haya visto el arte griego y romano.

Aunque separados por miles de kilómetros, el dios japonés del viento tiene un vínculo directo con el dios griego que comparte su iconografía.

Fujin y los dioses de la tormenta

Como dios del viento, Fujin puede considerarse tanto una fuerza positiva como negativa.

El viento suele ser refrescante, sobre todo en un día caluroso. Trae las tormentas de lluvia que fertilizan los cultivos y es vital para los barcos en el mar.

Aunque Fujin también puede ser destructivo. Si sopla demasiado fuerte, puede derribar árboles, dañar edificios y provocar terribles tormentas.

Debido a esta posibilidad de destrucción, Fujin suele ser descrito como un oni, o espíritu demoníaco.

Su imagen lo refleja. Suele aparecer con la piel verde y los ojos saltones, lo que acentúa su rostro monstruoso.

Biografía de Fujin

Por sí solo, Fjuin suele ser bien recibido. Sin embargo, cuando está emparejado con su hermano Raijin, es una fuerza aterradora.

Ambos son hijos de Izanami, la diosa madre primordial. Sin embargo, a diferencia de sus hijos más benévolos, nacieron después de su muerte.

Tras la muerte de Izanami, su marido, Izanagi, viajó al inframundo para intentar traerla de vuelta. Sin embargo, cuando la vio convertida en un cadáver putrefacto, ella envió una legión de demonios a perseguirlo.

Mientras Izanagi lograba escapar, algunos de los demonios de su esposa se escabulleron al mundo detrás de él. Dos de ellos eran Fujin y Raijin.

Raijin es el más destructivo y terrible de los dos. Es el dios del trueno, las tormentas y los rayos.

Fujin es más suave, pero a menudo se ve empujado a la destrucción en presencia de su hermano. Cuando está emparejado con Raijin, el viento de Fujin puede ser tan dañino como el trueno o el rayo.

Fujin siempre está en movimiento. Nunca está quieto y parece estar en todas partes a la vez.

Fujin en el arte y la historia

Las imágenes de Fujin en el arte muestran su capacidad de moverse constantemente en cualquier dirección. Cada una de sus manos tiene cuatro dedos que apuntan en diferentes direcciones correspondientes a los puntos cardinales, lo que simboliza su habilidad para moverse donde quiera.

Aunque a menudo se teme a Fujin y Raijin, también se les atribuye haber salvado a Japón de una invasión.

La invasión mongola

Cuando el emperador mongol de China intentó invadir Japón en 1274, su ejército parecía imparable. Sin embargo, una repentina tormenta destruyó gran parte de su flota y empujó al resto de vuelta a las costas de China.

Aunque los japoneses celebraron esta estrecha huida, sabían que el Emperador no se dejaría vencer por una simple tormenta. Pasaron los siguientes años reforzando sus defensas en preparación para otro ataque.

El ataque se produjo en 1281, después de que los japoneses mataran a muchos de los diplomáticos chinos que habían exigido su rendición. Aunque habían intentado fortificar la costa, no estaban preparados para el tamaño de la fuerza invasora.

Las fuentes afirman que la flota enviada por los mongoles era la mayor fuerza naval de la historia. Decenas de miles de soldados navegaron hacia Japón, incluyendo muchos campesinos chinos y coreanos reclutados.

Sin embargo, mientras el ejército desembarcaba, se produjo un tifón. La tormenta duró dos días y destruyó prácticamente toda la flota, dejando al ejército varado para que se ahogara o muriera a manos de las tropas japonesas.

Los mongoles decidieron que Japón era demasiado arriesgado para invadirlo. No enviaron otra flota.

A Raijin y Fujin se les atribuye haber salvado al país de la destrucción y la ocupación. Si bien sus tifones podían ser mortales, también podían ser la defensa más grata de Japón contra las amenazas externas.

Fujin desde el punto de vista de la Historia

Sin embargo, para muchos estudiosos, más interesante que la historia de la flota mongola es la forma en que Fujin es representado en el arte.

Además de su piel verde o negra y sus contorsionados rasgos faciales, el dios del viento tiene muchos otros atributos identificativos.

fujin dios viento mitologia japonesa
Fujin. Crédito: Depositphotos.

Lleva una gran bolsa que contiene todo su viento. La sujeta con ambas manos para que forme un arco sobre su cabeza.

Fujin suele montar en una nube. Su color cambia dependiendo de si actúa de forma benévola o demoníaca: blanco para un viento ligero y gris para una tormenta.

Esta imagen es familiar para muchos espectadores occidentales, incluso si no están familiarizados con el arte japonés. Con la excepción del color de su piel, Fujin es casi idéntico al dios griego del viento Boreas.

A menudo se piensa que las culturas de Europa y Asia Oriental están completamente separadas entre sí. Según la opinión generalizada, se desarrollaron de forma independiente y prácticamente no tuvieron ningún intercambio significativo de ideas hasta tiempos relativamente recientes.

Sin embargo, la imaginería del Fujin pone en tela de juicio esta suposición popular. Es demasiado similar a la iconografía grecorromana como para haberse desarrollado por casualidad.

De hecho, los historiadores pueden rastrear claramente el modo en que el dios del viento griego fue importado a Japón. Aunque no fue una ruta directa, sigue otros intercambios conocidos en el mundo antiguo.

Aunque la cultura griega se centró en gran medida en el Mediterráneo durante gran parte de su historia antigua, tuvo una presencia significativa en Oriente Próximo. Con base en las ciudades coloniales de la actual Turquía, los comerciantes griegos se adentraron en el interior en busca de nuevos mercados.

Con el tiempo, los ejércitos griegos siguieron su ejemplo. Alejandro Magno cambiaría el alcance de la cultura griega cuando condujo sus tropas a lo que hoy es Afganistán, Pakistán y el noroeste de la India.

Aunque el expansivo imperio de Alejandro no perduraría tras su muerte, sí lo haría la interacción griega con el subcontinente indio.

Los generales macedonios seguirían controlando partes de la región durante la siguiente década. Cuando se retiraron, dejaron atrás rutas comerciales que continuaron el contacto entre las culturas.

En Oriente creció una nueva tradición en la que los dioses griegos recién introducidos se incorporaron a la tradición budista local. En Bactria, lo que hoy es Afganistán y el norte de Pakistán, personajes como Heracles solían aparecer junto a los dioses budistas.

Boreas, el dios del viento, fue uno de los dioses introducidos en Asia central y meridional en esta época.

Bactria controlaba las principales rutas comerciales hacia la India, no sólo desde Oriente Próximo, sino también desde China. Los mercaderes chinos de Oriente llevaron las creencias budistas a su tierra natal junto con el dinero y los bienes comerciales.

Los budistas chinos adoptaron la imaginería de los nuevos dioses bactrianos. La imagen de Boreas se incorporó a los dioses del viento locales.

De China, esta imagen pasó fácilmente al budismo japonés. Aunque a Fujin se le dieron las marcas de un oni con su piel oscura y su rostro demoníaco, mantuvo la bolsa de viento, el asiento de nubes y la pose reconocible de Boreas.

Como las religiones japonesas eran frecuentemente sincréticas, es decir, combinaban y compartían ideas y leyendas, Fujin no se limitó al budismo. En poco tiempo, su nueva imaginería se incorporó también al sintoísmo.

En el transcurso de unos cientos de años o menos, la imagen de un dios griego viajó miles de kilómetros hasta una cultura no relacionada y se incorporó a la creencia popular japonesa como oni del viento.

- Advertisement -

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Suscríbete a nuestra Newsletter

Regístrate para estar al día de nuestras últimas noticias y artículos.