La mortalidad europea podría haber sido menor después de la Peste Negra que antes de ésta

peste negra

La Peste Negra, que azotó el continente europeo a mediados del siglo XIV, fue una epidemia como ninguna otra en la historia. Muchas regiones perdieron más de la mitad de su población en un período de tres o cuatro años. Esto ha llevado a muchos epidemiólogos a preguntarse cuáles fueron sus efectos en la salud pública a largo plazo.

Sharon DeWitte, de la Universidad de Carolina del Sur, considera que las décadas posteriores a la Peste Negra llevaron a una mejora notable de la salud pública. Esto es, no sólo representaron una mejora enorme respecto al propio período de la epidemia (como sería de esperar), sino que también mostraban una diferencia positiva respecto al período previo.


Centrándose en los registros de Londres, la investigadora descubrió que las muertes después de la Peste Negra por lo general eran de edad más avanzada. Esto es, la esperanza de vida era considerablemente mayor. Aunque el mecanismo exacto no está claro, se sabe que aspectos como la dieta mejoraron de forma muy notable en la segunda mitad del siglo XIV.

El estudio de DeWitte ha sido publicado en la revista de acceso abierto PLOS ONE, con el nombre Mortality risk and survival in the aftermath of the Black Death.

Vía Crossrail

more recommended stories