La Operación Market-Garden

La operación militar aerotransportada más grande que la historia moderna ha conocido: Market-Garden, durante la Segunda Guerra Mundial.

En esta ocasión vamos a hablar brevemente nada más y nada menos que de la operación militar aerotransportada más grande que la historia moderna ha conocido: Market-Garden. Nos encontramos en septiembre de 1944, en plena II Guerra Mundial. El rápido e inesperado avance aliado de Eisenhower tras el desembarco en Europa se ha detenido debido a problemas de suministro. Mientras esto sucede, el general Montgomery, alentado por las recientes victorias e imaginando un enemigo moralmente abatido y en retirada, piensa en asestar un golpe que remate a la moribunda Germania.

Paracaidistas sobre Holanda en la operación Market Garden

Apoyado por otros mandos militares, idea un plan para saltar tras las líneas enemigas y tomar Holanda en una masiva operación de las fuerzas aerotransportadas aliadas. El objetivo principal de la operación eran los puentes holandeses, los puntos clave para la movilización del eje. Mientras dichos puentes fueran retenidos por los paracaidistas, las tropas blindadas británicas irían uniéndolos hasta la ciudad de Arnhem, tras lo cual los aliados tendrían paso libre hacia el Este para llegar a la zona industrial del Ruhr, asestando un golpe definitivo a Alemania y acabando la guerra ese mismo año.

Una operación con preparativos y efectivos de la escala del desembarco en Francia en la que participaban paracaidistas de Inglaterra, Estados Unidos, Irlanda, Canadá y Polonia, y la fuerza principal blindada la componían los británicos con la mayoría del 2º Ejército al mando de Brian Horrocks.

La operación estaba apoyada por casi 9000 ingenieros previendo la posible destrucción de los puentes necesarios para que el XXX cuerpo británico llegara a Arnhem. Los medios aéreos eran aún más impresionantes: unos 2500 aviones entre cazas y transportes, 500 planeadores y los 1500 bombarderos que arrasaron las defensas antiaéreas los días anteriores al ataque.

Esta combinación de 2 operaciones en 1 (Market: Fuerzas Aerotransportadas y Garden: Fuerzas Blindadas) resultó en la mayor derrota aliada en el escenario bélico europeo, alargando la derrota alemana casi 1 año más.

Aviones sobre Gheel, en Bélgica, rumbo a Holanda

Las causas de la derrota parecen ser varias, aunque la inteligencia británica y sus erróneos informes sobre el estado de las fuerzas alemanas fueron decisivos, el mal clima para el apoyo de cazas y suministros aéreos tampoco ayudó (parece que apenas un 10% de los suministros alcanzaron sus objetivos).

Lo que iba a ser una operación de pocos días se convirtió en una semana terrorífica (del 17 al 25 de septiembre). En un inicio las fuerzas aliadas tomaron varios puentes holandeses al sur pero algunos de los principales más al norte, entre ellos el de Arnhem, fueron retomados y defendidos por un improvisado y efectivo plan alemán.

Las fuerzas blindadas aliadas veían ralentizado su avance y los paracaidistas británicos y polacos resistían solos un constante asedio alemán, pero con la cabeza de puente perdida sólo era cuestión de tiempo que los blindados alemanes recuperaran terreno.

Y así ocurrió, cuando se dio la orden de retirada la operación había costado ya muy cara. El saldo final de bajas aliadas se acerca a 10.000 entre americanos, británicos y polacos. Los alemanes contabilizaban más de 3000. El resultado de esta operación es un buen ejemplo de cómo una combinación de malas informaciones pueden desbaratar por completo un plan bien trazado.

Imágenes: Dominio Público

Artículos relacionados