Las antigüedades del naufragio de Kizilburun pertenecían al Templo de Apolo en Claros

Recientes investigaciones encontraron que las antigüedades que poseía el buque del naufragio de Kizilburun, pertenecían al Santuario de Apolo en la antigua ciudad griega de Claros.

Un grupo de investigadores han descubierto que las ilustraciones y los toneles y barriles encontrados por el arqueólogo submarinista Can Pulak en 1993 en el Mar Egeo, cerca de la ciudad de Çeşme (Turquía), serían originarios del Santuario de Apolo en Claros, antigua ciudad griega.

Cinco años de trabajos de conservación han puesto de manifiesto que el buque llamado “Prokenessos”, conocido como “el naufragio del Kizilburun” que se hundió durante una tormenta precisamente en esa región, era un buque de carga de los restos del templo de Apolo en la antigua ciudad de Claros, según expresó el director del Instituto de Investigación Submarina, Tuba Ekmekçi.

Extracción de las antigüedades del naufragio de Kizilburun

Alrededor de 16 arqueólogos de EEUU, Europa y Turquía han trabajado en los grandes barriles de mármol, los capiteles, las anclas, una lápida de mármol, una estatua de Hermes y ánforas, todas ellas en posesión del Museo de Arqueología Subacuática de Bodrum. Y que representan sólo la mitad de todo lo encontrado.

El naufragio fue descubierto durante una inmersión de Pulak y fue desenterrado en 2005 como resultado de una labor en conjunto entre el Ministerio de Cultura turco, el INA y la Universidad de Texas

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Artículos relacionados