Los monumentos megalíticos en Europa

Según los análisis arqueológicos, las funciones de los monumentos megalíticos en Europa son muy variadas. Estas contracciones son evidencia de las prácticas terrenales y simbólicas de los individuos en la sociedad. Sirven para describir el estilo de vida de los primeros agricultores. También hicieron las veces de lugar de reunión así como son muestra del entendimiento de la geometría.

monumento megalitico

Megalito proviene del griego y significa “piedra grande”, y hace referencia a una estructura pétrea colocada en la tierra que, en Europa, datan desde el 5.000 hasta el 500 a.C. Su significado también está conectado con el desarrollo de las comunidades agrícolas en el Neolítico, donde los individuos establecieron conceptos de territorialismo e identidad en la comunidad.

A medida que la sociedad avanza y se hizo más compleja, también lo hicieron los monumentos, por ello, estos son reflejo de la diferenciación de las clases altas de las bajas.

No se debe olvidar la utilidad simbólica y astronómica que alude a la conexión del hombre con el universo y lo espiritual.

Según el experto Gordon Childe estas construcciones sirven a los arqueólogos para medir el desarrollo de la complejidad de una comunidad de personas. Según él, el fenómeno megalítico en Europa es un reflejo de las bandas de misioneros que partieron hacia el norte para expandir la religión, lo que impulsó el desarrollo de las construcciones megalíticas por el Mediterráneo.

El nivel de sedentarismo de una sociedad es también una causa de este tipo de construcciones, ya que, según señala Renfrew (1981) son prueba de la idea de propiedad territorial que los pobladores de una región desarrollaron.  Se dio, pues, una organización comunal favorecida por la agricultura.

Por su parte, el nivel de esfuerzo y sofisticación a la hora de edificar estas construcciones megalíticas demuestra su importancia en la sociedad, hasta el punto de que llegan a emplearse como lugares de enterramiento para los ancestros, o para llevar a cabo los rituales y ceremonias.

En ocasiones, estas construcciones se han dividido en varias fases. Así, al principio de su construcción, eran estructuras simples y pequeñas, pero con el tiempo se ampliaron e hicieron más complejas. Asimismo contienen restos de objetos como cerámicas, armas o herramientas. El color y ciertas pinturas en estas construcciones también aportan simbología o describen la realidad de la sociedad. Paralelamente se emplean como observatorios astronómicos, como el caso de Stonehenge, uno de los más grandes en Europa.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Artículos relacionados