Reconstrucción del rostro de un individuo de hace 700 años

Arqueólogos mexicanos se disponen a reconstruir el rostro de un individuo de hace más de 700 años. El esqueleto pertenece a un hombre prehispánico hallado por el arqueólogo Roman Piña Chan en Michoacán hace 35 años.

La labor será realizada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y formará parte de un proyecto de conservación de los restos de un individuo perteneciente a la Cultura Occidental, hace siete siglos.

esqueleto prehispanico mexico

La restauradora Mainou, miembro de la Coordinación Nacional de la preservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) de la INAH, explicó que el esqueleto fue hallado en un campo de cereales en la región de Ario de Rayon, y fue trasladado al Museo Regional de Michoacán. La experta, añadió que debe retirar las capas de pegamento que cubren los restos del esqueleto. Por lo tanto, el esqueleto debe ser remineralizado y bioconsolidado para reforzar su resistencia, dureza y flexibilidad.

Según la especialista, se realizó una réplica del cráneo con el que la antropóloga forense Lilia Escorcial creará una aproximación facial del personaje. Más adelante, el artista visual Irwing Minero le aportará expresión. Mainou destacó que el principal objetivo de esta operación es obtener información acerca de este individuo que vivió en el Período Clásico Tardío (1300-1500 d.C.).

Antes de iniciar esta elaboración, es necesario tomar una copia y registro fotográfico de cada hueso para saber su posición exacta, lo cual nos indica el período y la región a la que pertenece el individuo”, remarcó la experta. Una vez realizado el registro visual, los especialistas colocan cada hueso en una posición anatómica.

Jorge Gómez, físico de la investigación, determina que el esqueleto pertenece a un hombre que murió a los 22 o 24 años, su constitución era delgada y medía aproximadamente un metro y medio de altura. Además, analizando el desarrollo de sus huesos, no estaba acostumbrado a realizar esfuerzo físico. Asimismo, gozaba de buena salud, por lo que fue muy probablemente sacrificado.

Los restauradores Arcadio Marín, Gabriela Mazon y Carlos Molina han participado en el proceso de preservación y conservación de estos restos hallados.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.