Inicio Arqueología América Revelan la bonanza comercial de Villahermosa en los siglos XVIII y XIX

Revelan la bonanza comercial de Villahermosa en los siglos XVIII y XIX

Vasija encontrada en Villahermosa. Crédito: INAH
Publicidad

El trajín comercial que experimentó, entre los siglos XVIII y XIX de la otrora Villa Carmona, luego bautizada como San Juan Bautista, hoy capital de esta entidad, quedó revelado a través de diversos materiales de época que fueron recuperados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), durante las obras de remodelación y adecuación del Malecón Carlos A. Madrazo.

Mediante un salvamento arqueológico, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Centro INAH Tabasco, ha acompañado estos trabajos de infraestructura pública, relativos a la renovación de sistemas de agua potable, repavimentación de calles, adecuación de andadores y cambio de mobiliario urbano, entre otros.

El coordinador de este proyecto, el arqueólogo José Luis Romero Rivera, comenta que esta intervención se debió a que el malecón se localiza en áreas cercanas al Centro Histórico de Villahermosa, lugar de fundación de la Villa Carmona, después llamado San Juan Bautista de Villahermosa.

Publicidad

Debido a la naturaleza de las obras, las excavaciones tuvieron profundidades que oscilaron entre los 2 y 3.50 metros; por ello, “hubo remoción de grandes cantidades de tierra, donde, siglos anteriores, eran playas y embarcaderos, puesto que existió un puerto fluvial de cierta relevancia en el sitio, ya que el río Grijalva tenía una extensión mayor a la que conocemos hoy”.

Menciona que la tercera y cuarta etapas de la remodelación del paseo, centradas en las inmediaciones del excine Sheba, resultaron las más prolíficas en cuanto a recuperación de materiales, principalmente de carácter histórico.

Al respecto, la arqueóloga responsable de los frentes de excavación en estos espacios, Ashanty Esmeralda Valle Balderas, refiere que el viejo local de cine fue inaugurado en 1964, por el exgobernador Carlos A. Madrazo, en el terreno que anteriormente ocupó el Hotel Palacio, el cual, por su cercanía al muelle, hospedaba a visitantes que arribaban en embarcaciones por el río Grijalva. Ese ir y venir de personas y mercancías se vio reflejado en las piezas halladas.

Además de localizar la sección de un acueducto hecho de ladrillos, aún en funcionamiento, en la calle 27 de Febrero, frente al excine se encontró un pequeño murete que conectaba a una serie de drenajes y que desembocaban a donde alguna vez estuvo el río.

Entre los materiales más abundantes están los cerámicos, de los que pudo inferirse la temporalidad a partir de las técnicas decorativas: por ejemplo, aquellos de calcografía, se emplearon entre 1787 e inicios del siglo XIX; los de estampados con figuras geométricas y flores son decimonónicos; en tanto que los sellos que se observan en los fondos de lo que fueron platos y tazas para café y té, señalan su fabricación diversa: inglesa, francesa y mexicana.

Botellas de la industria farmacéutica, como un jarabe para la tos o un tónico capilar para el crecimiento del pelo, y otras que contuvieron vino asturiano son testimonios de los hábitos de consumo de la antigua población de Villahermosa, cuyo poder adquisitivo también se deduce a partir de otros materiales, caso de las tejas fabricadas masivamente en Francia, más asequibles que los mosaicos.

Un centavo de cobre de 1917, balas sin huello de uso para armas largas y cortas (1887); clavos y tornillos corroídos, entre otros materiales, aluden al despunte comercial de Villahermosa en el siglo XIX, cuando se asentaron fábricas de ceras, cerillos, aceites y cerveza, por mencionar algunas, refiere la experta.

“Tabasco, al estar rodeado de agua, propició que Villahermosa contara con un puerto muy transitado en el pasado, permitiendo que embarcaciones de diferentes tamaños trajeran productos y que también los tabasqueños exportaran sus productos”, finaliza Valle Balderas.

Publicidad
FuenteINAH
Artículo anteriorDescubren una carretera del siglo XVIII en Alemania
Artículo siguienteHallan 29 nuevos geoglifos en Perú
Nací en Mérida, un estado andino de Venezuela pero me crié en Caracas la ciudad donde crecí, observando el Ávila y haciéndome las preguntas más importantes sobre la vida, la sociedad y el universo, rodeado de árboles y el sabor agridulce de toda gran ciudad. En el trayecto de mi vida, conocí las calles y sus gentes, las cuales me ayudaron a formarme un mejor criterio de la existencia humana y las ciencias sociales, para luego estudiar en la Universidad Central de Venezuela, donde me he formado como historiador y pensador social. La lectura es uno de mis grandes vínculos con el pasado y la esencia de la humanidad, ya que como dijo Descartes, leer es como tener una conversación con las grandes mentes de la historia; el ajedrez es otra de mis grandes pasiones, ya que me ha ayudado a desarrollar una mejor comprensión de la vida, que junto a la música, forman los tres pilares de mis gustos actuales. Soy familiar, amante de la naturaleza y los animales, porque en ellos ves la esencia de la filosofía y de Dios.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.