Se halla un esqueleto sin cabeza en un cementerio romano

Los arqueólogos han hallado un esqueleto sin cabeza ni piernas en un pozo en medio de un cementerio romano. Este hallazgo se suma a la larga lista de esqueletos del yacimiento histórico de Brunswick Road, en Gloucester.

excavaciones en brunswick road

Parece pertenecer a un varón adulto enterrado en el pozo cuyos restos se descompusieron tras morir. El director del yacimiento Stuart Joyce, de la Arqueología Costwold afirmó que los restos carecían de cráneo y de extremidades. “Sólo se han mantenido los antebrazos. Lo que indica que estas partes del cuerpo se han descompuesto tras ser enterrado. El pozo data del siglo I o II. Lo más probable es que el hombre falleciera y luego fuera enterrado”.

Aunque no se ha hallado nada más en el pozo, el hallazgo ha despertado gran interés. D. Joyce reconoció no haber encontrado nunca antes el cuerpo de un hombre en un pozo.

El siguiente paso en la investigación arqueológica consiste en transportar los restos óseos para después llevarlos al Museo de la ciudad.

Los descubrimientos han tenido lugar en las obras de un proyecto de 25 millones de libras, que incluirá 176 apartamentos y 78 viviendas. Estos trabajos también han alcanzado la carretera de Greyfriars, donde se prevén más hallazgos Hugh Wornship, de la Fundación cívica de Gloucester está sorprendido con los acontecimientos arqueológicos pues los considera muy importantes para Gloucester.

Según él, los cementerios se ubican normalmente en carreteras que conducen a las afueras de la ciudad. “Las labores arqueológicas actuales  confirman las realizadas anteriormente y servirán para completar la colección de obras en el museo de la ciudad”, transmitió Wornship.

Se halla un esqueleto sin cabeza en un cementerio romano
Puntúa este artículo

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Artículos relacionados