Las Tablillas de Bassetki revelan la ubicación de la ciudad real de Mardaman

mardaman
Ciudad de Mesopotamia de Mardaman. Crédito: Universidad de Tubinga

Las traducciones de las Tablillas de Bassetki, en escritura cuneiforme asiria realizadas por la Universidad de Tubinga, han revelado un secreto que hasta ahora no había sido descubierto en la Historia: Bassetki, el lugar en Irak en donde se encontraron las tablillas, es en realidad la ciudad real de Mardaman.

Esta importante ciudad mesopotámica se cita en fuentes antiguas, pero los investigadores no sabían en dónde se encontraba.

Existió entre los años 2200 y 1200 a.C., siendo algunas veces reino y otras capital de provincia, siendo conquistada y destruida varias veces.

Los arqueólogos de la Universidad de Tubinga identificaron el lugar del hallazgo de estas tablillas (encontradas en el verano de 2017) como la antigua ciudad de Mardaman en el mismo lugar en donde estaban trabajando.

“Las tablillas de arcilla de Bassetki hacen una nueva e importante contribución a la geografía de Mesopotamia”, explicó la asirióloga Betina Faist. Añadió que este descubrimiento puede proporcionar pistas sobre las ubicaciones de otras ciudades tempranas de Mesopotamia.

“Ciertamente, Mardaman se erigió para ser una ciudad influyente y un reino regional gracias a su ubicación en las rutas comerciales entre Mesopotamia, Anatolia y Siria. Por ello creemos que en futuras excavaciones se realizarán más descubrimientos emocionantes”.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro