InicioArqueologíaEgiptoArqueólogos descubren restos del templo del faraón Nectanebo I en Egipto

Arqueólogos descubren restos del templo del faraón Nectanebo I en Egipto

También se encontraron algunos fragmentos de una estatua de Ramsés II, un pedestal y fragmentos de un obelisco de cuarcita del rey Osorkon I y partes de instalaciones de culto como una mesa de ofrendas de Tutmosis III.

Arqueólogos egipcios y alemanes descubrieron partes de las fachadas de un templo del faraón Nectanebo I (380-363 a.C.) en la zona de Al Matareya, en el norte de El Cairo, informó el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

La misión arqueológica egipcio-alemana encontró enormes bloques y fragmentos hechos de basalto que pertenecen a la fachada oeste y norte del templo, mientras realizaba excavaciones arqueológicas en el Gran Templo de Heliópolis, en la zona.

Los bloques decorados con bajorrelieves muestran la procesión geográfica del Bajo Egipto, entre ellos la escena con el nomo de Heliópolis (subdivisiones territoriales en esta antigua civilización), mientras que otros revelan la representación de los otros nomos del Bajo Egipto.

Ayman Ashmawy, jefe del Sector de Antigüedades Egipcias del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), explicó en un comunicado citado por los medios locales, que las inscripciones en las piedras mencionan los años 13 y 14 del reinado de Nectanebo (366-365 a.C) además de que las dimensiones y los materiales utilizados en este templo describen la misma época.

Crédito: Presidencia del Consejo de Ministros de Egipto.

Por su parte, el jefe de la misión egipcio-alemana, Dietrich Rau, informó que otros elementos arquitectónicos atestiguan los proyectos de los reyes Ramsés II, Merneptah y Apries.

Asimismo, señaló que se encontraron algunos fragmentos de una estatua de Ramsés II, una parte de una estatua de un babuino, un pedestal y fragmentos de un obelisco de cuarcita del rey Osorkon I y partes de instalaciones de culto como una mesa de ofrendas de Tutmosis III, 1479-1425 a.C.

Las excavaciones también aportan pruebas adicionales de la dinastía trigésima y del periodo ptolemaico.

Rau señaló que los modelos de escultura, así como los moldes de piedra caliza para las inscripciones y las estatuas de ushabti, permiten unir las piezas del rompecabezas, antes de que desaparecieran todas las pruebas de la actividad del templo durante la época romana.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular