Inicio Biografías Biografía de Francisco Pizarro, conquistador de Perú

Biografía de Francisco Pizarro, conquistador de Perú

quien fue pizarro conquistador peru
Biografía de Francisco Pizarro, el Conquistador de Perú. Crédito: Amable Paul Coutan (1834). Museo del Louvre. Crédito: Dominio Público
Publicidad
Publicidad

Una vez que los españoles habían llegado al “Nuevo Mundo”, serían los grandes guerreros los que obtendrían la gloria de apaciguar los territorios americanos, para que se asentaran en estos territorios las instituciones administrativas y religiosas de España.

Hijos de la ambición, buscadores de aventuras, además de los que no eran favorecidos por el mayorazgo, tomaron rumbo a estas nuevas tierras para probar suerte y ganar fortuna, en estos nuevos viajes de exploración.

Si en América se cuentan las historias de los libertadores, los españoles de aquella época contaban las hazañas de sus conquistadores, siendo Francisco Pizarro, el conquistador del Perú, una de las figuras más importantes.

La fortuna y la aventura, el hambre de gloria junto a la sed de victoria, fueron los móviles que tuvo Pizarro para embarcarse en la aventura de su vida; lo que le granjearía una nueva familia, emparentándose con la realeza indígena del Perú y fundando ciudades importantes como Lima, que le haría cobrar méritos incluso hoy.

pizarro funda lima
Fundación de Lima por Pizarro. Crédito: Obra de José Effio (1897). Museo Arqueológico y Antropológico e Historia del Peru.

La historia de Francisco Pizarro, cuenta con episodios oscuros donde la leyenda y la ficción se amalgaman, a la par de los hechos más verificables que acompañan la vida, de todo personaje reconocido.

Primeros años de Francisco Pizarro

Sobre sus orígenes y primeros años no existen suficientes pruebas y evidencias. Sin embargo, se sabe que el conquistador del Perú fue hijo de un capitán llamado Gonzalo Pizarro y de Francisca González Mateo, naciendo en la región de Trujillo en España probablemente el 16 de marzo de 1478, aunque algunos señalan 1476 e incluso 1468.

Se puede observar según un acta de bautismo que se le atribuye, que en sus primeros años poseía el apellido materno, llamándose Francisco González.

Quizás se deba al hecho de que su madre era una de las criadas de su tía Beatriz Pizarro, una de las hermanas de su padre. Sin embargo, más adelante, adquiriría el apellido paterno con el que ha pasado a la posteridad.

Se dice que en sus primeros años y juventud, Francisco Pizarro no sentía inclinación por libros ni la educación, sino que sentía más admiración por viajes, aventuras militares y actividades de este tipo.

Igualmente, al parecer, se encargó del cuidado de los cerdos de su padre hasta que siendo muy joven, se involucró en algunas luchas locales para luego dirigirse a Italia en las guerras que España mantenía por el Reino de Nápoles. En esas batallas, Pizarro adquiriría fama de militar muy diestro, hombre valiente y un guerrero inigualable.

Francisco Pizarro y su primer viaje a las Indias

Luego de aquellos episodios en las guerras italianas y su fama de gran militar, Francisco Pizarro pasó a la isla La Española en 1502, en la flota naval que llevaba al gobernador Nicolás de Ovando.

De este período no se conoce mucho, sin embargo, el carácter enérgico y el estilo de vida guerrero, no van de la mano de la pasividad de un conquistador que se queda en un poblado o ejerce funciones administrativas, razón por la cual, en 1509 pasó a formar parte de la expedición de Alonso de Ojeda a los territorios de América central y parte de la actual Colombia.

En 1513 fue parte de la expedición de Vasco Núñez de Balboa que descubrió el Océano Pacífico, todo un hito en el continente americano ya que este paso era el que se buscaba para pasar a las islas de la especiería.

pizarro en el oceano pacifico
Pizarro tomando posesión del Pacífico en nombre de los reyes de España. Pintura de Ignacio Merino, 1850.

Desde este tiempo Pizarro se establecería en Panamá, ejerciendo varios cargos políticos de importancia (1519 a 1522) entre los que se destaca el título de alcalde, con lo alcanzó prestigio y una cuantiosa fortuna.

En 1522 toma la decisión de seguir las pistas a los rumores de un imperio lleno de oro al sur del continente americano, donde sus pobladores formaban parte de una gran civilización y poseían cuantiosas cantidades de oro.

El ambicioso Francisco Pizarro buscaría conseguir suerte en esa hazaña, aliándose y uniendo su fortuna con Diego de Almagro, una decisión que tendría funestas consecuencias, algo que se vería solo en el tiempo.

Francisco Pizarro intenta llegar al Perú

Desde 1524 comenzaron la travesía para encontrar los rastros de esa gran civilización que poseía grandes caudales de oro. Sin embargo, los años de 1524 a 1529 en su dos intentos estarían marcados por la derrota.

Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque, bajarían por los ríos desde el actual Panamá y luego, hasta la actual Colombia.

Posteriormente bajarían hasta Ecuador por la vía del Rio San Juan, llegando hasta Atacámez, donde Almagro regresaría a Panamá a buscar refuerzos.

Pizarro y sus hombres quedarían en la Isla de Gallo, donde se sellaría la leyenda de los “Trece de la Fama”.

Los Trece de la Fama

los trece de la fama
Los Trece de la Isla del Gallo. Obra de Juan Lepiani, 1902. Crédito: Dominio Público.

Esta leyenda cuenta que Pizarro y sus hombres quedaron solos en esta isla, ya que el barco con el que habían llegado se dirigiría a Panamá junto a Almagro para buscar los refuerzos necesarios que posibilitarían el éxito de la expedición.

En esta isla, Francisco Pizarro tomaría una espada y haría una raya en el camino con dirección a Panamá, para luego dirigir a sus hombres las siguientes palabras: “hacía allá encontrarán pan amargo”, luego haría una línea que se dirigía al sur, diciéndoles: “hoy encontrarán miseria y hambre, pero tendrán riqueza y fama mañana”.

La vuelta a España

Continuarían luego su marcha llegando a Cajamarca, donde tendrían noticias de que los hijos del rey muerto, Huayna Cápac, se disputaban el reino de los incas entre ellos, siendo Huascar y Atahualpa los pretendientes del reino.

Era el año 1528 y Francisco Pizarro viajaría a España a dar su reporte de lo acaecido.

Francisco Pizarro y la conquista del Perú

Cuando Pizarro viajó a España, llevaría consigo numerosos regalos y muestras de la riqueza del Perú, al tiempo que pedirían a Carlos V permiso para seguir su labor de conquista y descubrimiento, además del título de Gobernador para sí mismo, el de Adelantado para Diego de Almagro y el obispado para Hernando de Luque.

Un año después en 1529, le serían conferidos los permisos por tiempo de un año, además del título de Gobernador, Capitán General, Alguacil Mayor y el uso de un escudo de armas, donde tendría algunos elementos que hacían alusión a las tierras peruanas. Pizarro regresaría al Perú para dar estas noticias.

En 1530 llegaría a Panamá, pero su socio Almagro sentía recelos y desconfianza con los nuevos nombramientos que adquiría Francisco Pizarro, aunque en 1531 retomarían la expedición conquistadora rumbo al Perú.

En 1532 llegarían a Cajamarca, donde Atahualpa se entrevistaría con Pizarro, momento en que el español buscaría que Atahualpa abrazara el catolicismo dándole lectura al famoso Requerimiento, acción que no tuvo el efecto deseado con lo cual Atahualpa fue capturado.

atahualpa es capturado por pizarro
Pizarro captura a Atahualpa. Obra de John Everett Millais (1845). Crédito: Dominio Público.

Para recobrar su libertad, Atahualpa había ofrecido a Pizarro una recámara llena de oro, plata y piedras preciosas.

Sin embargo, luego de que dicho ofrecimiento fuese realizado, Pizarro asesinaría a Atahualpa, acusándole de intentar asesinar a Huascar y luego de sentirse fuerte gracias a la llegada de Almagro y más hombres.

Este hecho sería el 29 de agosto de 1533, firmando también un pacto de sangre entre conquistadores y conquistados, tomando como esposa a Quispe Sisa, hermana de Atahualpa y Huascar, además de Añas Colque, una de las esposas de Huayna Cápac.

Luego de estas uniones con las que tendría descendencia, la conquista del Perú quedaba sellada.

Durante las negociaciones por la vida de Atahualpa, algunos españoles viajaron con los incas al Cuzco, donde serían testigos de la gran magnificencia de la ciudad, además de su gran riqueza.

Estos elementos provocarían el hambre de los españoles, que luego de enfrentarse y vender a los incas en dicho territorio, se enfrentarían ambos socios Pizarro y Almagro.

En estos enfrentamientos, los hermanos de Pizarro serían apresados hasta que Francisco se reunió con Diego de Almagro, ya que Almagro fungía como gobernador del Cuzco y no deseaba perder su cargo.

No obstante, la suerte de este antiguo aliado estaría echada y el 8 de julio de 1538 Almagro sería ejecutado luego de la Batalla de las Salinas, donde los partidarios de ambos ex socios se enfrentaron abiertamente.

Luego de este ajusticiamiento, los seguidores de Almagro buscarían vengar la muerte de su antiguo jefe y Pizarro era advertido de evitar ir a misa los domingos, que recelara de varias personas y de que tomara varias precauciones.

muerte de pizarro conquistador peru
La muerte de Francisco Pizarro. Obra de Manuel Ramírez Ibáñez (1877). Museo Del Prado. Dominio Público.

Pero, el 26 de junio de 1541 cuando Francisco Pizarro contaba 70 años aproximadamente, fue asesinado luego de que los partidarios del hijo de Almagro se acercaran al Palacio de Lima donde ejercía sus funciones Pizarro.

Se cree que la estocada final se la propinó Juan de Rada.

Se sellaría así el final de la vida del Conquistador del Perú.

Publicidad
Artículo anteriorRevelado el sistema de suministro de agua elamita
Artículo siguienteHallan en Miseno un complejo de villas romanas
Nací en Mérida, un estado andino de Venezuela pero me crié en Caracas la ciudad donde crecí, observando el Ávila y haciéndome las preguntas más importantes sobre la vida, la sociedad y el universo, rodeado de árboles y el sabor agridulce de toda gran ciudad. En el trayecto de mi vida, conocí las calles y sus gentes, las cuales me ayudaron a formarme un mejor criterio de la existencia humana y las ciencias sociales, para luego estudiar en la Universidad Central de Venezuela, donde me he formado como historiador y pensador social. La lectura es uno de mis grandes vínculos con el pasado y la esencia de la humanidad, ya que como dijo Descartes, leer es como tener una conversación con las grandes mentes de la historia; el ajedrez es otra de mis grandes pasiones, ya que me ha ayudado a desarrollar una mejor comprensión de la vida, que junto a la música, forman los tres pilares de mis gustos actuales. Soy familiar, amante de la naturaleza y los animales, porque en ellos ves la esencia de la filosofía y de Dios.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.