Biografía del conde-duque de Olivares

Conde-duque de Olivares

Gaspar de Guzmán y Pimentel, el conde-duque de Olivares, es uno de los validos más conocidos de la historia moderna española. Fue valido y consejero del rey Felipe IV y muchas de sus decisiones fueron trascendentales para el futuro del país.

Nació en Roma el 6 de enero de 1587. Era hijo de los condes de Olivares, Enrique de Guzmán y María de Pimentel y Fonseca. Pertenecían a una rama menor del linaje de los Medina Sidonia. Cuando era joven, estudió en Salamanca estudios eclesiásticos, siendo incluso nombrado rector por sus compañeros en 1603. Abandonó sus estudios cuando sus dos hermanos mayores fallecieron y acudió a la corte con su padre. Éste fallecería en 1607, lo que dejó a Gaspar a cargo del mayorazgo y recibió el título nobiliario perteneciente a su padre.

Conde-duque de Olivares

Se trasladó a Sevilla, donde otorgó mecenazgo a diversos artistas y literatos, y contrajo matrimonio con Isabel de Velasco, una de las damas de honor de la reina Margarita. Gracias a este enlace, pudo acceder con facilidad a los círculos sociales de la corte. En 1615 entró al servicio del príncipe Felipe, el futuro rey Felipe IV. En la corte fue ganando poder y prestigio, en parte gracias a las influencias de su tío don Baltasar de Zúñiga. Gracias a esta ascensión, fue provocando la pérdida de prestigio del duque de Lerma y la salida de los Sandoval.

Una vez que Felipe IV llegó al trono, en 1621 es nombrado sumiller de corps y poco después es nombrado caballerizo mayor. Estos puestos le ayudarían a escalar en la influencia del rey. Gracias a regalos, intrigas, favores y la continua lucha entre los nobles de la corte, en 1623 aparece ya como valido en la visita del príncipe de Gales. Con el nombramiento, pudo amasar una gran fortuna gracias a la gran cantidad de territorios, rentas y títulos que adquirió.

Quiso afianzar su posición sustituyendo a los miembros del consejo por personas afines a él. De esta manera se hizo patente su interés político y su posición entre los nobles y el rey, acercándose todo lo posible a las casas aristocráticas más influyentes del momento.

España se encontraba entonces inmersa en una gran crisis. Existía una crisis institucional, la monarquía había perdido el poder que tuviese en el pasado y, además, el país había ido perdiendo paulatinamente sus territorios en el continente europeo. Por ello, Olivares decidió llevar a cabo el Gran Memorial, un programa centrado en tratar de recuperar el poder y prestigio que había perdido la monarquía y también concentrar el poder en la figura del propio valido. Se trataba de reorganizar el uso de los recursos para que todos los territorios sufragaran por igual los gastos, y no únicamente Castilla como venía sucediendo. Esto se haría mediante la Unión de Armas.

Conde-Duque de Olivares

Las reformas no sufrieron el efecto esperado y fracasaron debido a la oposición que se encontró tanto en las cortes como en los diversos territorios del reino. A causa de esto, hubo que endeudarse para poder llevar a cabo la guerra de Flandes. Esta crisis financiera llegó a su punto álgido en 1627 cuando se produjo la bancarrota.

En 1629 tuvieron lugar los denominados sucesos de Mantua, que permitieron al conde-duque poder ejercer el poder de una manera autoritaria. Así, pudo poner en prácticas un gran programa de reformas durante los siguientes cinco años. Sin embargo, hubo de ponerles fin al romper las relaciones con Francia.

Debido a su mal gobierno, estuvo a punto de ser depuesto en varias ocasiones, sobre todo durante el periodo de tiempo en que el monarca estuvo enfermo en el año 1627. Sin embargo, gracias a su carisma y don de gentes pudo seguir manteniendo el puesto. Gracias a la victoria de Fuenterrabia pudo disfrutar de un tiempo más en el puesto, pero esto supuso un daño aún mayor a las arcas reales. Esto provocó el descontento entre la población y el levantamiento del pueblo catalán. Además, se produjo la separación del reino de Portugal en 1640. Por todo ello, en 1643 Felipe IV decidió destituirle. Se retiró a Loeches a pasar los últimos años de su vida. Falleció el 22 de julio de 1645 en la localidad de Toro.

Imágenes: Dominio Público

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente.

Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados