InicioDefiniciones¿Cuáles son los estamentos medievales? El clero, la nobleza y el tercer...

¿Cuáles son los estamentos medievales? El clero, la nobleza y el tercer estado

La sociedad medieval estaba dividida en tres estamentos, los cuales se definían por una función social propia de cada uno de ellos, que a su vez se estructuraba en función de la organización social de la Edad Media, el Feudalismo.

Los tres estamentos de la Edad Media eran la Nobleza, el Clero y el Tercer Estado, agrupando en ellos a las personas según (principalmente), las circunstancias propias de su nacimiento, es decir, al estrato en el cual nacían.

No debemos confundir los estamentos con las clases sociales, un error muy común, pues éstos últimos están definidos exclusivamente por intereses económicos. También debemos diferenciarlos de las castas pues en éstas no es posible la promoción social bajo ningún concepto.

El sistema de los estamentos en la Edad Media

No sucedía lo mismo con los estamentos medievales, en donde, si bien el sistema era bastante cerrado, sí era posible la promoción social a través de diferentes mecanismos como podían ser la obtención del título de nobleza por parte del Rey por méritos ya sean militares o de otras índoles; o bien por matrimonio; o incluso por la compra de cargos, llamado venalidad, que permitía ascender de un estamento a otro.

Los estamentos son la forma de organización jerárquica de la sociedad en la Edad Media, la cual estaba legitimada por varios aspectos (políticos, teológicos y costumbristas), y cada uno de ellos tienen muy bien delimitadas las funciones que deben cumplir dentro de la sociedad.

Adalberon, en “Carmen ad Rotbertum regem francorum”, lo define muy bien al decir que “Unos rezan, otros luchan y otros trabajan”. Esta definición, muy clara, se extrae de su explicación completa, en donde expresa que:

El orden eclesiástico no compone sino un solo cuerpo. En cambio la sociedad está dividida en tres órdenes. Aparte del ya citado, la ley reconoce otras dos condiciones: el noble y el siervo no se rigen por la misma ley. Los nobles son los guerreros, los protectores de las iglesias. Defienden a todo el pueblo, a los grandes lo mismo que a los pequeños y al mismo tiempo se protegen a ellos mismos. La otra clase es la de los siervos. Esta raza de desgraciados no posee nada sin sufrimiento. Provisiones y vestidos son suministradas a todos por ellos, pues los hombres libres no pueden valerse sin ellos. Así pues la ciudad de Dios que es tenida como una, en realidad es triple. Unos rezan, otros luchan y otros trabajan.”

Sin embargo, esta explicación ya la planteó Boecio, el célebre poeta y filósofo latino  en “De consolatione philosophiae”, atribuyendo a Alfredo el Grande en el año 892 la siguiente frase:

Debe de haber gebedmen [«hombres de oración»], fyrdmen [«hombres de guerra»] y weorcmen [«hombres de trabajo»], sin los cuales ningún rey puede mostrar su poder.

El privilegio en la sociedad de la Edad Media

El privilegio era lo que diferenciaba los estamentos de la nobleza y el clero, respecto al Tercer Estado, siendo el motivo de la desigualdad social entre las dos primeras y la tercera.

Existía un acuerdo tácito entre nobleza y clero para no permitir la entrada del tercer estado en ese rango. Entre otras características encontramos que:

  • Los casamientos de las familias nobles se daban entre ellas, para mantener el estatus social y seguir ampliando títulos y riquezas.
  • El hijo primogénito de una familia noble era quien heredaba los títulos y las riquezas (llamado mayorazgo).
  • El segundo hijo entraría directamente al clero, ocupando un cargo acorde al rango de su familia (donaciones a la iglesia, básicamente).
  • En caso de que el hijo mayor muriese, el clérigo asumía esa función, dejando su cargo en el clero.
  • En el caso de las mujeres, era similar. La mayor estaba destinada a casarse con el mayorazgo de otra familia, en tanto que las hijas menores entraban en el clero.

Este funcionamiento permitía asegurar y concentrar las propiedades y herencias, además de unir inseparablemente a los dos estamentos superiores a través de los lazos familiares.

En el caso del clero se sucede otra peculiaridad. Si bien estaba abierto a que miembros del tercer estado pudiesen ingresar en él (clero secular), los votos monásticos de pobreza, castidad y obediencia servían de impedimento al crecimiento estamental de quienes ingresaban en él, debido a la imposibilidad de hacer hereditario el título.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular